entradas

El sentido de ser humano

odissey-detalle¿Tiene algún sentido existir aquí ahora?
.
.
.
.

Cuando iniciaba este blog escribí un post intentando explicarme qué andaba buscando. Preguntas sobre el sentido de cuanto bulle fuera y dentro de mí mismo(1).

caminante_huellasAhora, al detenerme y contemplar las huellas de mis pies sobre la arena, parece que tengan algún sentido… Pero no estoy nada seguro. Quizás fueran las preguntas lo que tuviera sentido, más que las respuestas.

Todo sucede en el tiempo. Y todo tiene un comienzo. Sé con bastante precisión que las estrellas que vemos empezaron a existir hace 13.000 millones de años. Comenzaron como un punto que explosionó, creándose el tiempo y el espacio. Aquella gran explosión -el Big Bang– hoy continúa expandiéndose.

¿Tiene eso algún sentido? La experiencia que tenemos de explosiones es bastante negativa. Una explosión destruye lo que existe alrededor. Lo único que crea es destrucción, muerte y desolación. Pero cuando nada existe ¿qué puede ser destruido? Me parece que la explosión no es el mejor ejemplo para imaginar lo que sucedió y que sigue sucediendo; ni menos para encontrar su sentido.

onda-estanqueTodos hemos arrojado alguna vez una piedra al agua en calma de un estanque. Cuando la piedra alcanza el agua empieza a vibrar en ese punto, produciendo una onda que se expande en círculos concéntricos.

Lo mismo sucede con el sonido, la luz e incluso las cosas que parecen más sólidas. Y las partículas subatómicas que sustentan la materia y energía en todo el universo.

ondaLas ondas que vemos formarse en la superficie del agua, se producen en un espacio de dos dimensiones. La pulsación de la cuerda de una guitarra produce el mismo efecto -o sea, una onda- pero en un espacio de una sola dimensión. ondaNo vemos esa onda, porque se mueve demasiado de prisa. Pero en cambio, sí la oímos. Ni tampoco vemos la onda que se forma en el aire de un tubo de órgano o una flauta. Pero la oímos, como una nota que varía según la longitud del tubo.

La música es una buena ventana para asomarnos a la intrincada naturaleza del universo. Mejor que una explosión. La música occidental utiliza doce notas diferentes en cada octava, que se diferencian por su frecuencia de pulsos por segundo.

Una nota Do tiene una frecuencia doble del Do anterior. Ambas suenan “igual” aunque una más aguda que otra. Sin embargo, los intervalos más pequeños se relacionan entre sí como si se encontrasen en un espacio de más dimensiones.

Dodekarat

Vista en 2D de un 12-hipercubo: dodekarat

El intervalo de frecuencias entre dos notas contiguas de un piano -un semitono- sería la distancia entre los polos más alejados de un hipercubo de doce dimensiones. Su valor es exactamente {\displaystyle {\sqrt[{12}]{2}}} = 1,059463… Lo oímos muy bien y nuestro cerebro lo reconoce fácilmente; pero es muy difícil imaginarlo, porque estamos acostumbrados a ver y tocar las cosas en un espacio 3D(2).

¿Os imagináis viajando por un espacio de doce dimensiones? Juan Sebastián Bach lo hizo. Y gracias a él podemos recorrerlo de nuevo, de un vértice a otro de ese hipercubo de nombre esotérico: el dodekaract; y sin repetir el mismo camino. Esto es lo que experimentamos al escuchar “El clave bien temperado” de Bach. Cerrad los ojos y dejaos llevar en un espacio 12D:

Como en este ejemplo, el espacio 3D que conocemos por la vista y el tacto, se despliega en muchas otras dimensiones que desconocemos; pero que gracias a la ciencia o el arte podemos vislumbrar. Aquella explosión inicial de hace 13 G-años continúa hoy arrastrándonos en el tiempo y alejándonos del centro de un universo que crece imparable, haciéndose más y más complejo. Pero ¿tiene algún sentido?

El mero transcurrir del tiempo ya nos da un primer atisbo de sentido. Porque no sólo el tiempo, también el espacio aumenta; el universo se despliega, abriéndose. Y también cerrándose sobre sí mismo. Como un respirar: expandiéndose y ensimismándose.

odissey

En homenaje a “2001 una odisea del espacio”

Al plegarse sobre sí misma, una parte de la materia-energía se encontró consigo misma y se copió. De modo tan gentil empezó la vida. Tiempo después, algunas células vivas se encontraron formando organismos. Más tarde, algunas células de algunos organismos empezaron a “hablar” con otras y con el exterior y formaron una red como Internet, construyendo juntas un modelo del entorno. Y poco después, una parte del universo abrió los ojos y empezó a aprender del pasado para modificar el futuro. De ese viaje venimos nosotros, los humanos.

No somos el centro del universo; sólo unas partículas expulsadas del centro. Tampoco somos el centro de la vida, sino una especie entre los seres vivos de un pequeño planeta en un pequeño sistema solar. Un fragmento de materia-energía que tiene vida y una vida que ha llegado a comprender, a ser consciente, poco a poco, del universo que le rodea. Y a ser consciente de sí misma. El Ser devenido consciente de su propio ser.

Las partículas de que estamos hechos vibran como lo hizo la primera partícula que existió en la hora cero de este universo. Los elementos de que estamos hechos son los mismos que los de las rocas de nuestro planeta Tierra.  Los genes que nos han construido son los mismos que alumbraron la vida en la Tierra hace cuatro mil millones de años. La evolución de la vida ha ido formando cada parte de nuestro cuerpo. Heredamos de otras especies los ojos, corazón, manos y cerebro. Estamos vivos porque nuestros antepasados remotos nos dejaron como herencia vacunados de enfermedades que nos hubieran impedido nacer y desplegaron poco a poco lo que al fin hemos llegado a ser.

Nuestro cerebro es capaz de calcular con exactitud lo que sucedió en el momento inicial del universo. Por tanto, somos la conciencia -quizás no la única, pero conciencia- de cuanto existe.

Por todo ello, aunque somos una parte minúscula del universo, recae en nosotros una gran responsabilidad. Podemos hacer lo correcto o no hacerlo. Y para hacer lo correcto hemos de descubrir qué puñetas es eso de lo “correcto“. Puede que no sea tan difícil; porque nos equivocamos tanto y tan a menudo, que parece que estemos hechos más que nada para aprender de los errores.

el-mundo-en-sus-manos

Gregory Peck y Ann  Blyth: “El mundo en sus manos” (1952)

Y porque podemos aprender, somos capaces de encontrar el sentido de las cosas. Allí donde exista un sentido, nosotros podemos encontrarlo. Y donde no exista, podemos darle sentido. Esto es tomar el timón de nuestros actos y de sus consecuencias.

Los antiguos griegos descubrieron que no somos dioses; porque somos mortales. Y eso trajo consigo una exigencia de dignidad y responsabilidad. No por el hecho de ser mortales, sino por saber que lo somos.

En este siglo XXI nos queda todavía una asignatura pendiente: qué huella queremos dejar tras nuestro paso por la vida.

_____
(1) El sentido de este blog.
.

(2)  Un segmento de recta es un hipercubo de una dimensión (1D). Un cuadrado es un hipercubo de dos dimensiones (2D). Un dodekeract es un hipercubo de 12 dimensiones. En un cuadrado cuyas aristas sean 1, la diagonal mide raíz cuadrada de 2. En un hipercubo de 12 dimensiones la diagonal medirá {\displaystyle {\sqrt[{12}]{2}}} = 1,059463…

Otros posts relacionados con éste:

Viktor Frankl: en busca del sentido.
.

El sentido de ser director de orquesta.
.

Sentido y significado.
.

El sentido del ser.
.

Saber y sentir.
.

En lo más oscuro amanece
.

El sentido en Heráclito y Lao Tse
.

Tao: el sentido
.

Los dos sentidos del lado oscuro
.

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “El sentido de ser humano

  1. Es la primera vez que viajo por el espacio con la música, la primera vez que la siento así y la he vivido como tal, qué descubrimiento, qué toma de conciencia, y vaya viaje. Ha sido fantástico. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s