estética

Oteiza contra el silencio de los corderos

En 1987 Jorge Oteiza diseñó este cartel “contra el silencio” en referencia al asesinato de Yoyes, primera mujer que fue dirigente de la organización terrorista vasca ETA y ejecutada por sus ex-compañeros.

Oteiza cartel 1987

María Dolores González Katarain, Yoyes,  militó en ETA y llegó a formar parte de su dirección. Detenida en Francia y más tarde exiliada en Méjico, cambió sus ideas oponiéndose al asesinato de civiles y, terminó renunciando al terrorismo y abandonando la organización. Seis años después, sin causas judiciales pendientes, pudo regresar a su pueblo en Gipuzkoa junto a su marido y su hijo de cuatro años. Temiendo que otros militantes siguieran su ejemplo, ETA le condenó como «traidora al proceso de liberación vasco». El 10 de septiembre de 1986, le asesinaron a quemarropa en presencia de su hijo Akaitz.

Su asesino, condenado a 1.210 años de prisión por ese crimen y por otros 12 que cometió posteriormente, pasó 27 años en la cárcel y salió en libertad en 2013, sin arrepentirse de sus crímenes (fue el único que no lo hizo, de entre los responsables de la muerte de Yoyes). Unos meses después el atentado, la asociación pro derechos humanos del País Vasco lanzó una campaña para denunciar el silencio cobarde, cuando no cómplice- con que una parte importante de la población vasca estaba evitando enfrentarse al terror.

Oteiza escultura Bat_biren_gainean_konfigurazio_hirukoitzaEl texto decía: “Una cruz gamada se esta formando entre nosotros (…) porque ya estamos en la misma senda  que llevó a los judíos y a los alemanes hacia el nazismo y hacia su propio exterminio moral y físico”. En esa campaña colaboró Jorge Oteiza -al que nadie pudo nunca silenciar- diseñando un cartel que representa una bandera nazi en construcción. También es de Oteiza la escultura que se levanta cerca del lugar en que cayó  asesinada Yoyes, en homenaje a ella y a dos artistas ilustres del pueblo. Cada año en el aniversario de su muerte, su familia coloca una pequeña corona en el lugar del atentado, con la leyenda: «Por atreverse a discrepar y usar la libertad»

Diseño del cartel
Este cartel ha pasado desapercibido entre las obras de un artista reconocido sobre todo como escultor. Sin embargo, constituye un magnífico ejemplo para comprender la teoría del ser estético de su autor. Como se detalla en otras páginas de este blog, mediante la aplicación de una idea sobre la materia, se obtiene el ser plástico (un ser dotado de plasticidad pero aún no estético). Y de la presión de los sentimientos del artista sobre ese ser plástico, deformándolo ligeramente, se obtiene el ser estético, la obra de arte.

La idea para este cartel no surgió de Oteiza, sino en la Organización por los Derechos Humanos del País Vasco. Unos amigos confeccionamos una primera versión plástica del cartel, sobre cartulinas recortadas. Y con ellas acudimos a casa del artista. Nos recibió como solía hacer, en la puerta de entrada y exclamando: -“¡Estoy enfermo! En realidad ¡ya estoy muerto!”. Le dijimos que sólo queríamos enseñarle los bocetos. Y como era también propio de él, en cuanto se encontró con cartulinas, adhesivos, tijeras… y un problema por resolver, se olvidó de su desánimo y “se metió en harina”.

En primer lugar desechó la pistola recortada en negro por considerarla demasiado realista. Cogió una cartulina negra y empezó a manejar las tijeras como si fueran un hacha. Así  -a hachazos- había esculpido años antes la cabeza de uno de sus más famosos apóstoles de Arantzazu. El resultado ya no parecía una pistola; tal vez una mano con un dedo acusador o algo inhumano como la propia cruz gamada. Semiocultó esa forma negra  bajo el borde del rojo como si saliese de una oleada de sangre. Luego movió ligeramente las dos figuras. Colocó al niño en el centro del círculo de modo que su cabeza ocupase el centro de la diana (de hecho, ese niño sigue siendo una víctima después de 27 años). Por último giró un poco la figura de la mujer. Ahora su cabeza se fundía con la bala que parecía salir del arma. Todo eso que sucedía ante nosotros, estaba sucediendo a la vez, dentro de nosotros. Eso es la pregnancia.

contra-el-silencio-anim-250 Oteiza insistió en que se imprimiesen la mitad de carteles con esvásticas nazis y que se colocasen unidos por el dorso con el cartel de Yoyes, colgándolos de una cuerda; de manera que, el girar, se viesen las dos imágenes superpuestas como en esas ilusiones ópticas en que se ve un pájaro a la vez fuera y dentro de la jaula. Se imprimieron los dos tipos de carteles, pero los jóvenes que debían colocarlos se negaron a colgar  esvásticas que pudiesen parecer propaganda nazi. Sólo se avinieron a pegar alguna que otra cruzadas por bandas con frases de repudio (como se aprecia en estas fotos).

Oteiza  ContraSilencio_PegadaCarteles_2 Pegada de carteles ‘Contra el silencio’, en Bilbao, Abril 1987 Oteiza Contra_el_silencio_PegadaCarteles

_____
Todas las entradas acerca de Jorge Oteiza

Jorge Oteiza (1908-2003). Escultor y teórico de la Estética.

El concepto de Pregnancia en Oteiza enriquece la Ley de la Gestalt.

Ley de la Pregnancia de la Gestalt.
.

Carta de Popayán. (1944)
.

Ser plástico: las reglas del arte. Primera fase de creación del ser estético: fusión de la idea y la materia.

Ser estético: encuentro en la segunda fase. Impregnación del ser plástico con los sentimientos del artista.

La teoría de Oteiza sobre la creación del ser estético fue publicada por primera vez en su Interpretación Estética de la Estatuaria Megalítica Americana (Ediciones Cultura Hispánica 1952) y reeditada por la Fundación Museo Oteiza (Edición facsímil FMO 2007). La definición del ser estético se encuentra en la ed. original en la pág. 54, (en la ed. facsímil de 2007 en la pág. 130).

Entrevista a Oteiza sobre ser estético y vacío trascendente. Sus palabras en vídeo.

Estética existencial como inmersión en la vida real desde la investigación artística.

Estética existencial como proceso en el tiempo.

Estética del huevo. movimiento irregular entre izquierda y derecha.

El salto metafísico en la vivencia estética, es un momento y no debe durar más.

Sucedió a Itziar, la mujer de Oteiza Yo no mato…

Oteiza contra el silencio de los corderos. Su faceta desconocida como diseñador gráfico… y activista por los derechos humanos.

Poemas de Oteiza:
Nosotros no nacemos, nos nacemos.
.

En qué difícil país nos encontramos….
.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s