Pensamiento oriental

I Ching: la Influencia

I_Ching_Influencia_animLa influencia es la forma femenina del poder. O quizás sea lo opuesto del poder y asimismo su complemento: el poder inteligente, autolimitado para tener futuro.

Hace tiempo que quería escribir sobre el I Ching, uno de los libros más antiguos del mundo (1200 aC). Pero me retenía su complejidad y el temor a simplificarlo. Porque el I Ching es a la vez un instrumento de adivinación y un compendio de sabiduría china.

I-Ching libroHay que empezar diciendo que I Ching se traduce como “Libro de los cambios”. Y está bien llamarle “libro”, porque eso parece el ejemplar que está sobre mi mesa. Pero también se podría decir que es un instrumento para ponerse en situación.

En este blog se habla mucho de situación 1 y de sentido 2. Ambos son inseparables y fundamentales desde el existencialismo. Pero ya hace 3.000 años los chinos empezaron a pensar en ellos; y sus ideas fecundaron el taoísmo, el budismo3 y el confucionismo.

astrolabioInstrumento para reconocer situaciones
Para mí es un instrumento a medio camino entre el astrolabio4 y el ordenador. Su función no es calcular el movimiento de las estrellas, sino construir modelos de la situación existencial y sus posibles líneas de evolución.

Se basa en un marco5 muy simple en apariencia; que parte de la unidad (Tao) 6, la cual tiene dos lados: uno claro (Yin) y otro oscuro (Yang), cuya interacción produce el devenir, la evolución en que se crean y destruyen los seres y sucesos particulares.

En términos modernos, la existencia podría entenderse como unidad (un punto de dimensión cero) o multiplicidad de entes particulares con varias variables y dimensiones. Podemos acercarnos a su comprensión, desplegándola en una dimensión: lo oscuro-luminoso (o blando-duro, húmedo-seco, receptivo-activo, femenino-masculino, cóncavo-convexo, abierto-cerrado, negativo-afirmativo, etc). eje yin-yangÉste sería el eje yin-yang, los valores extremos de la primera variable del I Ching; la más antigua7.

Cubo_trigramasEl segundo despliegue en esta historia se hizo sobre dos nuevos ejes8. Lo que construyó un espacio en tres dimensiones. Un cubo de ocho vértices, que en terminología del I Ching se conocen como trigramas:

0,0,0trigrama_000La tierra, lo receptivo, oscuro, húmedo, blando (yin).
0,0,1trigrama_001La montaña, aquietamiento, movimiento cíclico.
0,1,0trigrama_010El agua, lo abismal, sin límites, el peligro.
0,1,1trigrama_011El viento o la madera que se abren paso suavemente.
1,0,0trigrama_100El trueno, lo que retumba anunciando algo.
1,0,1trigrama_101El fuego, ilumina o da calor adherido a otro.
1,1,0trigrama_110El lago, sereno, limitado, alegre.
1,1,1trigrama_111El cielo, lo creativo, brillante, duro, seco (yang).

El siguiente despliegue se produjo al relacionar las ocho tríadas entre sí, lo que produjo 8×8 = 64 combinaciones. hexeract_515Esto es, un hipercubo de 6 dimensiones, que en geometría actual se denomina hexeract. Tiene 64 vértices y está formado por 240 cuadrados y 160 cubos, unidos por 192 conexiones (aristas). Esa es la complejidad del I Ching en términos matemáticos. La imagen adjunta es una proyección sobre el plano; una de las muchísimas que podrían hacerse 9.

Ni centro ni jerarquía
Aunque en esta proyección parece que haya un centro, su elección es arbitraria. Podría serlo cualquier vértice del hipercubo. Tampoco hay jerarquía alguna: depende del punto de vista del observador.

Esa es su mayor diferencia con cualquier modelo de la filosofía occidental. Durante casi veinte siglos la filosofía ha estado dominada en occidente por la teología cristiana, seguidora de Platón y más exactamente de su discípulo Plotino (250 dC), que representa el universo material y espiritual como un orden jerárquico presidido por Dios.

Lo curioso es que todas las sociedades post-neolíticas, desde los primeros reinos persas, han sido jerarquizadas y duramente machistas. Incluida China. La antigua cultura china (y aún la actual) está saturada de despotismo, de sumisión del inferior al superior y de la mujer al hombre. Esto se aprecia claramente en los textos del I Ching. Gran parte de esos comentarios son inaceptables en las modernas sociedades fundadas sobre la igualdad de derechos de los ciudadanos.

A pesar de ello, el pensamiento chino mantuvo un modelo naturalista, básicamente neolítico, donde todo está conectado y en perpetuo movimiento. Es una sensibilidad que en occidente no ha existido o ha sido marginada, reducida a tabúes: a posibilidades negadas10.

El I Ching podría ser considerado así como una herramienta estética. Como una obra de arte construida por el observador; igual que toda obra de arte es creada de nuevo por cada observador.

El usuario del I Ching no utiliza la lógica para entender la situación en que se encuentra: utiliza la pregnancia 11 para comprenderla -o mejor- para vivenciarla.

La montaña sobre el lago: influencia
Podemos verlo con un ejemplo. Uno de los 64 hexagramas o signos del I Ching está compuesto por el trigrama del Lago sobre el de la Montaña.

trigrama_100lago_sonrisa2El trigrama superior representa el Lago, reposa sobre algo sólido y está abierto, como un cuenco hacia arriba. Igual que un lago, el agua está contenida por sus límites y brilla como una sonrisa. Por su fundamento pertenece al Yin pero sus otras dos líneas son Yang.

trigrama_001montaña1El trigrama inferior es su contrario. Representa la montaña. Por su base es Yang, pero sus otras dos líneas son Yin. El movimiento que caracteriza al Yang está aquietado, estabilizado, es cíclico. Tiene forma de mesa, de casa, de un cuenco hacia abajo. O de una montaña, que parece quieta pero contiene vida vegetal y animal.

montaña3I_Ching_Influencia_2Al encontrarse los dos signos, la montaña se abre por arriba creando un hueco para contener el agua dando forma al lago. El agua por su parte se adapta  al hueco de la montaña sin precipitarse al abismo. Es un encuentro que genera mutua simpatía. El I Ching le llama la influencia porque el Yang (masculino) se abre sometiéndose al Yin (femenino). Y éste se vuelve alegre y luminoso dando  sentido al Yang.

Y le llama también el cortejo, porque cada parte se adapta a la otra recibiendo lo que le falta y dando a la otra lo que necesita. Pero podríamos también decir que representa un movimiento social en estado naciente12, antes de institucionalizarse. Como el enamoramiento correspondido o la amistad.

Consultar el I Ching es pues como mirar un cuadro o escuchar una obra musical. Tiene que ver con recuerdos personales, como el sabor y la textura de la magdalena de Proust13. Eso es la pregnancia, el fundamento de la experiencia estética. Por eso creo que estamos ante una herramienta estética de inteligencia espiritual14.
_____
(1) Ver Situación e ideas salvajes.
.

(2) Ver en este blog los posts acerca del sentido.

(3) Ver Budismo Zen y estética existencial.

astrolabio(4) El astrolabio es un buscador de estrellas; permite calcular su posición. Fue utilizado por los antiguos persas para construir mapas de los movimientos de las constelaciones celestes.

(5) Ver Goffman: marcos de referencia.
.

(6) Ver Tao, el sentido.
.

(7) Habría que representarlo en un círculo, o mejor en una hélice. Pero de eso tratará el próximo post.

(8) Hasta donde sé, esos dos ejes no se han explicado. Aunque sí su resultado en 8 variables, como miembros de una familia formada por padre, madre, 3 hijos y 3 hijas, que no aclara mucho sobre situaciones posibles actualmente (30 siglos después).

hexeract_video(9) Aquí puede verse una animación del Hexeract (Hypercubo 6D).  El desplazamiento en el tiempo del punto de vista del observador, permite experimentar las distintas formas que toma en el mundo 3D al que estamos habituados.

(10) Acerca de posibilidades negadas, ver Wolfang Iser: el acto de leer.

(11) Ver Pregnancia: más allá de la Gestalt.

(12) Ver Alberoni: estado naciente.

(13) En En busca del tiempo perdido, Proust revive un episodio de su infancia, suscitado por el sabor y la textura de una magdalena mojada en el té.

(14) Ver Inteligencia espiritual.

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “I Ching: la Influencia

  1. Gracias por esta amplia informacion sobre el I Ching. Alguna vez había jugado con amigos a consultarle algún asunto, pero nunca me había detenido a pensar en el I Ching. Y el caso es que te hacía reflexionar sobre el tema planteado.

    • No eras la única. Jung dice en el prólogo a la traducción inglesa que al consultarlo le parecía estar conversando con otro ser vivo. También nos sucede con algunos personajes de ficción. Que nos parecen tan reales (o más) que quienes nos rodean. Y que saben mucho de nuestra vida. Por eso creo que la verdadera naturaleza del I Ching es estética. Como cualquier obra de arte.

  2. Llevo unos años teniendo interés en la filosofía taoísta, y me parecen muy interesantes tus posts. Además algo que me rechinaba de este pensamiento era una tendencia machista y de sumisión del inferior al superior, y en tus post lo expones de una forma clara y natural, evidenciándolo. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s