cerebro

Csikszentmihalyi: Fluidez

“Flow” o “Flujo” es el estado mental en el que las personas se sienten concentradas en una tarea y disfrutan con ella en grado extremo, desconectan de lo que tienen alrededor y pierden la sensación de tiempo y espacio. Y flujo es también el movimiento universal del que nos habló Heráclito(1).

Mihaly Csikszentmihalyi profesor de origen transilvano (pronunciado “Chicks send me high” según él) es psicólogo y autor del libro Fluir. (Flow)(2) que ha popularizado la noción de flujo en “experiencias óptimas”.

Mihaly Cesikszentmihalyi 1934-

Mihaly Cesikszentmihalyi 1934-

El libro
“Fluir (Flow)” arranca del supuesto de que todo el mundo tiene, alguna vez, una “experiencia óptima”. Ahora se trata de reconocer sus características; se trata de potenciar este sentimiento de fuerza, control sin esfuerzo, rendimiento máximo, superación del ego limitado…, cuando el mismo tiempo parece desaparecer, y con él los conflictos emocionales. Se trata, en fin, de aprender a ser creativos y alcanzar la genuina calidad de vida.”

“Experimentamos estados de fluidez cuando estamos totalmente concentrados en afrontar un desafío o descubrir algo nuevo. Fluimos cuando nuestra conciencia está ordenada y todo se mueve en la misma dirección. Podemos experimentar estados de fluidez en cualquier sitio y en cualquier momento. Sin embargo, tendemos a creer que la felicidad -y, por tanto, la fluidez- consiste en experimentar placer: una buena comida, buen sexo, un viaje a una isla paradisíaca con una compañía interesante, relajarse delante del televisor… En cambio, estudios psicológicos muestran que la mayoría de las actividades que nos proporcionan sensación de fluir tienen metas y normas claras, algo que se da más en el trabajo que en el tiempo libre!”

“Un estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa. Todo el ser está envuelto en esta actividad, y la persona utiliza sus destrezas y habilidades llevándolas hasta el extremo. La persona está en flow cuando se encuentra completamente absorbida por una actividad durante la cual pierde la noción del tiempo y experimenta una enorme satisfacción”

“Sentirse completamente envuelto en una actividad por sí mismo. El yo desaparece. El tiempo vuela. Cada acción, movimiento y pensamiento sigue inevitablemente a su predecesor, como tocar jazz. Tu completo ser está envuelto y estás empleando tus habilidades en todo su potencial”

Se trata de “Cómo vivir la vida como una obra de arte en vez de una caótica respuesta a eventos externos…” y es que “las personas que aprenden a controlar sus experiencias interiores, serán capaces de determinar la calidad de sus vidas, lo cual es lo más cercano a ser felices”

Según Csikszentmihalyi, un 15% de las personas jamás han experimentado “Flow” y un 15-20% manifiesta que lo experimentan una o varias veces al día. Las vías para alcanzar este estado son varias: paseos, deporte, música, sexo, yoga, oración, lectura… Algunos afortunados, dicen experimentar esta sensación incluso en el trabajo. (Es complicado, pero no imposible).

Csikszentmihalyi llama al estado de flujo “dispersión total“, a lo que otros autores (por ejemplo, Betty Edwards refiriéndose a la experiencia del dibujo) refieren como estado de concentración. “Concentración” y “dispersión” son conceptos contrarios, pero estéticamente son lo mismo. Es concentración en la tarea, es decir, en la situación en la que uno se encuentra, pero a la vez es dispersión en el sentido de que uno pierde la conciencia de objetos separados y de la propia existencia separada del objeto de la tarea.

Entre el aburrimiento y la ansiedad
“Cuando yo escribí mi primer libro
Beyond Boredom & Anxiety, era en parte una respuesta a esto; que el sentimiento de flujo se encuentra entre el aburrimiento –por un lado- y la ansiedad -en el otro. Cuando escribí ese libro pensé que quizá en el primer capítulo debía argumentar por qué el psicoanálisis no era la teoría definitiva, y en el segundo capítulo por qué el conductismo tampoco era la teoría perfecta, y entonces escribir la mía. ” (Entrevista de Eduardo Punset)

“Las experiencias de “estado de flujo” tienden a suceder en actividades que para el principiante parecen como obsesiones. No se comprende por qué te puedes dedicar toda una vida a mirar por el microscopio y estudiar las células, o por qué te puede gustar el correr cada día un poquito más rápido que otro. Se puede pensar que es una tontería, pero los que lo hacen saben que les gusta, que están en control de sus vidas y que obtienen beneficios de aquello que hacen y en lo que invierten. Esto les hace de lo más felices.” (Ibid)

“El “estado de flujo” es esencialmente eso: la capacidad de concentrar la energía psíquica y la atención en planes y objetivos de nuestra elección, y que se siente que vale la pena realizarlos porque se ha decidido este tipo de vida, y se disfruta cada momento en lo que se hace.” (Ibid)

La paradoja del trabajo
“En el trabajo generalmente se tienen los objetivos muy claros y se pueden gestionar, que es una de las cosas que producen el flujo: el saber que hay que hacer algo en concreto; y la otra es que se tiene un feedback, es decir que se puede ver cómo se está actuando, ya sea por los clientes, el jefe o los colegas, o por lo que se está haciendo, de manera que hay feedback. Una parte muy importante del flujo es que las habilidades o las destrezas están en equilibrio con el reto de lo que se tiene que hacer. Y generalmente en el trabajo se llega a equilibrar esto: está muy claro. O sea que la paradoja reside en que el trabajo, en muchas ocasiones, es más como un juego que lo que hacemos en el tiempo libre en casa. Hay mucha gente que no sabe realmente qué hacer con su tiempo libre: no saben qué es lo mejor, no tienen feedback, creen que sus destrezas no están optimizadas…” (Ibid)

En el ocio
“La experiencia típica de estado de flujo provienen de actividades que existen porque generan flujo, como son el arte, la música los deportes. Estas son formas culturales cuyo único objetivo es proporcionar el estado de flujo. No siempre se experimenta el flujo con estas actividades, pero si no se experimentara no existirían. Esta es la parte de ocio, pero no es suficiente experimentar el flujo en el ocio, lo importante, creo yo, es experimentarlo en el trabajo, en la amistad, en la familia, etc. ya que de esta manera toda la vida está en estado de flujo, en vez de estar dividida en trabajo y tiempo libre, se experimenta en su totalidad.” (Ibid)

“Yo creo que antes había más experiencias de flujo en el trabajo, cazar era de esta manera, y los pastores que iban con las ovejas de España a Francia, en la Edad Media: esta era una actividad que sabían cómo hacerla, y tenían que prestar atención, o sea que el mantenimiento y el trabajo estaban más unidos, y después comenzaron a separarse, sobre todo durante la Revolución Industrial, cuando las personas fueron a las fábricas, y ahora estamos en una situación ligeramente diferente, ya que las personas tienen unos trabajos razonablemente buenos pero tenemos esos 40 años para hacer no se sabe qué. De manera que la gente tiene que descubrir una nueva forma de vivir, si no, será muy aburrido y la gente estará esperando las campanadas de fin de año para poder decir, bueno, ya puedo irme, en lugar de disfrutar de la vida.” (Ibid)

Fluidez
La fluidez (en inglés flow) es un estado emocional positivo (Csikszentmihalyi, 1975, 1990; Csikszentmihalyi y Csikszentmihalyi, 1988) que se experimenta en momentos en los que las personas se encuentran totalmente implicadas en la actividad que están realizando hasta un punto en el que nada más parece importarles. Las personas que experimentan fluidez sienten que controlan sus acciones y que son dueñas de su destino, sienten júbilo y una profunda sensación de satisfacción, más allá del mero divertimento. Esta experiencia es en sí misma tan placentera que lleva a continuar en la actividad, a pesar de la presencia de costes y obstáculos.

La fluidez se produce cuando las habilidades de la persona están en equilibrio con los retos y desafíos que la actividad le plantea. En estas circunstancias, la atención se concentra en la consecución de una meta realista, la retroalimentación que se obtiene sobre el nivel de ejecución es inmediata y uno llega a olvidarse de sí mismo. Una expresión coloquial que resume este estado es la siguiente: “mientras estaba haciendo …., el tiempo se me pasó volando”.

“Numerosas actividades son susceptibles de producir fluidez: jugar al ajedrez, pintar, escalar, correr, componer y tocar música, bailar, escribir, etc. Es fácil en estas situaciones observar los efectos beneficiosos sociales y culturales de involucrarse en tales actividades: obras de arte, piezas musicales, proezas deportivas y estéticas que pasan a la historia y que en definitiva vienen a reflejar lo que diferencia a las personas de otros animales. Pero, además, es posible experimentar fluidez realizando actividades que no han sido libremente elegidas o que son reforzadas extrínsecamente, por ejemplo con un salario, y en las que a simple vista parecería que no es el gusto por hacerlas lo que las motiva principalmente. Csikszentmihalyi (1990) describe experiencias de fluidez fantásticas en cirujanos, operarios de cadenas de montaje, científicos, madres que cuidan de sus hijos, prisioneros de campos de concentración, etc. Y es que algunos individuos logran transformar tareas rutinarias, trabajos aburridos, circunstancias realmente adversas en experiencias subjetivamente controlables, de las que pueden extraer algún grado de satisfacción y que en ocasiones han propiciado descubrimientos, innovaciones o producciones que han cambiado el curso de la historia. ”

_____
(1) Hablando de fluidez, habría que empezar por Heráclito: “Todo fluye” (Panta rei (πάντα ρει). Sus conceptos universales: flujo, logos, guerra… siguen siendo hoy tan oscuros y necesarios como cuando él los enunció. En una ocasión dije a un amigo, profesor de filosofía política: -“Creo que hay algo que los antiguos griegos sabían y luego hemos perdido”. Me respondió: -“Dime qué es lo que hemos perdido”. Me quedé con cara de bobo y sólo pude contestarle: -“¿Cómo voy a poder decírtelo si lo hemos perdido?”. Han pasado más de seis años de eso, pero sigo haciéndome esta pregunta. Quizás por eso empecé este blog, pero de momento, voy dando rodeos.

(2) Fluir (Flow). The Psichology of Optimal Experience. 1990. El texto se encuentra online y puede verse aquí en español.

También puede verse en vídeo la conferencia TED de Csikszentmihalyi

Ver también:

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Csikszentmihalyi: Fluidez

    • Es verdad, faltaba Heráclito. Y mira, la fluidez es un estado en que las palabras pueden convertirse en obstáculo (de acuerdo al Zen). Al contrario de la música, curiosamente. Aunque para Oteiza -según revelaste- la música era un obstáculo. Supongo que necesitaba separar y controlar estrictamente la fase plástica (racionalista) de la fase estética (emocional) de su trabajo. Para fluidez se bastaba él solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s