situación

Viktor Frankl: en busca del sentido

Viktor_FranklLas posibilidades son siempre transitorias
De las múltiples posibilidades presentes en cada instante, es el hombre quien condena a unas a no ser y rescata a otras para el ser. (V. Frankl)

” (En Auschwitz) comprendí que el primordial hecho antropológico humano es estar siempre dirigido hacia algo o alguien distinto de uno mismo: hacia un sentido que cumplir u otro ser humano que encontrar, una causa a la cual servir o una persona a la que amar”. (V. Frankl)

“La salud se basa en un cierto grado de tensión, la tensión existente entre lo que ya se ha logrado y lo que todavía no se ha conseguido; o el vacío entre lo que se es y lo que se debería ser. Esta tensión es inherente al ser humano y por consiguiente es indispensable al bienestar mental. No debemos, pues, dudar en desafiar al hombre a que cumpla su sentido potencial.” (V. Frankl)

Viktor Frankl fue neurólogo y psiquiatra austriaco, fundador de la logoterapia y del Análisis existencial. En su libro El hombre en busca de sentido (1946) describió su experiencia en los campos de concentración nazis y su método psicoterapéutico para encontrar sentido en todas las formas de existencia, incluso en las más sórdidas(1).

Logos – el sentido
La Logoterapia es un tratamiento psicoterapéutico creado por Frankl. El término se basa en el concepto “Logos(2) del filósofo griego Heráclito. Frankl la tradujo por “sentido”, “propósito”, lo que significa que la Logoterapia se concentra en la búsqueda del sentido de la existencia humana y en la búsqueda de ese sentido por parte del hombre(p.120). El sentido de la vida es único para cada persona(3). Es uno mismo y uno solo quien ha de encontrarlo(p.121).

En nuestra cultura al menos(4), la inmensa mayoría de personas necesita “algo” por lo que vivir. Incluso en muchos casos reconocen tener algo o alguien en su vida por cuya causa estaría dispuesto incluso a morir(p.121). Aunque en los tiempos actuales hay una parte nada desdeñable de personas para quienes lo más importante es “ganar mucho dinero”, son muchos más cuyo objetivo principal es encontrar un sentido y una finalidad para sus vidas. La voluntad de sentido es una cuestión pragmática (5), esto es, práctica(p.121), no de fe.

Su libro “El hombre en busca de sentido” (6)
Frankl publicó este libro en 1946 tras su liberación del campo de concentración de Auschwitz. Contaba en él su experiencia en las situaciones límite que había vivido y que había compartido con otros reclusos. En esas situaciones en que parece imposible encontrar un motivo para seguir viviendo, es donde lo decisivo para no darse por vencido, no es lo que podamos esperar de la vida, sino lo que ella espera de nosotros. Porque el ser humano decide siempre lo que es.

La paradoja del sentido
He encontrado en este libro una frase que me ha impresionado especialmente: “Hemos de estar en guardia contra la tendencia a calificar los principios morales como una simple expresión del hombre. Pues logos o “sentido” no es sólo algo que nace de la propia existencia, sino que se presenta frente a esa misma existencia”(p.122). No es sólo una expresión de sí mismo: es también un desafío; un límite(7) que hay que estar dispuesto a romper. En este aspecto, Frankl se opone a J.-P. Sartre, para quien el hombre se inventa a sí mismo, concibe lo que es en su propia esencia, incluso lo que debería ser. Por el contrario, Frankl afirma: “nosotros no inventamos el sentido de nuestra vida, nosotros lo descubrimos”(p.123). Y lo descubrimos cuando nos encontramos en una situación límite, incluso y especialmente cuando nos encontramos con la falta de libertad. Porque aún entonces, seguimos siendo libres de aceptar o rechazar alguna oportunidad que la vida nos plantea, y de afrontar o huir ante una amenaza. Dicho de otra manera, tenemos libertad para completar un determinado sentido o para rechazarlo(p.123).

Llamo a esto la paradoja (8) del sentido, la paradoja que funda nuestra existencia humana; porque hay una profunda contradicción entre lo que somos y aquello a lo que nos vemos abocados, cuando nuestra existencia -a menudo como consecuencia de nuestros propios errores- nos pone al borde del abismo, entre ser y no-ser. Lo mismo que exclamó Hamlet al borde de su desesperación. Tales son las situaciones límite, que estudió Jaspers y que a todos nos toca afrontar en un momento u otro de la vida.

oteiza_elizegi_1_400x515Cada uno encuentra el sentido de su vida
Jorge Oteiza encontró ese sentido en su investigación como escultor de la estética existencial(9). Viktor Frankl lo encontró ayudando a otros a encontrarlo en la psicoterapia. Aunque ambos utilizaron métodos y palabras diferentes, coincidieron en la importancia de transmutar el vacío, lo que nos falta y echamos de menos, en posibilidades de superación personal. Frankl podría ser uno de esos 14 apóstoles representados por Oteiza en Arantzazu  (14 “porque no le cabían más”). Hombres y mujeres que se abrieron a otros, convirtiendo su vacío interior, su angustia existencial, en un vacío(10) cóncavo, abierto a los demás, un “vacío metafísico”, trascendente del propio ser de cada uno.

Hoy en día, cuando la estética se reduce a un apaño: la depilación láser o la decoración del chalet; cuando la psicoterapia sirve para que los tiburones de las finanzas relajen su estrés antes de su siguiente felonía, precisamos como nunca desencubrir lo que nos ha sido ocultado bajo tanta hojarasca(11).

_____
(1) Ver Jaspers: La situación límite.
.

(2) Ver El logos de Heráclito.
.

(3) Acerca del sentido personal de cada uno, ver El sentido de este blog.

(4) En la cultura china tradicional podría haber otra estrategia, distinta a la de occidente, oriente medio e incluso la India, no basada en la búsqueda del sentido, sino en la percepción de la armonía. Según François Jullien, la búsqueda china de la sabiduría no tendría por fin encontrar un sentido a la existencia como sujeto responsable de sus decisiones, sino en la fusión con el flujo de la naturaleza y el abandono de toda pasión y necesidad. No obstante, la compasión sería el fundamento común que nos uniría a los demás, en ambas maneras de ser.

(5) Cuando digo que la voluntad de sentido es una cuestión “pragmática” utilizo un término de Watzlawick (Palo Alto en los 70s) para referirse a las relaciones sociales en el ámbito más cercano y familiar. Ver Watzlawick: El lenguaje del cambio.

(6) Viktor Frankl (1905-1997): El hombre en busca de sentido – Man’s Search for Meaning (1946). En español: Ed. Herder, Barcelona, 2004. Las citas de páginas en el texto se refieren a la 4ª impresión de esta edición. Aquí puede leerse la primera parte del libro que trata sobre la experiencia del autor en Auschwitz.

(7) Ver Los límites de cada situación.
.

(8) Ver Paradojas: Se acabaron las alegres y confiadas mañanas.

(9) Ver Estética existencial.
.

(10) Ver El vacío y sus mil caras.
.

(11) Acerca del des-encubrir, ver Lichtung: el claro del bosque.

Acerca de cómo salir de una situación límite, ver Resiliencia despiadada.

Ver todas las entradas de este blog acerca del sentido.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Viktor Frankl: en busca del sentido

  1. Carmen dice:

    Hace poco he conocido estas palabras de otra persona extraordinaria, que vivió muy cerca de V. Frankl, en muchos sentidos. Ignoro si se conocieron, pero me gustaría que se encontraran en este blog.
    “La salvación de nuestro mundo se encuentra en el corazón de las personas, en su humildad, en su responsabilidad y en su capacidad de reflexión”. V. Havel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s