poder

Humpty Dumpty el narcisista

HamptyDumpty¿Quién fue realmente? ¿Un cañón que atronaba en las alturas o un huevo? Es el narcisista inmortal que siempre acaba cayendo por su propio peso, pero siempre es reemplazado.

Humpty Dunty el cañón
En 1648 Inglaterra se desangraba en la guerra civil que enfrentaba a los partidarios del rey Carlos I con los parlamentaristas de Cronwell. El ejército del Rey disponía de una poderosa artillería; y su joya más relumbrante era un cañón que pasaría a la historia con el nombre de Humpty Dumpty, no sé si por la redondez destructiva de sus granadas o por lo que le sucedió.

El cañón estaba situado en lo alto del muro que fortificaba la ciudad de Colchester, junto a la iglesia de Saint Mary. Cada vez que el cañón disparaba, toda la llanura retumbaba con su estruendo y los soldados y las gentes temblaban de miedo. Si aquel cañón hubiese tenido alma, se habría enamorado de sí mismo.

En cuestión de cañones, los parlamentaristas los tenían más pequeños, pero bien puestos. Concentraron el fuego sobre la base del muro, derrumbándolo. Humpty Dumpty cayó desde la altura y, con su enorme peso, quedó hundido en el barro. Tan hundido que ni la infantería (los hombres del Rey) ni la caballería  (los caballos del Rey) pudieron volver a ponerlo en situación de disparar.

El extraordinario suceso popularizó la canción:

Humpty Dumpty sat on a wall,
Humpty Dumpty had a great fall.
All the king’s horses and all the king’s men
Couldn’t put Humpty together again

Humpty Dumpty en un muro se sentó,
Humpty Dumpty desde lo alto se cayó.
Todos los caballos del Rey y todos los hombres del rey
no pudieron a Humpty recomponer

Pasaron los años, la gente se olvidó del cañón y de esta guerra y los niños se apropiaron  la canción como un cuento más de Mamá Oca. La epopeya militar se había convertido en acertijo. Y la respuesta era: ¡un huevo!

Así murió el cañón real y nació el personaje Humpty Dumpty, que ya no era “realista” porque no servía al Rey sino a sí mismo. En el otro sentido, tampoco era muy distinto del cañón: fatuo, gordo y engreído. Vivía el mismo delirio de inquebrantable poderío. Siempre en lo alto del muro hasta que se cayera y, entonces, nadie podía recomponer sus pedazos. Pero como sucede a todos los personajes de ficción, sean héroes, villanos o dioses, Humpty siempre renace como por arte de magia, volviendo a encontrarse sobre el muro; y no hay nada que alimente más la vanidad, que ser destruido y reaparecer en lo alto (1). Así Humpty Dumpty sobrevive y se reencarna en los políticos pedantes y narcisistas de todas las épocas,  con el engreimiento de saberse indestructibles y la necesidad compulsiva de ser adulados permanentemente. Y un día de esos, que para no variar estaba sentado en lo alto del muro, pasó Alicia por allí.

Humpty Dumpty y Alicia
Alicia, es y será siempre la chiquilla inteligente y un poco repipi de la Inglaterra victoriana. Un día, tras pasar al otro lado del espejo, llegó junto al muro y conoció a Humpty Dumpty.

la politica HumptyEstaba allí arriba sentado, como un político de hoy parapetado tras la pantalla de plasma. Y es que, desde la Reina Victoria, ha cambiado la tecnología…

Al verle tan frágil como un huevo al borde del estante, Alicia se preocupó:

-¿No cree usted que estaría más seguro en el suelo? ¡Ese muro es tan estrecho! (…)

-¡Pues claro que no lo creo! Has de saber que si alguna vez me llegara a caer… lo que no podría en modo alguno suceder… pero caso de que ocurriese…  […]  el Rey me ha prometido…, ¡ah! ¡Puedes palidecer si te pasma! ¡a que no esperabas que fuera a decir una cosa así, eh? Pues el Rey me ha prometido…, por su propia boca…, que…, que…

-Que enviará a todos sus caballos y a todos sus hombres -interrumpió Alicia, muy poco oportuna.

[Eso enfadó a Humpty Dumpty, que reprochó a Alicia haber escuchado tras la puerta.  -Lo he leído en un libro-  se justificó Alicia. -Pues será la Historia de Inglaterra- replicó Humpty. Y para cuando Alicia se dio cuenta, estaban ambos discutiendo de literatura]

-Cuando yo uso una palabra -dijo Humpty Dumpty en tono desdeñoso- significa lo que yo quiero que signifique…, ¡ni más ni menos!

-La cuestión -insistió Alicia- es si usted puede conseguir que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.

-La cuestión -zanjó Humpty Dumpty- es saber quién es el que manda aquí…, ¡si ellas o yo!

[…] ¡Impenetrabilidad! Eso es lo que yo siempre digo.

-¿Querría decirme, por favor -rogó Alicia- qué es lo que quiere decir eso?

-Ahora sí que estás hablando como una niña sensata -aprobó Humpty Dumpty, muy orondo. -«Impenetrabilidad» quiere decir que ya basta de hablar de este tema.(2)

Notas para llegar al fondo del asunto
Humpty Dumpty está inflado de su propio Prestigio. En otra entrada de este blog(3) he analizado el prestigio de un ilusionista cuando hace reaparecer el objeto que había sido aniquilado, Imaginemos el prestigio que alcancaría un mago capaz de resucitarse a sí mismo. Y sin embargo, todos los personajes de ficción resucitan cada vez que volvemos a abrir el libro o a ver la película. Hay personajes, como Superman, que parecen inmortales porque no mueren. Pero cualquier personaje es más inmortal cuando muere, como Aquiles o Ana Karenina. Ahí la magia alcanza todo su esplendor.

He buscado en YouTube alguna animación que ilustrase esta historia y no he encontrado ninguna del cañón, pero sí del huevo. Y lo que he visto es que el huevo se cae, se recompone y vuelve a aparecer sentado en el muro y así una vez y otra mientras dura la canción. Supongo que los niños, a los que va dirigido, están diciendo: -“¡Más!” ¡Más” ¡Otra vez!” Como cuando a los ocho meses arrojan el objeto que tienen en la mano y miran con esa encantadora sonrisa a su padre, que corre a recogerlo: la cosa había desaparecido y ahora reaparece. La habíamos perdido y ha resucitado. Y así una y otra vez hasta el infinito o hasta que el pobre padre desfallece.

“Viva Dios que nunca muere y si muere resucita” dice una canción popular. Siempre es así en el arte. Todo músico hace resucitar una obra musical cada vez que la interpreta. Y todo ser terrorífico, destruido en los últimos minutos de una película, resucita momentos después, mientras los protagonistas se abrazan aliviados, mirando a otro lado. Y esta vez, aunque vuelvan a destruirlo y todo termine felizmente, siempre nos queda la duda de si en el futuro resucitará de nuevo. Aunque, en todo caso, siempre podremos lograr nosotros el milagro, volviendo a ver la película.

Para bien y para mal, éstas son las leyes de le estética existencial.

Narcisismo maligno
La ley de evolución de las especies se da también en los trastornos de personalidad (TP). Como dice el psiquiatra Francisco Traver:

Magritte manzana

Magritte: El Yo ocupando toda la mente.

“El narcisismo no es sólo un rasgo descriptivo, un mito griego o el apellido de un cierto TP que se refiere a la “imagen que uno tiene de sí mismo” sino sobre todo el subproducto de una escisión original que nos viene de serie a los humanos cuando hacemos una primera operación psicológica: aquella que divide al mundo en fuera-dentro, yo y el otro, malo y bueno. Una especie de semilla que dará desarrollos muy diversos según y como cada individuo lo transite en su devenir genético-dinámico”. (4)

_____
(1) Acerca de la vanidad, en el cine: “Si hay un pecado que me encanta, es la vanidad” (el Maligno, representado por Al Pacino en “La semilla del diablo”)

– Y en los Evangelios: “El diablo lo llevó [a Jesucristo] a la parte más alta del Templo, y le dijo: «Si eres el Hijo de Dios, arrójate desde aquí, pues está escrito: a sus ángeles enviará para que tu pie no tropiece en piedra alguna»”. (San Mateo 4,5-6)

Del narcisismo que puebla el mundo actual, hay varias entradas en este blog: narcisismo

(2) Lewis Carroll, Alicia a través del espejo. Cap. 6. Leer el texto en español

(3) El acto de magia: el Prestigio.

(4) Paco Traver: Narcisismo patológico y narcisismo maligno. Vídeos de la sesión clínica sobre este tema. (Para ver los 3 vídeos, pulsar en Lista de reproducción):

 

 

 

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Humpty Dumpty el narcisista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s