cerebro, entradas

Pensar

Escultura de Rodin

Auguste Rodin: El pensador (1881)

Pensar es poner la mente a trabajar. Un maestro que te enseña a pensar con claridad es tan importante como tus padres; porque no hay herramienta más valiosa, ni de mayores consecuencias, que el pensamiento(1).
.

.
Pensar es un trabajo de construcción. Como cuando un niño construye un edificio con piezas; o más tarde, una máquina con ruedas y engranajes. nino-construccionSólo que en el pensamiento, esas piezas no son físicas: son ideas que están en la mente, aprendidas de otras personas. Significados de palabras que usamos al hablar con los demás: “casa”, “mesa”, “esperanza” o “libertad“.

Al pensar, construimos en la mente un modelo coherente de alguna parte del mundo que conocemos; que ya existe realmente o que podría llegar a existir. Si tiene sentido, es una historia. Si puede ser verdadero o falso es un pensamiento (una propuesta).

Pensar e imaginar son dos actividades que nos distinguen como humanos. Las dos se necesitan y funcionan juntas en la vida, en el trabajo, en la ciencia y en el arte.

burrosdecarga_africaHasta el siglo pasado solía decirse que si un adolescente no aprendía a pensar, sería un burro toda su vida. Eso era verdad, en el sentido de que tendría que trabajar llevando cargas pesadas de un lugar a otro. Pero hoy en día, ni siquiera queda ese consuelo; porque las máquinas están reemplazando a las personas.
robotlegged-squad-support-systemTodos los trabajos que puedan ser realizados por una máquina, dejarán de solicitarse a los humanos (2). Porque las máquinas no piden un salario, ni comen ni duermen. Hoy ya sobran millones de personas; y cada año que pase sobrarán más. Al decir que sobran, quiero decir que pueden ser despreciadas, rechazadas, abandonadas o masacradas, como ya lo están siendo en distintas zonas del mundo.

Al pensar nos hacemos preguntas: ¿Por qué sucede esto? ¿Qué sucederá si hago eso? Al hacernos una pregunta estamos planteando un problema. Y luego buscamos una solución que resuelva ese problema. Algunas soluciones son verdaderas y otras son falsas. También hay problemas que no tienen solución, porque la pregunta está mal planteada. Y otras que es imposible aplicar en la realidad. O que pueden tener consecuencias terribles si llegan a aplicarse. Pero pocos suelen pensar en las consecuencias.

¡Ajá!
9_ptos_anim2A veces la solución surge sin pensar. A esto se llama situación “¡Ajá!” (3) porque la solución llega como una inspiración; como cuenta la leyenda que sucedió a Arquímedes mientras se bañaba preocupado por un problema al que debía encontrar respuesta y gritó ¡Eureka! (¡lo encontré!). Pero habitualmente hay que trabajar mucho buscando la solución antes de encontrarla. Por eso dijo Einstein que su trabajo científico se componía en un 10% de inspiración y en un 90% de transpiración (y es que hay que sudar  mucho pensando, probando, experimentando… y equivocándose y volviendo a empezar.

Cuando nuestros antepasados empezaron a pensar

caballos_corriendoLos animales también aprenden, aunque no piensan. Aprenden de los fenómenos que se repiten. Cuando una cría de caballo se encuentra con una tormenta en el monte, por primera vez, su cerebro separa (“abstrae”) el olor del ozono y un poco después, cuando empiezan los truenos y rayos, conecta ese olor con la tormenta; y también con el comportamiento de la manada, que sale galopando monte abajo. La siguiente vez que huela a ozono, el caballito también sabrá que se acerca una tormenta y huirá para ponerse a salvo(4).

manos_hueso_aniCuando nuestros antepasados homínidos empezaron a utilizar instrumentos, y más tarde a construirlos, aprendieron que un hacha corta y separa(5); realiza un proceso de abstracción sobre objetos reales; por ejemplo, el romper un hueso, facilita alcanzar la médula, que otros animales no podrían conseguir con sus dientes. La médula es un alimento rico en las proteínas que necesita el cerebro; y que en muchas generaciones fue aumentando su tamaño hasta hacerse humano.

excalibur2Los viejos enseñaron a los más jóvenes a fabricar esos instrumentos. Hace poco más de un millón de años, la bifaz se convirtió en la principal herramienta para todo: cortar, rascar, cavar tierra, talar árboles, tallar huesos y madera, descuartizar la caza y filetear la carne (6).

narrando historias325x325El lenguaje humano (7) fue otro gran paso para llegar al pensamiento. Los sonidos de la voz formaron cadenas de señales que permitían traer sucesos consecutivos a la imaginación, transformándolos en historias que transmitían a otros miembros del grupo. Así los viejos contaron sus experiencias a nietos y éstos a los suyos (8).

historia-rupestre250En la misma época, hace 40.000 años, nuestros antepasados ya eran como nosotros: su cerebro y sus genes eran humanos. Y no sólo contaban historias, sino que las pintaban en los muros de las cuevas que habitaban. Y seguramente desde mucho antes, cantaban, danzaban y actuaban, representando acontecimientos importantes y expresando sus emociones compartidas.

Pensar con responsabilidad

cuneiformeHace diez mil años, en oriente medio (el creciente fértil) los humanos descubrieron la agricultura y la ganadería y empezaron a construir ciudades. Los pensamientos empezaron a escribirse. Primero con signos para contar las piedras y ladrillos usados para edificar. O los sacos de grano necesarios para alimentar a muchos constructores y soldados.

figuras_geometricasEste fue el comienzo del pensamiento abstracto: y con él, de la aritmética, la geometría y el estudio de los astros.

Un poco más tarde en Grecia, de las ideas abstractas y escritas -como el logos (de Heráclito) y el ser (de Parménides)- nació la filosofía (9).

La combinación del pensamiento abstracto con la imaginación creativa (10) y las emociones, hizo nacer las ciencias y las artes: la historia de la cultura humana.

La ciencia y el arte permite representar la realidad de maneras más complejas en la propia mente y comunicarlas a otros mediante lenguajes creados por científicos y artistas. Para los humanos aumentó enormemente la capacidad de imaginar situaciones reales o posibles. Aunque también situaciones imposibles o terroríficas e incluso hacerlas realidad.

¿Cómo diferenciar la realidad, de lo que se experimenta en la imaginación o en los sueños? ¿Cómo asegurarse de no estar dormido o bajo los efectos de delirios causados por drogas o por las emociones mismas? Y ¿cómo saber que no estás siendo engañado por alguien o por ti mismo?

No existe una respuesta simple a estas preguntas. Aprender a pensar por sí mismo y a pensar bien, requiere confiar en alguien digno de confianza. Hay que aprender a confiar; aunque también a desconfiar.

Si todo estuviese siempre tranquilo y repitiéndose, no haría falta pensar mucho. Se podría vivir como una planta o un animal. Pero en este planeta, al menos, tras la calma suele venir la tempestad cuando menos se espera. Lo inesperado e improbable hace saltar en pedazos los frágiles marcos (11) que construimos.

Y es ahí, en esas situaciones límite (12), cuando uno ya no está seguro de nada, cuando se pone a prueba la capacidad de pensar por sí mismo, sin seguir a ciegas lo que dicen los demás. En esas situaciones se pone a prueba la responsabilidad y también la valentía.

Responsabilidad, porque el cerebro humano es capaz de producir cosas buenas y también malas. Somos capaces de imaginar situaciones grandiosas y también horribles. Y cuando nos disponemos a convertir nuestras ideas en realidad, podemos acertar o cometer grandes errores. Podemos imaginar el cielo mientras estamos creando un infierno. La historia humana está lleno de tales paradojas; quizás porque la contradicción está en nuestra naturaleza, heredera y superviviente de demasiadas luchas despiadadas.

oveja-negraY hace falta valentía, porque es más fácil seguir como una oveja al que manda, aunque nos conduzca al matadero. A veces hay que tener el valor de ser la oveja negra del rebaño. Todos los grandes pensadores se han atrevido a ir contra corriente.

Por eso, la gran pregunta es: quién queremos ser. Quién quiero ser yo como individuo; y quiénes queremos ser como especie responsable de la vida en este pequeño y frágil planeta.

No creo que el pensamiento, por sí solo, pueda contestarlo. Pero puede ayudarnos a buscar respuestas, junto con el poder de la imaginación humana, de que disponemos apenas nacemos. Y con la compasión que heredamos de otros mamíferos.

____
(1) Este post está dedicado a Carmen Haro en Ecuador y a todas las maestras y maestros que enseñan a niños y adolescentes a pensar. Ver comentarios.

bauman(2) Descubre en este vídeo la charla de Zygmunt Bauman. Ha fallecido unos días después de publicar este post. Es uno de los grandes maestros que nos enseñó a pensar. Lo hizo hasta su último aliento, comprometido con el presente y futuro de la humanidad.
.
(3) Como ejemplo de “solución ¡Ajá!”, ver el Problema de los 9 puntos

(4) Acerca de cómo los animales se anticipan, ver La Neurona que conquistó el Tiempo

(5) Acerca de la construcción de herramientas en la hominización, ver Homínidos: golpe a golpe

(6) Ver La bifaz: herramienta estética
.

(7) Ver Lenguaje: el otro como instrumento

(8) Ver Contando historias
.

(9) Sobre el surgimiento del pensamiento abstracto, ver Irracionales…

(10) Ver ¿Creatividad en la educación?
.

(11) Ver Goffman:marcos de referencia
.

(12) Ver Jaspers: La situación límite
.

Anuncios
Estándar

8 thoughts on “Pensar

  1. A menudo, cuando uno cree que no tiene solución, es porque ha enfocado el problema en un marco inadecuado. Pero también hay casos en que el remedio es peor que la enfermedad…

    • ¿Quizá algunos problemas no tienen solución porque porque la solución racional choca frontalmente con la solución emocional del individuo? ¿Cuál sería el marco adecuado: el racional o el emocional?

  2. Ramón, mejorando lo presente, es uno de los pensadores más precisos y certeros que podemos leer y oír en esta España de charanga y pandereta.

  3. Karmele dice:

    Gracias, José Luis, me ha parecido extraordinario. El artículo en sí, y todas las referencias. Y me ha parecido especialmente bello (en el sentido del lado bueno del que también es capaz el ser humano) precisamente hoy que empieza (o se intensifica) una era más que temible.

    En cuanto al marco emocional o al marco racional, y a las posibles soluciones de los problemas, creo que ya lo planteas al hablar de la confianza en alguien (y la desconfianza en otro alguien, también), la responsabilidad de pensar por uno mismo, y la valentía. Y Ramón Andrés, también en esa línea, habla de compromiso con el otro, con la humanidad.

    Creo que Vaclav Havel lo sintetizó con estas palabras: “La salvación de nuestro mundo se encuentra en el corazón de las personas, en su humildad, en su responsabilidad y en su capacidad de reflexión”.

    Muchas gracias, José Luis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s