filosofía

La tríada hegeliana

triada_hegeliana_Todas las historias tienen tres momentos. Y los lenguajes y los procesos de comunicación, de interacción, dialécticos y cibernéticos.

Voy a centrarme en Hegel, que fundamentó la filosofía dialéctica en tres estadios. Pero antes que él, Aristóteles (300 a. C.) había encontrado en el teatro la estructura triádica: introducción, nudo y desenlace. Spinoza (s. XVII) aportó al pensamiento occidental su concepto filosófico de negación (“toda determinación es negación”)(1), que Hegel convirtió en la bisagra que artícula los 3 momentos dialécticos, es decir, el devenir.

Hegel

Hegel (1770-1831)

Hoy diríamos: evolución. Porque Hegel ya no se limitaba a la estructura narrativa. Quería comprender cómo evolucionaba la conciencia humana. Vio las ideas enfrentándose y generando nuevas ideas. Y que los movimientos e instituciones sociales evolucionaban de la misma manera. Comprendió que una misma regla subyacía al devenir de las ideas en la conciencia individual, en la cultura y también en la historia y en la naturaleza. Es decir, que las ideas constituían la esencia y el motor de cuanto sucede en el universo. Por eso se conoce como idealismo filosófico(2).

La expresión más conocida de la tríada hegeliana es: tesis, antítesis y síntesis(3). Una idea (tesis) se enfrenta a otra idea (antítesis) y de esa confrontación surge una tercera idea como síntesis de las anteriores. Esto es lo que sucede en un debate constructivo, como ya Platón describió en sus “Diálogos”.

Conjunto no-A

Conjunto   no-A

Conjunto A

Conjunto A

La misma secuencia puede contarse en términos de negación. En lógica formal, la negación de A es ‘no-A’. En la imagen, los puntos dentro de la estrella forman el conjunto A. Lo puntos fuera de la estrella forman el conjunto ”no-A’. Y la negación de este ‘no-A’ vuelve a ser A. Eso es lógica formal. Si el mundo funcionase así, nunca cambiaría nada.

Sin embargo, en Hegel, la negación no es una operación de lógica formal, sino una negación dialéctica, que sigue la idea fundamental de Spinoza(1). La negación no vuelve al punto de partida, porque se produce un salto trascendente del que el ser sale reforzado o transformado, reconocido o inmortalizado. En alemán, el idioma en que escribió Hegel, “aufheben” significa a la vez suprimir, conservar y elevar.

También podríamos decir “superar” y que el paso de 2 a 3 es la incorporación de una nueva dimensión de la existencia (por ejemplo, el paso de una relación entre objetos a una relación social, como sucede en el ilusionismo(4).

Actualmente disponemos de nuevos conceptos y conocimientos científicos que no existían en la época de Hegel. En este blog vengo escribiendo acerca del marco(5), el límite(6) y el margen(7) que nos sirven para formar nuestros modelos mentales de la realidad, aunque a menudo no seamos conscientes de ello. Asimismo he escrito acerca del enriquecimiento de los conceptos de negación, negatividad(8) y vacío(9) obtenidos de la Estética(10) del siglo XX y de nuestro acercamiento al pensamiento chino tradicional(11). También contamos con los conocimientos de los últimos 40 años sobre la lateralidad del cerebro, que facilita a todos los vertebrados la percepción del entorno desde una doble perspectiva: de lo nuevo y de lo rutinario(12), simultánea y separadamente por la izquierda y por la derecha(13).

Voy a utilizar ahora estas herramientas para esbozar las líneas maestras de la tríada dialéctica.

triada_hegeliana 1Del primer momento o estado de lo nuevo (14), habría poco que decir. Pero nuestra pregnancia (15), es decir, nuestra capacidad de involucrarnos en lo nuevo, se proyecta sobre el nuevo objeto o situación, como pregnancia de la cosa misma, proyectando en ella nuestras esperanzas y temores. Lo he representado en gris, porque lo nuevo aún no ha mostrado su sentido bueno o malo: si lo que aparece es un depredador que viene a destruirnos o un amigo a ayudarnos. Si es trigo o es cizaña.

En ese primer momento deberemos decidir rápidamente (desde hace 500 millones de años lo hacen nuestros antepasados) si tratamos con algo conocido o desconocido y si debemos darle la bienvenida o ponernos a la defensiva.

triada_hegeliana_2Segundo momento: la negación. Hay dos clases opuestas de negación, la que me viene de fuera y la que yo ejecuto hacia fuera. La que viene de fuera, la experimento como agresión y pérdida. La que yo produzco, por mi acción deliberada, puede “salirme” bien o mal, según tenga éxito o fracaso. Fijaos en el matiz: lo que me hacen otros está bien o mal, es “bueno” o “malo”. Lo que yo hago “me sale bien o mal”. Entonces, lo que les pase a otros a consecuencia de mis actos ¿son daños colaterales?

En ambos casos, lo que ha sido eliminado, sigue siendo perceptible como ausencia, como lo que falta en el contexto, marco o situación. Lo seguimos percibiendo, pero como recortado en el fondo. Si lo hemos perdido, sigue presente en nuestra mente como ausencia dolorosa e imborrable. Si lo hemos destruido o negado, su ausencia ha puesto al descubierto lo que por su presencia permanecía tapado e inaccesible.

En ambos casos se produce un vacío. Pero hay dos clases de vacío: el ya-no del final de algo y el aún-no donde empieza a jugar la libertad (o el azar). Lo negativo, lo vaciado, es también el estado de apertura; la expectativa de que algo va a suceder. A veces, el ya-no y el aún-no se transmutan cuando menos se espera.

En el lenguaje, cuando negamos algo, no lo aniquilamos(16), sino que lo resaltamos como recortado del fondo que ahora cobra protagonismo. Cuando afirmamos algo, estamos negando implícitamente lo que queda alrededor. Y cuando preguntamos algo, estamos generando un vacío, como vacío compartido, ofreciéndolo al otro (o retándole) para que lo complete con su respuesta(17).

Las palabras y los silencios están más vivas de lo que parece. Y las acciones y las omisiones. Y las miradas y, no menos, si miramos para otro lado. La clave de toda esta movida se encuentra en lo que aquí llamo fondo (por el ejemplo gráfico); también suele llamarse horizonte. Aunque desde Goffman me parece más correcto llamarle marco(4).

triada_hegeliana_3Tercer momento: negación de la negación. La apoteosis con fuegos artificiales incluidos. Los ilusionistas le llaman el “Prestigio” (4). Síntesis de una idea y su contraria. La figura contrastada, reforzada por el fondo e independizada. En este choque dialéctico, se produce la incorporación de una nueva dimensión de la existencia. El contenido transforma el marco: confirmándolo, reforzándolo, enriqueciéndolo o disminuyéndolo…

En realidad, el movimiento no se detiene al llegar a este punto, sino que a menudo se vuelve cíclico: 1-2-3-2-3-2-3… Fluye(18). Así que no se trata, como se ha dicho a menudo, de un círculo de tres, sino de un flujo continuo en dos tiempos, porque el tercer momento es el primero(19).

En la evolución biológica, la muerte del individuo no vuelve atrás; pero, si ha vivido lo suficiente para reproducirse, sus genes se multiplican en sus descendientes. Han sido destruidos, pero también preservados y reforzados al multiplicarse. El individuo tiene que morir para que su especie sobreviva. Los humanos descubrimos esta ley universal hace diez mil años en la agricultura, y desde entonces la representamos en historias épicas y religiosas, como el héroe que entrega su vida por los otros y resucita (es decir, alcanza la inmortalidad en el recuerdo imperecedero).

Resumen de los siguientes posts relacionados
Los tres momentos de la tríada se convierten en dos, en movimiento espacio-tiempo, como un huevo, en frágil equilibrio inestable y asimétrico.

La Estética existencial como proceso, explica cómo ese juego (e-t) se despliega en un flujo continuo específicamente humano.

En los vertebrados, el flujo se convierte en oscilante entre izquierda y derecha, que alcanza en los humanos su mayor complejidad (hasta ahora).

_____
(1) Ver Spinoza: Toda determinación es negación.

(2) Luego Marx intentó dar la vuelta al sistema hegeliano creando el materialismo dialéctico. Cometió el error de contraponer “metafísicamente” la materia a las ideas, sin sospechar que pocos años después, la materia iba a abrirse, mostrándose tan salvaje, voluble y contradictoria como las ideas. Ver Física cuántica y estética existencial.

(3) La expresión tesis, antítesis y síntesis no es creación de Hegel, sino de Fichte (1762-1814), precursor del idealismo filosófico.

(4) Una nueva dimensión de la existencia, puede ser el salto de la relación entre objetos a la relación social. Por ejemplo, en el espectáculo de magia, los actos 1 y 2 consisten en manipular objetos; pero en el acto 3, la relación principal es entre el público y el mago (por eso se llama “el Prestigio”). Ver El acto de magia: el Prestigio.

(5) Ver el marco convertido en protagonista tras la negación. Goffman: marcos de referencia.

(6) Ver Los límites. Aunque sean invisibles, siempre están ahí.

(7) Ver Tener margen o no tenerlo. Más nos vale disponer de él.

(8) Ver Negatividad fecunda: el valor oculto.

(9) Ver El vacío y sus mil caras.


(10) Ver Estética. Del arte (objetiva) y de lo humano (estética existencial).

(11) Ver Lo impensado, oculto, invisible tras lo evidente.

(12) Ver Goldberg: Novedad y rutina en el cerebro.

(13) Ver Izquierda y derecha.
.

(14) Ver Lo nuevo.
.

(15 La Pregnancia en Oteiza enriquece la Ley de la Gestalt.

(16) Ver Negar algo es como afirmarlo. Porque lo resaltamos haciéndolo visible.

(17) Ver Preguntas y respuestas. Desde los primeros balbuceos.

(18) Ver Csikszentmihalyi: Fluidez. El movimiento estético existencial.

(19) Hasiera da amaiera (en lengua vasca “el final es el principio”). Que el aparente ciclo de 3 se transforma en un ciclo nunca repetido de dos, lo aprendí de Oteiza: Estética del huevo.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “La tríada hegeliana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s