filosofía

Heidegger

Martin Heidegger

Martin Heidegger 1889-1976

Durante toda su vida buscó incansablemente el sentido del ser. Pero durante un tiempo buscó en el lugar equivocado y anduvo con malas compañías.

De él se ha dicho de todo: que era un nazi. Que era un zorro que construía las trampas donde él mismo quedaba atrapado. Pero 38 años después de su muerte es considerado el principal filósofo del siglo XX.

En su proyecto  Ser y Tiempo planteó la pregunta acerca del sentido del ser. Tal vez la pregunta más importante formulada en filosofía desde que Heráclito habló del logos.

Aunque el proyecto en sí mismo es una trampa. Durante toda la historia de la filosofía occidental, desde Platón y Aritóteles, la metafísica ha antepuesto el Ser a todo lo demás. Lo ha convertido en Dios, inmune al paso del tiempo. Heidegger se atrevió a desmontar la metafísica, poniendo en contacto el ser y el tiempo. Una blasfemia por la que pocos siglos antes hubiese sido quemado vivo.

Hannah Arendt

Hannah Arendt

Estaba haciendo lo mismo en su vida personal. Casado con la hija de un general prusiano, en 1924 se hizo amante de su alumna judía de 18 años: Hannah Arendt. Hacía equilibrios en el límite del abismo, con su pensamiento tanto como con su vida.

El ser sometido al tiempo significa estar abocado a la nada. En Ser y Tiempo estaba previsto un capítulo en que se invertía la ecuación: Tiempo y Ser. Pero fue incapaz de escribirlo. Creo que hay que estar enamorado para percibir el Ser emergiendo de la nada. En 1926 Hannah y él se separaron. Al año siguiente publicó Ser y Tiempo, pero sin ese capítulo crucial.

Siete años después, Hitler llegó al poder  y Heidegger quedó deslumbrado por el nazismo emergente en la Historia(1). Nombrado rector de su Universidad de Friburgo,  se afilió al partido nazi y pronunció un discurso de investidura elogiando al nuevo régimen. Ser alemán tenía ahora un sentido, concretado a la misión de cumplir el destino del pueblo alemán de “imponer su marca en la historia”. Para ello, todos debían someterse a la esencia originaria del ser-alemán. A eso le llamó “voluntad de esencia”.

bota naziLos nazis tenían claro, sin necesidad de ningún filósofo, cómo dejar su huella en la historia. Heidegger dimitió al año siguiente, pero la sombra de “ser-nazi” no la borraría el tiempo.

Después de la guerra volvió a su pregunta fundamental por el sentido del ser(2). En una conferencia en 1962 se atrevió al fin con el problema del tiempo y ser. Esto le condujo a reflexionar desde la estética existencial y al concepto de lichtung(3), el claro del bosque como des-encubrimiento: que constituía el final de la filosofía y el comienzo del pensar.

_____
(1) Heidegger no fue el único filósofo existencialista deslumbrado por la arrolladora llegada del fascismo. Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca en 1936, también creyó que la rebelión militar significaba una regeneración de España. Pero tres meses después, en el paraninfo de la Universidad espetó a un general la frase que sería histórica: “Venceréis pero no convenceréis”.

(2) Ver El sentido del ser.

(3) Ver  Lichtung (el claro del bosque).

Ver también sobre lo impensado.

Ver Negatividad fecunda: el valor oculto en François Jullien y Byung Chul Han

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s