comunicación

Contando historias

narrando historiasContar historias es tan viejo como la humanidad. Pero recientemente empezamos a comprender que no sólo es cosa de niños.

Una historia crea un marco
Un relato crea y transmite al receptor un marco que da sentido al contenido y a otros contenidos posibles. Lo mismo sucede aunque el relato no sea “verdadero” sino de ficción; y especialmente cuando es de ficción, porque entonces no se cuestiona si su contenido es verdadero. Basta con que sea verosímil.

El marco mantiene el sentido del relato
La historia transmite un sentido -nos involucramos en ella- por el marco que construye, más que por el contenido de cada suceso, personaje o paisaje que describe. Una historia puede contener varias situaciones y cada una definir un marco. Pero,  si la historia estéticamente es bien contada, esos marcos no son “distintos”; o no más distintos que un río, que es el mismo y diferente en cada tramo y momento en que me sumerjo él; como nos reveló Heráclito(1). Con todo, las historias complejas, como Sherezade, los Evangelios o el Quijote, se basan en una historia principal, que se conoce como historia-marco, porque “contiene” y da sentido a las demás historias de la obra.

Estructura dialéctica de toda historia
En general, las historias contadas se apoyan en tres patas o momentos: la introducción, el nudo (problema o pérdida), y el desenlace que supera el problema o lo sitúa en una nueva dimensión. Esta estructura, definida por Aristóteles, es el fundamento del sistema dialéctico de Hegel(2).

Las historias marco
En Las mil y una noches, la historia marco es la del rey Shahriar y Sherezade(3). Ella cuenta sus historias a lo largo de las noches sucesivas. Por cierto, uno de sus relatos es la historia que sucedió al propio rey allí presente.

En los Evangelios, la historia marco es la de Jesús de Nazaret, que nace en un pesebre, muere crucificado y resucita. También esa historia contiene otras, en su mayor parte referidas al protagonista como sucedidas realmente; y otras contadas por él como ficción. Son las parábolas, que empiezan: “El reino de los Cielos es como…”.

La historia marco de El Quijote es la de un hidalgo castellano del Barroco, que pierde la razón y sale a correr aventuras como si fuera un caballero medieval. Aquí tampoco faltan otras muchas historias secundarias, que suceden al protagonista o que el propio protagonista cuenta como si fueran verdaderas.

En general, las historias secundarias son como las variaciones en una obra musical. No crean marcos distintos, sino que refuerzan y enriquecen el marco principal, a la vez que facilitan que el relato fluya en el tiempo, manteniendo una mezcla paradójica de familiaridad y sorpresa que cautiva la atención del lector.

El storytelling
Probablemente los cazadores paleolíticos ya contaban historias de caza en las cuevas, junto a pinturas de los animales que cazaban. Y es posible que vinieran haciéndolo desde miles de años antes, por la noche junto al fuego, como las tribus de cazadores que sobreviven actualmente. Es posible también que los relatos de caza fueran anteriores al lenguaje humano articulado y que se formasen mediante una sucesión de expresiones corporales y vocales que contenían en germen la danza, la música, el teatro y el lenguaje articulado. Esto, por supuesto, no son más que conjeturas.

Pero es en este siglo cuando se ha construido una teoría de las funciones sociales y psicológicas del contar historias y escucharlas: el storytelling. Los fundamentos los pusieron Wolfang Iser(4) con su teoría sobre “El Acto de Leer” y el sociólogo Erwing Goffman(5) con su teoría de los “Marcos de Referencia”. Luego, otros la aplicaron en los Estados Unidos a la comunicación política. Y más tarde esas experiencias fueron recogidas por el lingüista Lakoff  en su libro “No pienses en un elefante(6). En la actualidad las batallas políticas siguen siendo ideológicas, pero en ellas ya no compiten teorías políticas o discursos acerca de la “concepción del mundo”, sino la manera de contar historias, que ni siquiera se pretende que sean verdaderas, sino tan solo “que vengan a cuento”.

Lo bueno y lo malo de una historia
Toda historia narrada corre el peligro de simplificar demasiado la realidad. porque seleccionar unas situaciones supone excluir otras. Al enmarcar las situaciones se puede crear o reutilizar estereotipos que cristalizan el flujo de la historia. Es como usar el lecho de Procusto(7).

Por eso el storytelling puede usarse -y de hecho se hace desde la antigüedad- para manipular las mentes de la gente por los poderosos que no desean ser cuestionados(8).

La parte buena del storytelling, es que las historias también pueden usarse para abrir la mente a nuevas formas de pensar y, sobre todo, ayudar a que piense cada uno por sí mismo, recuperando posibilidades negadas(9).

El hilo de Ariadna
Las historias que atraviesan este blog me sirven como un hilo de Ariadna(10) para no perderme en este laberinto de conceptos entrecruzados. ¿Un hilo para desenmarañar? Qué raro. Pero eso hacen las historias: se abren paso, dan sentido a unos pasos a veces vacilantes y otras desbocados.

Es posible que en un futuro muy lejano, los abuelos sigan contando a sus nietos historias en susurros acerca de unos antepasados que habitaron un lejano planeta llamado Tierra. Como en la escena de El atlas de las nubes representada en la imagen que encabeza este artículo.

_____
(1) Ver El logos de Heráclito.
.

(2) Ver La tríada hegeliana o negación de la negación.

(3) Ver Sherezade: magia blanca.
.

(4) Ver Wolfang Iser: el acto de leer.
.

(5) Ver la teoría de Erwing Goffman acerca de los marcos de referencia

Lakoff(6) El libro de George Lakoff: No pienses en un elefante puede leerse en línea y explica con claridad estos conceptos.
.

(7) Ver El Procusto controlador que llevamos dentro.

(8) Ver La tríada metafísica.
.

(9) Ver Posibilidades negadas.
.

(10) Ver Laberinto, Minotauro y Ariadna.

Ver entradas de los temas: marcolímitemargenabierto-cerradodentro-fuerametafísicasituación

Para leer historias contenidas en este blog, ver historias.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s