comunicación

La magia

hada2La magia es tan antigua como el lenguaje humano. Sirve tanto en el amor como en la guerra. Y con ella, las cosas no son lo que parecen.

No hay que confundir la magia con la superstición: como colocar una seta en la ventana y regarla cada día para que toque la lotería. Tampoco hay que confundirla con la superchería: como pretender doblar cucharas con el pensamiento.

Por ejemplo, los espectáculos “de magia” son realmente espectáculos de ilusionismo. Practican la magia de la ilusión. Cuando el el ilusionista es honrado, como lo fue el gran Houdini, no pretende que lo que se ve en su espectáculo suceda “realmente”; sino sólo que es “como si fuera así”. Es ese “sólo” lo que convierte el espectáculo en un arte y, por tanto, en auténtica magia. Una magia tan auténtica como puede haberla en el circo o en un drama teatral.

La magia está presente, no sólo en el teatro sino, a menudo, en la manera de comunicarnos con otras personas. Y, por extensión, al tratar con uno mismo, con las cosas que nos rodean, con el vacío que dejan las cosas y especialmente con el vacío que nos dejan las personas.

El dominio especializado de la magia es el arte. Los artistas son los auténticos magos. Cuando decimos de algo que es “mágico” estamos aludiendo a su pregnancia estética; a que ese objeto o esa situación nos facilita entrever algo más allá  de lo evidente; algo que literalmente nos encanta.

Magia, superstición y ciencia
La superstición es el error de creer que la magia sucede fuera de la mente de personas concretas o de la comunicación entre ellas. La ciencia que primero ha abordado la naturaleza de la magia ha sido la lingüística, a partir de las obras póstumas de Witgenstein (2).  Entre 1950-70 los lingüísticas empezaron a ocuparse del sentido de la comunicación dado por el contexto. Esos estudios influyeron en la psicoterapia, acuñándose el término neurolingüística. En 1975 Bandler y Grinder publicaron el libro La estructura de la magia (3), que G. Bateson en su prólogo enmarcó en la búsqueda de la base teórica de la interacción humana. Pero algunas de esas propuestas alcanzaron el éxito económico, degenerando en seudociencia new-age.

Algo similar sucedió en la sociología. Partiendo del concepto de marco de referencia de G. Bateson en Palo Alto (1960-80). Erving Goffman lo desarrolló sistemáticamente construyendo la teoría del encuadre (framing). La teoría se aplicó posteriormente al análisis del debate político como creación de marcos cognitivos a través de la construcción de historias (storytelling (4)) tal como explicó el lingüista Lakoff. En otras palabras, la magia de la comunicación se convirtió en técnica de publicidad de los partidos políticos. Lo que nos lleva directamente a la magia negra. Es decir, magia no para el amor, sino para la guerra(5).

Magia blanca y magia negra
Cuando se trata de magia hay que andarse con cuidado; porque un hada puede convertirse en bruja [también si es hombre, pero en español habría que decir “brujo bueno” y brujo malo” y pierde su gracia].

De niños aprendimos que existen hadas buenas y brujas malas. Las hadas buenas hacían magia blanca; llevaban una varita mágica y con ella ayudaban a Cenicienta, a Pinocho y a Peter Pan. Las brujas malas hacían sortilegios con lagartijas y cositas asquerosas y se comían a los niños que llegaban a sus casas de chocolate. Eran malas y feas, aunque divertidas, sobre todo en Halloween.

A los diez años dejamos de creer en hadas y brujas, para entrar en el mundo de los adultos protegidos por un gesto de incredulidad. Efectivamente, hadas y brujas sólo existen en los cuentos y en nuestros recuerdos infantiles. Pero, lo que eso significa, es que la magia se ha retirado de los pucheros, pócimas y abracadabras, para alojarse en las novelas, películas, TV, videojuegos y en los diversos lenguajes con que los humanos interactuamos. Por esa razón hay que volver a entender la magia. Y lo más importante para la vida real, es distinguir entre la magia blanca y magia negra. Algo que sólo se aprende por experiencia; es decir, sufriendo las consecuencias. Porque en nuestra vida real podemos encontrar hadas y brujas, a veces en la misma persona. Esto lo aprendí de Edward Albee en su obra teatral Tres mujeres altas(6).

Hay que saber algo de la frontera entre la magia blanca y la magia negra. Es sinuosa, intrincada. Fácilmente uno se encuentra con un pie a cada lado. La magia siempre se encuentra en la frontera: unas veces por dentro, otras, por fuera. Tiene que ver con las situaciones límite(7).
_____
(1) Acerca del espectáculo de magia, ver El acto de magia: el Prestigio
(2) Ludwig Wittgenstein (Viena, Austria, 1889 – Cambridge, Reino Unido, 1951) fue un filósofo, matemático, lingüista y lógico, discípulo de Bertrand Russell. En vida publicó solamente un libro: el Tractatus logico-philosophicus. Tiempo después, el propio autor lo crítico severamente en Los cuadernos azul y marrón y en sus Investigaciones filosóficas, ambas obras póstumas. (Wikipedia)

(3) Richard Bandler y John Grindler: La estructura de la magia (1975). Edición en español 1988

(4) Acerca del storytelling, ver Contando historias

(5) Acerca de la magia para la guerra, el mayor experto sigue siendo Sun Tzu.

(6) Ver Tres mujeres altas

(7) Ver Jaspers: La situación límite

_____
Ver también:

 

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “La magia

  1. Pingback: iurgi

  2. Este es un blog en el que merece la pena perderse. Cuando todavía hay quien me discute si el arte del ilusionismo es un arte teatral o no, agrada mucho leer a quien lo tiene claro (gracias Txabi por el enlace): “La magia consiste en que parezca magia real y se experimente como si fuera real. Es el mismo milagro hecho presente por un poema, drama, pintura, novela, escultura, música o película que merezcan la pena.” iurgi, ilusionista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s