Pensamiento oriental

Yin: lo oculto femenino

sol_sombraEn el último medio siglo el símbolo del Yin y el Yang se ha hecho muy popular en occidente. Pero creo que el sentido del Yin -el lado oscuro, blando o femenino de la naturaleza- sigue siendo un gran desconocido.

Posibilidades negadas
Algo se convierte en indecible, de lo que no se habla, que no se ve, porque se mira hacia otro lado. Entonces hasta las personas se vuelven invisibles. Pero ¿por qué sucede eso? No sólo porque en la naturaleza existan cosas invisibles a nuestros sentidos. Es porque en el mundo social está mal visto sacar ciertos temas que se han convertido en tabú.

El tabú no se da sólo en las tribus animistas. Existe en las sociedades actuales, urbanas, donde parece que todo esté expuesto a la contemplación pública. Y aunque existan libertades públicas y derecho a la información. Porque la censura la ejerce también cada uno y, especialmente, el grupo social sobre sus miembros. La familia, el grupo de amigos, los compañeros de trabajo. Acerca de aquello de lo que no se habla, y que no conviene suscitar, si uno quiere seguir siendo aceptado por el grupo.

Wolfang Iser(1) difundió el concepto de “posibilidades negadas” en su libro “El acto de leer” (1976). Se refería a países europeos en el siglo XVIII. Y a cómo las novelas de ficción trataron de esos temas de los que nadie hablaba, facilitando el que los lectores los concibieran como posibles.

Esa es la función del arte y en particular de la ficción y la poesía: desocultar lo invisible. Pero debemos atrevernos a llegar más lejos.

La luz ciega
Entre los tabúes más persistentes en la historia humana, están los relacionados con la condición de mujer y con la homosexualidad. Si hay una constante en las diversas culturas de la especie humana, es el machismo.

Pieter_Bruegel_ciego 150Para decirlo de manera simbólica: el sol en ascenso del “hombre” extiende una oscura sombra sobre los no-hombres. Ese es el fundamento de las posibilidades negadas: la luz nos permite ver, pero el exceso de luz nos ciega.

La revolución neolítica
En la prehistoria humana hubo una gran revolución cultural: la neolítica(2). Sucedió en Oriente Medio. Los recolectores empezaron a no-comer todas las plantas que les servían de alimento, destinando los mejores frutos para semillas. Los cazadores empezaron a no-comer todas las piezas que cazaban, reservando los mejores ejemplares para su reproducción en cautividad(3).

Las tribus de cazadores-recolectores se asentaron en los territorios de sus cosechas, convirtiéndose en agricultores-ganaderos. Su cultura material cambió profundamente. Y también su mente; porque muchas cosas nuevas (que hasta entonces habían sido sólo femeninas) adquirieron una importancia central en sus vidas: los ciclos de la vida y de su reproducción. Y, por extensión, los ciclos del cielo, de las mareas, de la luz y oscuridad. Todo se conectaba de una manera nueva. Y de manera especial, lo invisible se conectaba con lo visible.

Por eso hablamos justamente de aquello como de una revolución.
origen y expansion agriculturaLa evolución cultural humana se aceleró. En unos pocos miles de años, la nueva cultura se extendió por todo el planeta.

El tamaño importa
Mauricio Anton_Homo ergasterLa condición de las hembras homínidas había empezado a mejorar millón y medio de años antes, con el Homo Ergaster: un homínido con menos peso y corpulencia, capaz de andar, saltar y correr muchos kilómetros.

El mundo de los machos cazadores seguía siendo –y más que nunca- el de los grandes espacios abiertos al sol. origen_lenguajeY el mundo de las hembras, el del cuidado de las crías y la recolección de plantas comestibles, en espacios reducidos y más protegidos(4). Pero con la reducción en la diferencia de peso y altura entre machos y hembras, los machos perdieron probablemente el dominio absoluto en la elección de pareja. Las hembras empezaron también a seleccionar al macho del que tener descendencia.

Hace nueve mil años, la revolución neolítica dio otro importante salto en la condición de la mujer, cuando lo femenino, ya bien diferenciado en el mundo de los cazadores-recolectores, se convirtió en el centro de la vida material y social. La sabiduría femenina de lo próximo, del nacimiento, reproducción, enfermedad, muerte y vida de los muertos en el recuerdo de los vivos, se convirtió en sabiduría de la sociedad.

Aunque no por mucho tiempo.

Empieza a escribirse la Historia con H de Hombre
En las mismas cuencas de Oriente Medio donde se inició el neolítico, la situación social cambió muy de prisa. La enorme fertilidad del suelo producida por las inundaciones periódicas de los grandes ríos (Tigris, Eufrates y Nilo) produjo excedentes alimenticios que hicieron posible la aparición de nuevos grupos humanos: guerreros y sacerdotes.

Las poblaciones crecieron protegiéndose con murallas y se jerarquizaron con un rey al frente. Los nuevos reyes necesitaban guerreros que asegurasen su poder. Pero también conocimientos para penetrar en los secretos de lo invisible, y funcionarios que administrasen el reparto de alimentos y de tierras después de cada inundación anual: es decir, sacerdotes y escribas. Los sacerdotes crearon dioses a su imagen y semejanza. Seres jerarquizados a imagen de las jerarquías humanas, con dioses machos que dirigían el cielo y la tierra desde lo invisible.

Eso sucedió en todas las zonas del mundo donde hubiera campos fértiles que facilitasen excedentes con los que alimentar a guerreros y sacerdotes. Todo encajaba. Y esa nueva armonía reasignó el papel de la mujer, reduciéndolo a la condición de madre y concubina.

Las pocas mujeres que llegaron al poder sacerdotal fueron pronto eliminadas hasta del recuerdo. Se convirtieron en posibilidades negadas.

En Persia y Egipto los reinados se convirtieron en imperios. Todos estaban presididos simbólicamente por reinos celestiales dirigidos por dioses machistas creados por los hombres.

Se empezó a escribir la historia, pero en esa historia las mujeres no existían o estaban reducidas a un apéndice del hombre, como en el denigrante mito judeocristiano en que la mujer es creada a partir de una costilla de hombre.

Qué quedó del neolítico
Muy poco. En las montañas donde el cultivo de plantas y animales estaba reducido a la familia, permanecieron costumbres, tradiciones e historias transmitidas oralmente e incluso lenguas (como la vasca), que con los siglos fueron más o menos reemplazadas por las culturas de los imperios helénico y romano en occidente.

En China, la ausencia de una escritura fonética retrasó la unificación lingüística, conservándose durante tres mil años la tradición oral y la escritura logográfica(5). Los conceptos fundamentales del Taoísmo -el Yin y el Yang- conservaron no sólo su definición sino el sentido, la pregnancia (6) estética de su origen neolítico.

influencia azul_548Y así lo creativo oscuro y femenino no se perdió totalmente, a pesar de una estructura social no menos jerarquizada y machista que las de occidente. Aunque para seguir esta pista habrá que esperar al post de la semana que viene.

_____
(1) Ver Wolfang Iser: el acto de leer.

(2) La expresión “revolución neolítica” se la debemos a Gordon Childe (1941). Ver: Neolítico

(3) Ver Negatividad fecunda: el valor oculto.

(4) Ver Conexiones en modo Menor.

(5) Ese sistema de escritura similar al maya y egipcio, se dio También en Corea y Japón.

(6) Ver Pregnancia: más allá de la Gestalt.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s