estética

Posibilidades negadas

silbando4Los antropólogos estudiaron los tabúes que encontraron en culturas lejanas, consideradas primitivas. Pero tabúes existen en todas las sociedades humanas y son pilares de todas las culturas. Lo que no se nombra y hace que muchos desvíen la mirada para no enterarse.

Este post recorre los diversos enfoques recogidos en este blog, relacionados con posibilidades negadas.

El concepto de posibilidades negadas fue establecido por Wolfang Iser en 1976 en su libro El acto de leer.

Los sistemas sociales generan posibilidades virtuales y, en la práctica, las niegan. Los vencedores reescriben la historia eliminando de ella a los vencidos. Hegel se refirió a ello como las páginas en blanco de la historia. Pero no sólo lo hacen los vencedores, sino toda clase de verdugos con sus víctimas.

Institucion2Los movimientos sociales comienzan en estado naciente y, si sobreviven, se estabilizan y solidifican convirtiéndose en instituciones.
La institucionalización es un cierre que facilita la resistencia a los cambios que el tiempo trae consigo.

Porque en toda institución se diferencian dos posturas: la progresista, que intenta cambiar la institución adaptándola a los nuevos tiempos y la conservadora, que defiende los logros del pasado plasmados en esa institución. En defensa de esta postura se llega a evitar hasta el pensar en alguna posibilidad de cambio.

La muralla o el círculo de tiza
circulo_carretasEn el origen de toda institución se construye un cerramiento. Puede ser algo físico como una muralla, un cercado o un círculo de carretas.
circulo_tiza1
O tan intangible como un  círculo de tiza, que rodea lo que el grupo considera esencial. Pero sea lo que fuere, para los humanos tiene toda la fuerza de un símbolo.

El círculo no sólo encierra cosas reales, actos, personas y sucesos. Sobre todo encierra posibilidades realizables.

Lo posible se expresa a veces en palabras, en mandatos o prohibiciones. Un cierre afirma lo que incluye e, implícitamente, niega todo lo demás, excluyéndolo del pensamiento. Lo sabemos desde Spinoza.

Por otra parte (para el hemisferio no dominante de nuestro cerebro) toda negación es como una afirmación. Y ahí tenemos un misterio; la base de muchos problemas y su solución. Una parte de nosotros es lógica y racional, pero no es humana, sino fría y eficaz como una máquina. Y la otra, es como la de otros animales y, por sí misma, tampoco llega a ser humana.

Lo que nos hace humanos (y salvajes y sociópatas despiadados), es la manera en que convive en cada uno esta doble  y contradictoria naturaleza humana.

Las posibilidades negadas en Freud

FreudA finales del s. XIX, Sigmund Freud descubrió que trastornos psicológicos como la histeria eran producidos por conflictos en la mente. Utilizando conceptos de la ciencia en boga por entonces, lo explicó como análogo al vapor que pugna por salir de una caldera (el inconsciente), pero es contenido por una fuerza represora a la que llamó super-yo. La represión de esos impulsos inconscientes los mantiene fuera de la conciencia (más o menos), pero a la larga causa enfermedades como la neurosis.
Freud fundó el psicoanálisis y la psiquiatría moderna cuando apenas se empezaba a conocer el cerebro. Ahora, un siglo después, no necesitamos pensar en máquinas de vapor para entender que una parte del cerebro impone sus reglas a la otra parte. Nos hemos habituado a convivir con la realidad de los conflictos y la represión mentales, como con los conflictos sociales y políticos.

La influencia de Freud se extendió a otros ámbitos. En 1941 Winnicott definió como encuadre un conjunto de normas en el proceso psicoanalítico. Bateson partió de ahí para desarrollar un concepto más general de marco; en el cual se basó Goffman para formular su teoría del framing; y en ésta, Lakoff para su teoría del storytelling. Veremos más sobre ellos en este post.

El poder abre posibilidades y las niega

El cierre y apertura a lo posible no sólo tiene que ver con el proceso del conocimiento. También con el poder. Niklas Luhmann definió el poder como una selección de posibilidades realizables.
marco posibilidades negadasAl seleccionar unas posibilidades, el poder también cierra otras; porque todo marco produce ambos efectos. Excluye lo que queda fuera, convirtiendo las posibilidades más allá de ese horizonte en posibilidades negadas.

En el post anterior a éste, veíamos que en el curso de las investigadores sobre cerebros escindidos, Michael Gazzaniga descubrió que, cuando estos círculos (“comecocos”) se mostraban cerrados en un círculo, el hemisferio dominante del cerebro (que se ocupa del lenguaje y la lógica) no percibía las figuras ilusorias Contornos ilusorios_80x80(ese rectángulo formado por los espacios vacíos entre los 4 círculos). Eso significa que esa parte del cerebro cierra las formas sobre sí mismas, negando la posibilidad de considerarlas como partes de una totalidad mayor.

Y esto sucede sólo en los humanos. Los animales siempre están abiertos a cualquier configuración posible.

La cartera en el suelo

circulo_carteraOtro sorprendente experimento de psicología social permite comprobar que los viandantes se comportan de manera distinta ante una cartera abandonada en el suelo, cuando a su alrededor se traza un simple círculo de tiza. Sin el círculo, la cartera abandonada es recogida por el primero que la ve. Pero si la cartera se encuentra en medio de un círculo dibujado alrededor, casi todos los que pasan, la miran y siguen adelante. Es como si la cartera estuviese protegida por una señal, la cual no sólo aporta un significado, sino que lo proclama en público.

El marco en Bateson y Goffman

Como he apuntado más arriba, en 1954 el antropólogo Gregory Bateson se basó en el concepto de encuadre procedente del psicoanálisis, para construir su propio concepto de marco.

En 1975, el sociólogo Erving Goffman se basó en ese concepto de Bateson para desarrollar su teoría sobre los marcos de referencia en las relaciones sociales.

Recuperando las posibilidades negadas

Iser publicó en 1976 su libro El acto de leer, sobre el papel activo del lector ante la literatura de ficción. Aunque no se refirió a Goffman ni al concepto de marco, no sólo definió las posibilidades negadas, sino también cómo son recuperadas en la narrativa de ficción.

Con ejemplos del s. XVIII analizó el comportamiento del lector al completar las historias contadas, no sólo como posibilidades imaginadas, sino como posibilidades realizables.

Un notable ejemplo del s. XIX sería Madame Bovary, de Flaubert, publicada en 1857, al poner en evidencia las posibilidades negadas a las mujeres acerca de sus propios deseos y sentimientos.

La tesis de Iser revolucionó la comprensión del acto de leer literatura. Más tarde, Lakoff desplegó las consecuencias de la narrativa sobre la ideología política en su libro “No pienses en un elefante” (2004).

Y esas consecuencias llegaron aún más lejos, porque son aplicables a todas las artes y a los fenómenos estéticos en general. Lo que sucede en el acto de leer no es esencialmente diferente del acto de escuchar música o de contemplar una pintura o escultura.

El arte restituye posibilidades negadas

Precisamente un escultor, Jorge Oteiza, amplió el concepto de pregnancia, partiendo de la psicología de la Gestalt y de su aplicación en la escuela de la Bauhaus en los años 1920.
De él aprendimos algunos lo que constituye el núcleo del racionalismo abstracto y, por extensión, del arte y el fenómeno estético en general.

Un ejemplo es esta “campesina rusa” pintada por Malévich. Muchos adultos dirán al verla, que “eso” lo pinta también su hijo de cinco años. El niño sí, pero el padre de ese niño no. Y ahí es justamente donde reside el problema.

El efecto de la música en Lenin y su negación

Para Lenin, la emoción que le producía la música era una debilidad “burguesa”; un obstáculo para completar su proyecto revolucionario. Por eso intentó negarla. Y lo que él intentó, su sucesor Stalin lo llevó a la cumbre de la perfección.

Posibilidades negadas a lo largo de la historia

La sexualidad ha sido durante siglos un terreno de juego preferido donde negar posibilidades: El papel de las mujeres en la familia y en la sociedad. El deseo sexual de las mujeres. La identidad y derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales.

Y con independencia de sexos, los derechos de los esclavos en todas las épocas. De los afroamericanos en EEUU. De los emigrantes y exiliados en la actualidad. De los judíos en las sociedades cristianas durante siglos. Y de los palestinos en la sociedad actual israelí. De los señalados como objetivos de terroristas en zonas de conflictos étnicos o religiosos.

En todos esos casos se repiten las mismas escenas. Mientras unos asesinan o queman vivos a los niños, otros miran hacia otro lado murmurando: “Ellos también…”

En tales situaciones, para cambiar las cosas hay que empezar por atreverse a mirar la realidad de frente. Mirar al otro a los ojos (y también tener suerte para poder contarlo, y animar a otros a hacer lo mismo).

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Posibilidades negadas

  1. Magnífico repaso para los que hemos suspendido en junio. ¡Gracias, José Luis! Y yo que pensaba que tus neuronas estaban temporalmente amustiadas por el calor estival…
    Al releer tu post sobre Alberoni no he podido evitar pensar en las idílicas elecciones plebiscitarias de Artur Mas, por un lado, frente a la defensa de la santísima Constitución momificada por parte de Rajoy.

    • Muchas gracias, Maite. Esta máquina de hacer conexiones parece que funciona. Después de años indagando en la pregnancia, encuentro que lo que la hace humana es su conflicto (o complicidad) con la lógica. ¿Les pasará lo mismo a Artur Mas y Rajoy?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s