sociología

Alberoni: estado naciente

el_abrazoLas relaciones humanas nacen, se desarrollan, institucionalizan y con el tiempo mueren. Sucede en una pareja y en movimientos colectivos. Tanto si les une una creencia religiosa, una ideología política o el amor.

alberoniFrancesco Alberoni es un sociólogo italiano que estudió el nacimiento de los movimientos sociales y su transformación en instituciones. Lo hizo en la Italia de los años 70, durante el nacimiento de la nueva izquierda, del obrerismo y de grupos como las Brigadas Rojas que tomaron el camino del terrorismo.

movimiento e institucion

Comparando la evolución de esos movimientos próximos con la de diversos sistemas políticos y religiosos a lo largo de la historia, construyó su tesis doctoral “Movimiento e Institución”, que publicó en 1977 en un libro del mismo título. Ni la tesis ni el libro interesaron a nadie.

enamoramiento y amorEntonces aplicó su teoría del estado naciente al movimiento colectivo formado por dos personas, publicando en 1979 un librito de 160 páginas con el título “Enamoramiento y amor”. Obtuvo un éxito internacional, traduciéndose a veinte idiomas. En la misma línea, publicó otros libros de divulgación sobre temas populares como las razones del bien y el mal (1981), la amistad (1984), el erotismo (1986) y los envidiosos (1991).

rodin_amor_fugit

Rodin: Amor fugit

El estado naciente
Para Alberoni, el “estado naciente” es la situación que una persona experimenta como un estado de ánimo extraordinario, una fuerte vivencia de algo nuevo, trascendente, maravilloso y tremendo. Los artistas románticos del siglo XIX han expresado esta experiencia emocional en pinturas, esculturas, novelas y sobre todo en la música y poesía.

El autor comienza su libro Enamoramiento y amor con estas palabras:

Qué es el enamoramiento? Es el estado naciente de un movimiento colectivo de dos. (…) Entre los grandes movimientos colectivos de la historia y el enamoramiento hay un parentesco bastante estrecho, (…) muchas de las experiencias de solidaridad, alegría de vivir, renovación, son análogas.

Alberoni cita a otros sociólogos que habían descrito este fenómeno de lo que siente una persona al implicarse en procesos turbulentos como la Revolución Francesa, descrito por Durkheim; o en los fenómenos excepcionales de creatividad, entusiasmo y fe descritos por Max Weber.

 El estado naciente es la revelación del ser que dice sí.

Me gusta esta frase, porque en muy pocas palabras define la profundidad  de esta vivencia. No se refiere a que la otra persona responda sí a un proposición. Además, eso no valdría para un movimiento de más de dos personas. No es sólo la respuesta de alguien; es la respuesta del ser. Pero ¿qué ser? En mi opinión, lo que en ese fenómeno se revela de manera deslumbrante es la relación como unidad. Por ejemplo, en la relación erótica, es el amor lo que se manifiesta por sí mismo, como si se tratase de una fuerza externa e interna al mismo tiempo. Lo que hasta ese momento eran dos (o muchas) entidades separadas, se manifiestan ahora como formando un solo ser. Ese sentimiento de pertenencia pone de manifiesto algo que vale más que uno mismo. Algo que da sentido a la propia vida.

El riesgo no cuenta
El estado naciente es una apuesta total por lo nuevo que emerge de la nada. Una apuesta en la que uno arriesga todo lo que tiene y todo lo que es. Una apuesta irracional por la bondad, la libertad y la belleza de eso que, por nuevo, es aún desconocido y, sin embargo, se reconoce como si fuera conocido desde siempre; y se vive como un milagro.

Como un milagro
El estado naciente es un estado de gracia. Una amiga me dijo que lo experimentó como un ciego que recobra la vista. También yo lo he vivido. Con esas palabras suelen describirse experiencias religiosas. En comunicación (comunión) con otras personas o en soledad, imaginándolo.

delacroixLo mismo que en la conversión religiosa sucede en la entrada en un movimiento político de liberación. Tales movimientos se convierten fácilmente en religiones de sustitución, porque tienen en común la magia; un fenómeno específico de la comunicación humana(1) en situaciones límite(2).

Proyectando en el otro la perfección
En los movimientos colectivos suele aparecer un líder. En la vivencia del estado naciente no existe el mal ni la imperfección ni la fealdad. También la persona enamorada ve al amado como un ser perfecto, encarnación de todos los valores. Y aunque sus imperfecciones sean evidentes, no le importan. Cuando este fenómeno se vive en un movimiento de muchos, es común atribuir al líder todas las perfecciones. moises_liderNo sé si ésta es la herencia del atractivo sexual por el macho o hembra alfa que hemos heredado. Sea lo que sea, el culto a la personalidad del líder parece repetirse en todos los movimientos sociales(3).

Esa fe y confianza ilimitada en el otro (en el líder) es una enorme fuente de poder que se pone en sus manos. En una pareja, el poder que uno de sus miembros confiere el otro, se compensa con la que recibe de él en correspondencia. Pero aún en las parejas de nuestros días abundan los abusos y malos tratos, donde una de las partes, habitualmente el hombre, ejerce un poder asimétrico y abusivo sobre su compañera.

Tocando el cielo
Dicen los expertos que el estado naciente es transitorio. Se vuelve a la realidad; a tocar tierra; aterrizando en una realidad compleja, contradictoria y acogedora; o estrellándose contra la dura realidad(4).

Cayendo en el infierno
Para el que se estrella, el riesgo no importaba. Los obstáculos no contaban. Era una apuesta total; y, ciertamente, una apuesta arriesgada donde las haya. En el enamoramiento, si el propio sentimiento no es correspondido, se puede llegar a vivir un infierno.

Tampoco en los movimientos colectivos religiosos y políticos el desengaño se limita a una decepción. La sensación de que todo tenía sentido, se transforma en la vivencia helada de que todo es absurdo y carece de sentido.

Y lo peor es salir
Por eso resulta tan difícil salirse de una secta, de una organización terrorista o de un amor loco. Vistas desde fuera, son experiencias muy distintas. Pero vividas desde dentro, son bastante parecidas. Porque al final del camino puede encontrarse el vacío carente de sentido; pero el que está apresado, cree que “fuera” hace aún más frío y se niega a sí mismo la posibilidad de escapar(5). Por difícil que sea comprenderlo racionalmente, es como si se estuviera encerrado en una cárcel que flotase en medio del espacio exterior. Y uno puede llegar a preferir a los demonios que le atormentan, antes que a lo que sea que pueda existir al otro lado del muro.

Es una terrible paradoja. Pero explica, por ejemplo, que los comunistas acusados de traición por Stalin (o de herejes por la Inquisición) confesaran crímenes de los que se sabían inocentes. Lo hacían no sólo para que cesaran las torturas, sino por el bien del Comunismo (o por amor del Dios) en que seguían creyendo a pesar de la evidente injusticia que estaba cometiendo con ellos. Puesto que de todos modos iba a morir, prefería hacerlo dentro de esa fe que se había vuelto increíble, porque fuera de ella ya no había nada por hacer ni nadie que le estuviese esperando(6).

¿Un sujeto colectivo?
Gran parte de la sociología se ha construido sobre el supuesto positivista (de Kant) de que las personas son sujetos conscientes e independientes que se relacionan entre sí de modo voluntario. Como lo hacen los propietarios de mercancías que compran y venden en un mercado. El ingreso en una institución puede que sea algo así: un sujeto acata una regla establecida y es aceptado por la comunidad que vive según esa regla. Pero el primer encuentro, el intercambio de presentes entre personas de diferentes culturas que no saben si van a entenderse o a matarse, es algo muy diferente.

Simmel

Georg Simmel

Georg Simmel (1858-1918) se preguntó qué es la sociedad, desde el contenido de las relaciones y su contexto cultural. Comprendió que la cultura está formada por relaciones sociales. Esto significa que las relaciones no son meramente algo que “acontece” entre individuos sujetos de la relación, sino que es algo sustancial que tiene vida “propia” (más allá de cada individuo). Como sucede con cada lengua. Simmel fue precursor del estructuralismo en las ciencias sociales.

Erving Goffman 253

Erving Goffman

A mediados del siglo XX. Gregory Bateson(7) estableció el concepto de “marco“, que Erwing Goffman erigió como columna central de su teoría sociológica sobre los “marcos de referencia”(8). Por otro lado Niklas Luhmann construyó su teoría sobre el poder(9) sobre la comunicación, como selección de posibilidades susceptible de ampliar la libertad del subordinado. En ambas teorías, el sujeto pierde la supremacía que se le había atribuido desde la Ilustración.

La distinción entre sujeto y objeto; y la definición de relaciones externas entre ambos, es como la distinción entre causa y efecto en la mecánica de Newton. Es verdadera dentro de los límites de nuestra vida cotidiana; pero se llena de paradojas a velocidades muy altas o a tamaños muy pequeños; como sucede en la mecánica cuántica.

En sociología también las relaciones cotidianas entre sujetos que compran y venden pueden entenderse con reglas simples. Pero las relaciones sociales y con el entorno tienen consecuencias incontrolables e impredecibles, independientemente del grado de conciencia y voluntad de los implicados. No comprenderlo puede que lleve a nuestra especie a la extinción. Por eso es tan importante que estos sociólogos hayan dado los pasos que estoy intentando aquí resumir.

El peligro del “sujeto histórico
Considerar que la relación social es más sustancial que un individuo tiene un peligro: el de considerar que el grupo es un sujeto. El caso histórico más conocido es el de Carlos Marx, que convirtió la clase social en sujeto de la historia. Y más en concreto, el proletariado. Ésta es una forma de idealismo tan peligrosa o más que la del idealismo filosófico anterior. Porque una clase social es una categoría; una idea. Lo mismo que Dios como ser aboluto.

sujeto_histoticoSiguiendo el “materialismo histórico“, Lenin dijo que no había que confundir el conjunto de obreros (que sería similar al conjunto de patatas en un saco) con el proletariado como sujeto consciente de la historia. Pero esa afirmación resultó ser una estafa. Porque en la práctica, el sujeto de la historia de la Unión Soviética no fue el proletariado ruso, ni el Partido Comunista de la URSS, sino Stalin: una persona de carne y hueso que se hizo con el poder absoluto. Lo mismo sucedió en China, en Cuba y ahora en Corea del Norte. Tampoco el “capital” o el “capitalismo” son sujetos de ninguna relación. El capitalismo es un sistema de relaciones, pero  -por sustanciales que éstas sean- no constituyen un sujeto consciente capaz de tomar decisiones y ejecutarlas.

Del movimiento a la institución
Todos los movimientos tienen una duración. institucion faraonExisten en la historia, tienen una historia y cuentan su propia historia. Pero, sobre todo, están limitados por un ciclo de vida: nacen, se desarrollan y mueren. Casi como un ser vivo. Una relación de pareja puede durar unos días o toda una vida. Un imperio puede durar varios siglos. Pero tarde o temprano llega su fin.

institucion_Pio XIIEn el amor de pareja, el enamoramiento suele dar paso a la institución del matrimonio. Los movimientos políticos se transforman en partidos y algunos dan lugar a la constitución de Estados nacionales. Los movimientos religiosos se institucionalizan en Iglesias jerarquizadas.

La fase de estado naciente es turbulenta y a menudo impredecible. Pero poco a poco se van repitiendo unos comportamientos y abandonando otros. Empiezan a aparecer rutinas y reglas (algunas de las que ni siquiera se habla). En los movimientos de muchos miembros se va estableciendo un orden jerárquico. Las asambleas van perdiendo poder en favor de un grupo más y más reducido; uno de cuyos miembros consolida su poder de líder sometiendo o eliminando a sus competidores. En una palabra, el movimiento se institucionaliza.

La guerra como institución
bastillaEn el curso de la historia humana, lo que empezó como movimiento de solidaridad se convierte a menudo en una lucha a muerte contra los otros; los extraños, los extranjeros: el enemigo. Y es que nada une tanto como un enemigo común. Tanto la fuerza del amor como la fuerza del odio forjan los movimientos colectivos. Y las insurrecciones se convierten en guerra.

napoleon_vienaLa guerra es la institucionalización del movimiento armado. La toma de la Bastilla fue un movimiento popular de los parisinos movilizados por el hartazgo hacia el poder establecido y la falta de pan. Pero pocos meses después, la naciente República ya estaba en guerra con los estados vecinos. Y así surgió Napoleón y el ejército nacional más poderoso de su tiempo.

Notas del autor
(1) Ver El origen de la magia en el niño es clave para comprender la magia y la comunicación humana.

– Ver también El acto de magia: el Prestigio, donde el ilusionismo desarrolla de la magia del niño.

– Ver también que La magia, puede convertirse de blanca en negra.

(2) Ver Jaspers: La situación límite, antesala del estado naciente.

(3) Con Mao Zedong Cuando uno se convierte en dos, se elimina al otro.

(4) Como en toda experiencia trascendental, tras El salto metafísico, hay que volver a tierra.

(5) Ver Posibilidades negadas.
.

(6) Cuando hay algo por lo que resistir, es posible encontrar una salida. Viktor Frankl: en busca del sentido.

(7) Ver Gregory Bateson: La pauta que conecta.

(8) Ver Goffman: marcos de referencia aportan sentido al contenido.

(9) Ver Luhmann: el poder, como selección de posibilidades, puede aumentar la libertad del subordinado.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Alberoni: estado naciente

  1. Me ha parecido maravilloso tu post. Esta vez no te haré preguntas. Cada vez que me surgía una, la contestabas en el siguiente párrafo. ¡Qué gustazo!

    • Fue uno de los primeros posts que empecé a escribir y no conseguía terminar, porque crecía en todas direcciones (y ahora quiere enlazarse a casi todos los posts de este blog). Me encanta que una persona haya llegado a leerlo entero. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s