entradas, redes

El mundo pequeño

Nuestro universo es arracimado(1). Cosas y personas se amontonan en unos pocos lugares, separadas por inmensos vacíos. Sin embargo, la naturaleza tiene trucos capaces de convertir lo inabarcable en un “mundo pequeño”.
ciudades_noche

Como a veces sucede, este misterio empezó con un desengaño amoroso. El joven Steven estaba enamorado; pero cada vez que se acercaba a la chica, ella se alejaba de él. Y cuando él, entristecido, se alejaba, era ella quien se le acercaba.

Steven no sabía mucho de relaciones de pareja; pero, como buen estudiante de matemáticas, se propuso desentrañar el problema a base de ecuaciones.

Por experiencia sé que uno puede pasarse la vida formulando ecuaciones, pero al despertar el problema seguirá ahí. Como decía mi abuelo cuando una vez al año iba a confesarse: “Cuando yo quiero, ella no quiere; y cuando ella quiere, yo no quiero”.

Es que hay enigmas en el universo tan difíciles de resolver desde la ciencia como desde la religión.

Steven Strogatz no encontró la solución matemática de su problema; pero, con tanto buscar, en 1998 encontró la ley que le hizo famoso y hoy se conoce como el fenómeno del mundo pequeño. La expresión viene de cuando alguien viaja a un país lejano, donde conoce a otra persona y, en la conversación, ambos descubren con sorpresa que tienen un amigo común. Es cuando suelen exclamar: “¡Qué pequeño es el mundo!”

mundo_pequeño
.
Esta animación representa el fenómeno: dos poblaciones alejadas y sin relaciones entre sí. En cada una de ellas todos se conocen, como quienes conviven en un mismo barrio. Pero entre una población y otra  nadie se conoce. Y, sin embargo, basta que una sola persona establezca una relación con alguien de la otra comunidad, para que todo cambie. La conexión de un solo personaje entre miles, puede crear una intermediación. Y entonces, lo que eran dos redes desconectadas entre sí se convierten en una(2).

En otras palabras, el marco de cada situación se expande hasta abarcar a la otra, creándose un nuevo marco  que integra a ambas(3).

Este fenómeno no sólo se da entre personas. Los insectos en busca de comida aseguran el intercambio sexual y la diversidad genética entre plantas alejadas entre sí(4).

microcuevasAsimismo hace mil millones de años, las moléculas dispersas en los mares de nuestro planeta se encontraron en galerías microscópicas de rocas alcalinas del fondo del mar haciendo posible la formación de moléculas más complejas que acabaron dando origen a la vida(5).

Siempre es la misma historia aunque cambien los personajes. El azar y el tiempo juntos hacen milagros. Pero Steven Strogatz descubrió que en el azar también hay héroes que abren caminos al futuro.

Hermes_cabezaLos antiguos griegos que eran sabios porque se fijaban mucho, nos transmitieron historias de dioses, héroes y exploradores. Hermes(6) fue un dios famoso por sus travesuras; porque no podía estarse quieto. Conectaba lo que estaba lejano y desconectado. Fue el mensajero entre dioses y humanos. Y como he contado en otro post, patrono de ladrones, contrabandistas, comerciantes y un sinfín de oficios.

Daniel_BooneEl centauro es otro ser mitológico, mitad hombre y mitad caballo. Representa, como Hermes a los seres fronterizos. Como Marco Polo o esos exploradores con chaqueta de flecos comanche y pantalón de la caballería. Vistos como traidores a ambos bandos, pero imprescindibles en situaciones límite(7).

Resumiendo, el universo está amontonado en unas zonas y separado en otras por inmensidades vacías. Las distribuciones regulares son muy raras y casi siempre artificiales y efímeras. Pero bastan unas pocas conexiones al azar para que lo disperso adquiera consistencia y regularidad. La red se ordena a sí misma y se produce entonces algo nuevo, con formas más complejas; que resultan más predecibles en algunos aspectos, aunque más impredecibles en otros.

Fundamento de la pregnancia

mundo_pequeño_marcosEl potencial creativo de la naturaleza no es que carezca de límites, es que trasciende cualquier límite. El fenómeno del mundo pequeño es capaz de desbordar todo marco o contexto existente. Sólo necesita tiempo.

Los mismos fenómenos del mundo pequeño reaparecen en partículas elementales, en moléculas, en células vivas, en organismos y en las neuronas de los cerebros.

Estéticamente, al fenómeno del mundo pequeño le llamamos pregnancia (8). Es nuestra capacidad de conectar (y conectarnos) con aquello que no es evidente; que parece no tener nada que ver con el asunto. De esta manera los artistas son centauros fronterizos que exploran lo desconocido. O lo que, por harto conocido, nos hemos vuelto incapaces  de percibir.

Todo está a la vista. Y es más sencillo de lo que parece, pero hay que tener el valor de mirarlo. Como decía Jorge Oteiza en una exposición de arte urbano: “Abrid las puertas y todos a la puñetera calle, a ver que sois capaces de encontrar ahí fuera”.

No sé si Steven descubrió finalmente el intrincado enigma que le impedía encontrarse con su amada. Podría haber aplicado la ley del mundo pequeño, e irse a una ciudad lejana para ser encontrado por la persona que iba a amarle. A mí me funcionó.

_____
(1) Ver Conexiones.
.

(2) Ver Negatividad fecunda: el valor oculto.

(3) Ver Goffman: marcos de referencia.
.

(4) Ver Erotismo de las flores.
.

(5) Chimeneas alcalinas operativas fueron descubiertas en el centro del Atlántico en el año 2000. Ver Ciudad pérdida. Ver también en este blog:
Memoria de la vida.

(6) Ver Hermes: el que desenreda.
.

(7) Ver Jaspers: La situación límite.
.

(8) Ver Pregnancia: más allá de la Gestalt.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s