dimensiones, redes

Dimensiones de la realidad

hipercubo_3D_250¿Cuántas dimensiones tiene la realidad? Más de las que podemos ver o imaginar.
Se trate de constelaciones de estrellas o de lo que pasa en una pareja, cualquier historia real(1) tiene muchos lados.

La historia natural de nuestro universo comenzó -según las narraciones más recientes- en el Big-Bang, la gran explosión inicial. Todo empezó en un punto; en la dimensión cero de la existencia. Si existió algo antes, no podemos saberlo, ni tan siquiera preguntarlo, porque en ese punto cero tampoco existía el tiempo y carecería de sentido decir “antes”. Lo que sí tiene sentido es preguntar por lo que sucedió “después” (2).

La gran explosión creó el espacio-tiempo y la existencia en sus diversas dimensiones.

Los científicos discuten sobre aquellos sucesos iniciales, cuyo rumor llega como un eco desde los confines del universo, hasta los radiotelescopios del pequeño planeta que habitamos.

Pero voy a saltar algunos miles de millones de años, hasta el momento en que ya existían planetas como el nuestro con agua y una atmósfera que nadie intentaba respirar; y vientos huracanados y olas inmensas -pues la luna estaba más cerca- mientras los volcanes arrojaban fuego y los terremotos plegaban la corteza terrestre.

La historia de la Tierra transcurría sin espectadores ni historiadores capaces de contarla, ni sacerdotes que encontraran explicaciones tranquilizadoras.

Y no obstante, esa historia natural se parecía en algo a una narración, a una obra de teatro o a una película de las actuales. O se parecería más bien a una serie de TV con muchos episodios repartidos en varias temporadas.

En un teatro o en TV las historias tienen tres actos: Presentación, Nudo y Desenlace; como describió Aristóteles hace 23 siglos.

Pero donde no hay espectadores, sobra la presentación y las butacas, la taquilla y los acomodadores. Entonces el teatro sin espectadores queda reducido a dos actos: nudo y desenlace.

nudo-gordiano

Alejandro cortando el Nudo Gordiano

El nudo gordiano
No nos dejemos apresar por las palabras. Un nudo no es una cosa, sino un problema “imposible”. Tal vez sea un macguffin, la madre de todos los problemas, que descubrió Hitchcock. Un lío que hay que deshacer, aunque sea cortando por lo sano. Y en ese caso, ya tenemos una historia.

La historia mínima es un encadenamiento de dos sucesos conectados de alguna manera. Si no, carecerían de sentido y no formarían una historia.

Cuando los humanos -o cualquier animal- presenciamos dos sucesos consecutivos, solemos creer que esa sucesión tiene sentido(3), que entre ellos hay una relación causa-efecto, o que forman una historia. Por eso los niños, en cuanto empiezan a hablar, piden que les cuenten historias o les lean cuentos; incluso el mismo cuento, una y otra vez, porque le encuentran sentido. Estamos hechos así, animales y personas, porque en muchas ocasiones, lo que sucede tiene sentido y hasta nos va en ello la vida.

sentidoAún lo que sucede por azar nos parece que tiene sentido -porque cuando algo sucede por azar, luego trae consecuencias; y eso ya sabemos que no es por casualidad. Por eso nuestro cerebro y hasta el sistema nervioso del más humilde gusano, están diseñados para captar el sentido: para comprender las historias que nos cuenta el universo en que habitamos.

Un nudo imposible que finalmente se deslía, es una historia pero sigue siendo un caso particular. Debemos dar un paso más para llegar al fondo, aunque eso nos lleve a buscar ayuda en la Filosofía.

Spinoza y Hegel
El humilde pero gran filósofo Spinoza(4), escribió que toda determinación es una negación. Que es como decir que en toda conexión hay algo que se aniquila o que se cierra como un nudo. Años después, Hegel, otro gran filósofo, dio mucha importancia a esa idea, convirtiéndola en fundamento de su concepción dialéctica de la historia. Y llegó más lejos, al descubrir que cuando algo es negado (vaciado, aniquilado o cerrado), algo nuevo (superior o más complejo) puede sobrevenir. O sea, que lo viejo se destruye, pero a la vez, de algún modo se conserva en lo nuevo. Es lo que significa “aufheben”: en alemán: preservar y superar.

Una tríada de dos
Lady Di dijo que tres son multitud y tenía razón. Pues con dos basta para poner el mundo en marcha y para descarrilarlo. Lo que se conoce como “tríada de Hegel” (5) es la estructura de una historia en tres actos, esto es, con espectadores. Pero el tiempo no necesita espectadores para hacer su trabajo. Pero, como he dicho, estamos hablando de dos sucesos, de dos “negaciones”, una sobre otra.

Dimensiones de la trascendencia
Cuando el espacio se separa del tiempo, es decir, en el primer acto del Big-Bang, el punto desaparece en la línea, y se conserva en ella multiplicado hasta el infinito. Nace así la primera dimensión.

Asimismo la línea desaparece en el plano, pero se conserva en él como infinitas líneas posibles. Y así también imagino que nuestro universo tuvo por un instante dos dimensiones.

Cuando el plano se parte en dos (doblándose sobre sí mismo), nace un universo en tres dimensiones. Y para sobrevivir en un mundo en 3D, los animales desarrollaron ojos más o menos parecidos a los nuestros.

Desde las tres dimensiones, el universo no ha dejado de doblarse y desdoblarse, pero ya no nos es posible verlo. No tenemos ni idea de cuántas dimensiones tiene. Tal vez miles o millones.

Para moverse en un mundo multidimensional, no serviría de nada el tener más de dos ojos. Para eso los animales desarrollaron un cerebro(6) cada vez más complejo. Porque un cerebro está preparado para procesar la complejidad. Esto es, para reconocer situaciones complejas y tomar en ellas decisiones adecuadas.

El cerebro humano es el objeto más complejo del universo conocido. Y lo estamos haciendo aún más complejo por dos vías:

Por una parte, al prolongarlo con ordenadores (incluidos los móviles) que nos sirven de prótesis del cerebro individual.

Y por otra, porque al conectarnos en redes globales, estamos construyendo una inteligencia de enjambre, como la que tienen las abejas y hormigas, pero a un nivel muy superior, cuyo alcance se nos escapa.

Resumiendo este post
Toda historia se despliega en dos momentos que se suceden en una especie de diálogo.

Esa sucesión AB se repite ABABAB… en un ciclo que parece el mismo, pero que siempre es distinto. Como una música que se desarrollase creando nuevos temas y variaciones sin fin.

Ese proceso ininterrumpido tiene dos momentos: en el primero, el espacio se cierra doblándose sobre sí mismo, dando lugar a un nudo o situación sin salida (contradictoria o paradójica). A ese momento sigue otro en que la situación sin salida se abre a una nueva dimensión que trasciende las dimensiones del marco anterior. Sólo somos capaces de percibir o imaginar tres dimensiones, aunque por experiencia llegamos a reconocer que existen muchas más.

Sorprendentemente,  lo que es un problema insoluble en un espacio de n dimensiones, puede ser un juego de niños al tener en cuenta una nueva dimensión n+1. De cómo el arte se anticipa en la investigación de estos misterios, trata el post:
La “campesina rusa” de Malévich
_____
(1) Este post es continuación de Historia real y narraciones.

(2) Tras haber escrito lo anterior, me entero de que unos científicos han propuesto una hipótesis de lo que sucedió “antes” del Big-Bang: El colapso de un universo de 4 dimensiones hasta un punto (0-dimensional) que, al expandirse, lo estaría haciendo en 3 dimensiones. Los agujeros negros serían el residuo de colapsos similares.

(3) Ver El sentido de este blog.
.

(4) Ver Spinoza: Toda determinación es negación.

(5) Ver La tríada hegeliana.
.

(6) Ver La red neuronal de nuestro cerebro.

Ver también Memoria del cerebro.
.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Dimensiones de la realidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s