poder

El poder de la estupidez

homo-tontonculus_animEl poder  puede resultar más o menos beneficioso para quien lo ejerce. Y entre los sometidos al poder, algunos salen beneficiados y otros perjudicados; o muy perjudicados.

Mientras escribía el post sobre la teoría del poder de Luhmann(1), pensaba en las críticas que recibió por su “complacencia” con los poderosos. Yo estaba de acuerdo con su teoría del poder como ampliación de posibilidades de los subordinados, porque las había vivido personalmente. Pero, al mismo tiempo, no veía que la teoría de Luhman explicase el poder de malvados y corruptos.

Entonces una amiga me recordó a Cipolla y sus leyes de la estupidez humana. Cipolla clasifica el comportamiento humano en relación con los demás, dividiéndolo en inteligente, malvado, incauto y estúpido. Creo que esto es muy aplicable al poder.

poder_cipolla_intel1Según Cipolla, inteligente es el que obtiene beneficios, beneficiando a los demás. Esta definición coincide con la definición del poder que ofrece Luhmann: ejercer el poder es un mensaje que envía el poderoso, seleccionando opciones que aumentan las posibilidades del subordinado(2). Esto, para Cipolla, sería el poder ejercido con inteligencia.

Pero el poder se puede ejercer de otras maneras; tantas como hay de hacer las cosas: con inteligencia o con maldad, con ingenuidad o con estupidez. Esto es lo que explica Cipolla en su ensayo de 14 páginas “Las leyes fundamentales de la estupidez humana” (3).

poder_cipolla_malvado2Al contrario del inteligente, el malvado obtiene beneficios perjudicando a otros. Por ejemplo, un ladrón obtiene dinero o mercancías, quitándoselas a sus víctimas. Una categoría de malvados son los psicópatas, que carecen de empatía y, por tanto, de compasión. Disfrutan haciendo daño y en este mundo no suelen faltarles oportunidades, especialmente en las guerras(4).

poder_cipolla_corrupcionEn cambio, en la paz proliferan otra clase de malvados: los corruptos. Cuando un político acepta sobornos de un empresario que quiere obtener beneficios extraordinarios haciendo algo ilegal, causa a la comunidad perjuicios mucho mayores que el valor de ese dinero. Los corruptos son como las ratas, que estropean mucho más de lo que comen.

Por otro lado se encuentran los incautos o ingenuos, que benefician a otros sin obtener beneficio, y a veces a costa de perjudicarse a sí mismos. Un ejemplo de ingenuidad se muestra en la película Viridiana de Luis Buñuel. La caridad de la protagonista le pone en manos de unos miserables de alma y cuerpo. Y es que se puede ser pobre y también mala persona. O como dice un psiquiatra: “La debilidad tiene mucho poder(5).

Y, por último, están los estúpidos. Que perjudican a otros sin obtener beneficio, o incluso perjudicándose sí mismos. Los estúpidos son peligrosos porque siempre nos sorprenden. A los malvados se les ve venir; pero los estúpidos aparecen de improviso e inesperadamente en los lugares y momentos menos oportunos. Lo ponen todo del revés y desatan el caos sin que nadie parezca capaz de evitarlo.

El mundo actual nos da la oportunidad de conocer cada día una especie híbrida entre corrupción y estupidez, formada por los que se dedican a la política con intención de forrarse muchísimo, rápida y ostensiblemente. Es lo que en castellano se llama tener una cara muy dura.
rajoy-no-se
Pero hoy, en los países en que existen derechos civiles y gracias a los actuales medios de comunicación, todo se acaba sabiendo, porque todo se graba y se guarda hasta el momento oportuno, que siempre acaba por llegar. El primer resultado es que se nos va cayendo la venda de los ojos. Está por ver si ese poder que une le estupidez y la corrupción llegará a ser embridado por los ciudadanos honestos.

_____
(1) Ver Niklas Luhmann: el poder inteligente.

(2) El poder inteligente aumenta el poder de los subordinados. Ver empoderamiento.

(3) Carlo Maria Cipolla, (1922 – 2000) fue un historiador económico italiano. Es famoso por su ensayo satírico de 14 páginas: “Las leyes fundamentales de la estupidez humana”. Un capítulo de su libro “Allegro ma non troppo” de 1988. Puede leerse aquí.

(4) Ver Cuando uno se convierte en dos.
.

(5) Ver en el blog de Paco Traver acerca de la histeria y otros procesos mentales empleados como estrategias de poder.

Acerca del poder desde la debilidad, ver Mildred, servidumbre humana.

Anuncios
Estándar

10 thoughts on “El poder de la estupidez

  1. Muy buen post. C. M. Cipolla aportó un importante estudio de la estupidez en su canónico libro “El que no lea este libro es un imbécil” cuya lectura recomiendo. La imbecilidad tiene un “pericoloso” poder.

      • Comprobado en el ISBN. Efectivamente el autor es Ponte di Pino. Aunque no nos hubiese extrañado que Cipolla hubiese ampliado sus reflexiones sobre la estupidez en otro libro. Incluso se lo hubiésemos agradecido.

      • Perdona, José Luis, por tardar en contestar y por el error imperdonable, pero hace muchos años que leí el libro de Oliviero Ponte di Pino y me he confundido. Ocurre que este autor cita mucho a Cipolla en ese libro y la memoria es débil….

      • Los errores nos hacen avanzar más que los aciertos. Y este blog avanza cada vez que un amigo como tú agrega una nueva conexión. Muchas gracias por tu atención continuada.

  2. Queda claro el híbrido entre corrupción y estupidez.. Sólo añadiría a banqueros, sindicalistas y empresarios sumergidos.
    Últimamente pienso que el poder quizá sea estúpido en si mismo. El que se dedica a ejercerlo es porque no sabe otro modo de emplear el tiempo. El ejemplo más impactante para mi fue el de la Botín hija tomando posesión del banco de su padre recién enterrado. ¿Para qué quería más obligaciones, más dinero, si no tenía tiempo para gastarlo en varias vidas? Porque no sabía hacer otra cosa que ejercer el poder, supongo. Esto es una forma de estupidez, ¿no crees?

      • Es verdad. Debe ser como la droga dura, sólo que en vez de costar dinero da grandes ganancias. Así que no hay manera de encontrar el momento para desintoxicarse. Bueno, sí. En la cárcel.

  3. Anónimo dice:

    Estos razonamientos me llevan a una necesaria autocrítica acerca de acciones temerarias, acaso irracionales. Pero también siento que el PODER INTERNO (Planificación, Organización, Dirección, Evaluación y Retroalimentación), junto a la llamada inteligencia Espiritual, me conducen a un mínimo de discernimiento vital para no hundirme en este tsunami grandilocuente. ¡Muchas gracias José luis y a mis otros hermanos, por ayudarme a desaprender tanto camino andado y aprender a pensar, sin que me cause derrame.
    Jorgenrique

    • Gracias Jorgenrique por tu inteligencia espiritual, que pones en cuanto haces. Estas reflexiones nacen de la experiencia de nuestros propios errores. La paradoja es que no aprendimos a tiempo de los errores de otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s