evolución

Memoria de la vida

caminante-machado
Estos versos de Machado
me han perseguido de por vida
derrota tras derrota
exilio tras exilio.
Y ahora es cuando comprendo
que estoy y no estoy de acuerdo
porque el camino que hacemos
es para los demás.
.

Este post es la continuación de dos: Uno se convierte en muchos
.
y Muchos se convierten en uno.

.

microcuevasÉrase una vez, cuando aún no existía la vida en el planeta, que el agua se movía con gran fuerza entre rocas submarinas, empujada por la rotación de la tierra, más veloz que la actual y por la atracción de la luna, más próxima a la tierra que ahora. Ya se sabe que el agua siempre se abre paso y aquellas aguas penetraron en las rocas fragmentándolas y abriendo infinidad de galerías microscópicas. La mitad del agua de los mares discurrió por esos pasadizos. Si hubiese existido entonces un poeta, hubiese podido llamarlos “caminos bajo la mar”.

Pero por aquel entonces no había poetas, ni humanos, ni plantas ni animales, ni siquiera seres vivos. Había sustancias químicas, curiosas y salvajes a las que nadie había puesto nombre, pero que hoy conocemos con los orgullosos nombres de hidrógeno y dióxido de carbono. Estos dos gases no se habrían cruzado fácilmente en la inmensidad de los mares. Pero en estos minúsculos apartamentos rocosos (de las “chimeneas alcalinas”), se encontraron y emparejaron.

glucogeno

Biomolécula de glucógeno

De su combinación surgieron complejas moléculas orgánicas. Y esa reacción produjo además energía suficiente para provocar otras reacciones que incorporaron metales a las cadenas de moléculas. Este fenómeno se repitió muchísimas veces por debajo de los mares. Y así surgió el ARN y poco después, la vida.

Esta hipótesis de Michael Russell(1), parcialmente demostrada en lo que llevamos de siglo, sustituye el dilema de qué fue primero, si el huevo o la gallina, por el dilema de si fue primero la yema o la cáscara, el marco o el contenido. Y la respuesta sería: el marco (2).

Como muchos millones de años después, los caparazones de animales muertos habrían de servir de caparazón a otros individuos. Y mucho más tarde, los humanos habitaron cuevas, antes de empezar a construir sus propias casas.

celula_membranasEn el origen de la vida, las rocas porosas de las chimeneas alcalinas, sirvieron de marco, hogar y caparazón de alquiler a las antepasadas de las primeras células. Esa protección facilitó la formación de uniones moleculares complejas. Al final del proceso, las nuevas células vivientes aprendieron a formar su propio marco: su doble membrana. Esto es, su propia casa-submarino, que les permitió independizarse y salir a navegar.

La memoria, el marco y el camino
La memoria es persistencia. Pensamos en ella como algo que se guarda y permanece en el tiempo hasta ejercer su acción o influencia en el futuro. Pero para que algo sea preservado, debe protegerse. Las células están protegidas por sus membranas. Los animales, por su piel. Los humanos también por sus vestidos, casas y ciudades.

La memoria, pues, no es sólo ni en primer lugar lo que se guarda, sino el vacío, el hueco del cajón en que se guarda. Entonces ¿dónde se encuentra la memoria? No en un sitio, sino en muchos. La naturaleza no tiene un disco duro. Su memoria está dispersa, como esas cavernas microscópicas en las que surgió la vida. Dispersa, repetida, multiplicada por doquier. Y conectada en una red de mil y un caminos. Para entender la memoria, primero hay que entender qué es un camino: tendremos que volver a Machado.

El camino como memoria
El agua abrió caminos y pequeñas cavernas en las rocas. Por esos caminos transitó el agua del mar; y con ella fluyeron sustancias químicas que, se aposentaron, formando las primeras células vivas.

ADN_animationEsas células construyeron su propia memoria: las cadenas de ARN primero y ADN después. El ADN es un camino capaz de reproducirse a sí mismo y de dirigir la construcción de nuevos seres vivos. Camino, hueco, molde capaz de hacer copias.

Tenía pues razón Machado al decir que al andar se hace camino. Pero estaba equivocado al decir que ese camino se pierde como “estelas en el mar”. No se pierde del todo porque es descubierto, reencontrado por otros. caminante_huellasMi amigo Alberto me explicó que desde el caserío en que vivía, contemplando la colina cubierta de hierba que se elevaba ante él, veía cómo a veces pasaba un caminante. Y días después pasaba otro y empezaba a percibirse un atisbo de sendero, que parecía atraer a otros caminantes. Así se crea un camino.

La naturaleza es “bricolera”, pues aprovecha todo: lo reutiliza. Y ¿qué es la memoria sino reutilizar algo que sucedió en el pasado? Mejor será decir, de algo que “pasó” por allí. La memoria es lo pasado que permanece y nos atrae facilitándonos el paso. Es la puerta que se nos abre al futuro. Y también un camino que se abre para los demás.

De niño me impresionaba la precisión con que mi madre recordaba hasta los menores detalles de sucesos del pasado. Me explicó que Doña Asunción -su maestra- le había enseñado a utilizar la asociación de ideas. Cuando había algo que no quería olvidar -un nombre, un lugar o una fecha- pensaba en otras cosas que estuviesen relacionadas con aquello. Tiempo después lograba encontrarlo, por un camino o por otro.

Resumiendo
Primero es el marco, un espacio que ha quedado vacío y que puede alojar otro contenido. Un marco vacío contiene posibilidades, porque su concavidad es una matriz. Es gentil(3) y pregnante(4), preñable. Está diciendo –Aquí estoy. A su manera está comunicando un sentido(5): llamando a un contenido.

El marco es protector. Pero debe permanecer abierto(6) a los demás. Porque si se cierra por fuera se convierte en prisión; y si se cierra por dentro, en depresión y a la larga en una tumba(7).

marcos_animEn la medida en que permanezca abierto, un marco es un camino; o una encrucijada de caminos. Las personas son caminos. También quienes han muerto pero permanecen por el vacío que nos han dejado. Por las historias que sobre ellos compartimos. Nuestros recuerdos son caminos. Algunos se han vuelto invisibles, tapados por la maleza. Hay que des-encubrirlos para poder transitar por ellos(8).

MachadoNuestra vida es el camino que cada uno de nosotros crea al recorrerlo. Al andar se hace camino y aún sin volver la vista atrás, quedará la senda que tal vez otro pueda volver a pisar. Doy gracias a Antonio Machado por obligarme a pensar en ello.

Este post continúa en Memoria del cerebro.

______
Notas

los diez inventos(1) Michael Russell 1989. Ver la historia completa en el libro de Nick Lane: Los diez grandes inventos de la evolución.
.

(2) Ver Goffman: marcos de referencia
.

(3) Acerca de la gentileza como apertura al estado naciente, ver Alberoni: estado naciente.

(4) Ver Pregnancia: más allá de la Gestalt.

(5) Ver El sentido del ser.
.

(6) Ver Abierto y cerrado.
.

(7) Ver Estancamiento: lo negativo paralizante.

(8) Ver Negatividad fecunda: el valor oculto.

______
Acerca de las conexiones

Las conexiones como pizcas elementales de sentido que construyen el universo.

Las Conexiones en modo Menor podrían estar en el origen de la música y del lenguaje.

El sentido de ser director de orquesta se manifiesta en el brillo de la mirada de músicos y oyentes.

Preguntas y respuestas se suceden en la música y el lenguaje de los niños aún antes de saber hablar.

La vida en dos tangos, uno alegre y otro triste.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Memoria de la vida

  1. Sólo tú podías aunar a Machado con el inicio de la vida en el planeta. Y te lo agradezco porque así el vértigo es menor. Y no creo que estés en desacuerdo con Machado si tienes en cuenta que el poema lo escribió en un estado de desolación, poco después de la muerte de Leonor. ¿Podría explicar esto que su “camino” hubiese quedado ahora convertido en “estelas en el mar”?
    Gracias, José Luis por esta preciosa trilogía.

    • Claro que mi desacuerdo no es tan grande. Me identifico totalmente con él en su desolación que también he vivido. Pero también he vivido la esperanza y la sensación de que el sol vuelve a salir por la mañana. Cuando ves a esa niñita que corretea a tu alrededor puedes pensar: -No lo he debido hacer tan mal. Y eso es comprender y aceptar que la vida sigue.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s