dimensiones

La “campesina rusa” de Malévich

Malevich Cuadrado rojo 250pxConocida por un nombre más modesto: “Cuadrado rojo”. Pero me gusta más “Campesina rusa”, [y mejor sería campesina roja] que en 1915 se salió del marco, entre una revolución que destronó al Zar y otra que entronizó a Stalin. Y que vivió sobre todo en la imaginación de aquellos artistas rusos que querían cambiar el mundo.

Pero ¿qué es esta pintura?: Un cuadrado rojo distorsionado sobre un fondo blanco. Wikipedia Malevich Cuadrado rojo 1026px 1915A este cuadro no se le puede poner un paspartú(1) porque ya trae uno puesto. Parece mal dibujado; con prisas. Algún adulto os diría: “Eso lo hace mejor mi hijo de cinco años”. Sí; el niño tal vez, pero no el padre, que se ha vuelto incapaz de ver lo que no salta a la vista.

Este cuadro ha sido pintado para implicar al espectador. Para animarle a ver más allá de lo evidente. Claro que toda obra de arte pretende lo mismo; preguntar a cada espectador: “Y tú ¿qué eres capaz de ver aquí?”

Malévich pintó este cuadro en su investigación del suprematismo que inició en 1912. Y sabemos cuáles eran sus intenciones. Buscaba el movimiento en sus pinturas, pero no un movimiento mecánico y evidente, sino puesto por el observador en su imaginación. Sabemos pues que el cuadrado rojo se está moviendo. Pero ¿cómo se mueve? ¿Desplazándose por la superficie blanca del lienzo o saliéndose del plano?

En la animación superior de la página he acentuado la distorsión del cuadrado para que se aprecien mejor sus tres lados irregulares (superior, derecho e inferior). Podrían ser líneas de fuga de una vista en perspectiva. Este cuadrado parece escapar de la superficie de dos dimensiones para entrar en el espacio tridimensional del espectador.
gafas_anaglifoEl efecto puede apreciarse mejor con unas gafas anaglifo 3D(2).

meninas_cuboSi dispones de estas gafas, puedes usarlas también para ver la versión de Las meninas de Velázquez en 3D (3) . Aquí el enorme lienzo que aparece a la izquierda, parece salirse del cuadro por delante. Velázquez no sólo quería que el contenido de su pintura pareciera tridimensional, sino que ese espacio continuase fuera, del lado del espectador; para dar la sensación de que lo más importante del cuadro estaba fuera: incluyendo al Rey que contemplaba la escena (y, por extensión, a cuantos desde entonces la contemplamos) (4).

En otros posts de este blog me he referido a lo abierto y cerrado (5) en el arte, así como a la pregnancia (6). Estos conceptos permiten adentrarnos en lo incompleto del arte, que necesita de un espectador humano. Y recíprocamente, del ser humano a quien el arte le facilita trascender lo incompleto de su existencia: el salto metafísico(7) a un marco distinto(8), con nuevas posibilidades.

hipercubo_animadoSon términos inusuales, pero necesarios para acercarnos a la complejidad de la existencia: cómo comprender nuestra situación desde fuera, colocándonos imaginariamente en un punto de vista exterior, desde una nueva dimensión. Y ¿cómo es posible hacer eso, si vivimos en un mundo de 3 dimensiones y somos incapaces de imaginar un objeto de 4 dimensiones? (9)

Bueno, es cierto que el espacio que habitamos tiene 3 dimensiones. Pero los problemas que afrontamos en la vida pueden tener una, dos, tres dimensiones o muchas más.

Por ejemplo, a menudo tendemos a creer que una situación difícil tiene una dimensión (que una meta es demasiado lejana o que algo va tardar demasiado en suceder. Pero el problema que parecía insoluble en esa única dimensión se resuelve al dividirlo en fragmentos; o aún más fácilmente, al considerar una dimensión social, con la intervención de otra persona. Esto es pasar de la línea al plano (de 1D a 2D).

Lo descubrieron los antiguos griegos, al toparse con los números irracionales, los cuales habitan en el plano, pero no en un segmento de recta(10).

Y asimismo hay problemas que no pueden resolverse en dos dimensiones y, sin embargo son fáciles pasando del plano a un espacio  tridimensional(11).

Los problemas existenciales suelen tener más de 3 dimensiones; quizás miles, y ni siquiera sabemos cuáles son relevantes y de cuales se puede prescindir.

Sin embargo, los seres vivos han evolucionado para responder a un universo complejo como el que habitamos; desarrollando maneras de conectarse(12), de comunicarse entre sí. Reflejando la complejidad que les rodea en patrones “sociales”. La culminación de esta auto-organización es el cerebro. Pero también las bacterias y las plantas se organizan mediante mensajes químicos, aunque carezcan de cerebro. La vida misma es un lenguaje ininterrumpido.

Que yo no pueda ver más de tres dimensiones, no significa que mi cerebro no sea capaz de tratar con ellas. No lo sabe, pero lo hace. Las conexiones entre neuronas (y las conexiones sociales entre insectos y entre humanos) crean espacios (marcos) multidimensionales.

Y el cerebro humano es la organización más compleja que existe en nuestro planeta. Ha evolucionado con los homínidos, junto con los instrumentos materiales y los lenguajes, dando lugar a la cultura humana (las culturas humanas). Con todo ello los humanos estamos influyendo cada vez más activamente en la evolución. Esto es, trascendiendo nuestra condición originaria de seres físicos, biológicos o animales.

La ciencia nos lleva a entender racionalmente cada vez más las reglas del universo y aplicarlas en tecnologías para dominar nuestro entorno.

El arte nos permite trascender estéticamente lo evidente para penetrar creativamente en lo posible. Los artistas perforan los espacios limitados, abriéndolos a nuevas dimensiones y ayudándonos a sentirlas, a vivenciarlas como nuestras.

Con su investigación estética, el artista se sitúa más allá de la ciencia, por delante de ella, abriendo caminos. Los mayores científicos del Renacimiento también eran artistas.

relevosGuiados por la intuición de que había algo más allá de lo que sus ojos veían, “visible” para la imaginación. La investigación estética y la investigación científica avanzan pasándose el testigo, como en una carrera de relevos.

Pero esa carrera también nos conduce al abismo. Cuanto más sabemos mediante la razón y la ciencia, mayor es la estupidez de nuestro comportamiento. Cuanto más podemos mediante la tecnología, mayores y peores monstruos creamos. Cuanto más sensibles nos hacemos en un aspecto, mayor es nuestra insensibilidad hacia otros y más posibilidades negadas (13) generamos.

Claramente falta otra pata, otra dimensión. Para unos es la religión. Para otros la espiritualidad. Para otros, la compasión, empatía o pregnancia social. Entendiendo que nuestro “prójimo” incluye no sólo a los “próximos” sino a los que vienen del otro lado de fronteras políticas, sociales y biológicas.

Sin esta dimensión, la campesina roja de Malévitch permanecería invisible, reducida a una posibilidad negada por los tiranos de cada época.
_____
(1) Paspartú: Orla o recuadro de cartón o de tela que se coloca como margen entre un dibujo, pintura,fotografía, etc. y su marco.

gafas_anaglifo(2) Las gafas anaglifo (Rojo-Cyan) dejan pasar la luz rojiza por el ojo derecho y las verdi-azules por el izquierdo. Se encuentran por menos de 2€ en Amazon, por ejemplo.

(3) Este anaglifo pertenece a la web de Pedro Montero: http://www.pedromontero.com/

(4) Ver Las Meninas como caja metafísica.

(5) Ver Abierto y cerrado.
.

(6) Ver Pregnancia: más allá de la Gestalt.

(7) Ver El salto metafísico.
.

(8) Ver Goffman: marcos de referencia.
.

hipercubo_animado(9) Si un objeto de 4 dimensiones (por ejemplo un hipercubo) penetrase en nuestro universo, lo veríamos como un cubo o bien como un poliedro distorsionado, que cambiaba de forma al desplazarse por el 4º eje que nos falta a nosotros.

(10) Por eso escribieron en la entrada de la Academia de Atenas: “Aquí no entra quien no sepa geometría”. De estro trataré en un próximo post.

(11) Y por eso también se desarrolló la geometría analítica, que permite estudiar el comportamiento de espacios multidimensionales aprovechando la potencia creciente de los ordenadores actuales.

(12) Ver Gregory Bateson: La pauta que conecta.

Ver también Conexiones.
.

(13) Ver Posibilidades negadas.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “La “campesina rusa” de Malévich

  1. Después del “geolodía”, y tras las primeras informaciones recibidas por un geólogo sobre la formación de La Gomera, empiezo a creer que el cerebro humano tampoco es para tanto… Al lado de los 80 millones de años de formación de una isla partiendo de un volcán a 3000 metros bajo el mar, nosotros somos unos “parvenus”. Y nuestro cerebro también. Quizá se desarrolle con más prisas, y por ello quizá de manera más chapucera e inestable. Enfin, que ahora, más que con amor al prójimo me siento con amor a la tierra. O al menos con mayor respeto. ¿Pasará? No sé. Quizá después de las elecciones…. De momento voto por el complejo plutónico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s