Introducción al ensayo sobre la humanidad que se hizo a sí misma al construir herramientas con ambas manos

saludo tai-chi transparente colorIntroducción al ensayo publicado en el blog Estética existencial, en capítulos semanales entre noviembre de 2018 y julio de 2019. (ver Índice de capítulos).

Desde el inicio del blog en agosto 2013 fui dedicando cada entrada a un tema que facilitase comprender y compartir el sentido de la emergencia de lo humano, desde el estado actual de las diversas ciencias. Pero a medida que crecía, el blog no daba la visión de conjunto clara y ordenada que yo deseaba, sino que los temas se iban enredando.

Tardé en comprender que la tendencia a enredarse pertenece a la misma realidad que pretendo estudiar. Los humanos somos el resultado de diversos procesos paralelos de evolución biológica y cultural. Tales procesos son inseparables en la realidad. Y no tienen sólo dos ramas sino muchas más.

Las reglas biológicas del juego evolutivo cambiaron radicalmente al salir a escena nuestros antepasados homininos, descendientes de homínidos no muy diferentes de los monos actuales. Obligados por las circunstancias hace más de 2,5 millones de años, a cambiar su cómoda vida en los árboles por largas caminatas en el suelo de la sabana, sin árboles en los que protegerse de noche ni frutos con que alimentarse fácilmente todo el día. Al adaptarse a caminar, reutilizaron las manos que les habían quedado disponibles. Y al construir con esas manos herramientas materiales -y más tarde, reutilizar las mismas partes del cerebro para construir herramientas simbólicas- fueron haciéndose cargo, poco a poco, del control de la evolución. De la suya y de la de otros seres del planeta.

Lo que empezó con los homininos como cultura material de construcción de herramientas de piedra, hueso y madera, sólo podía sobrevivir si se transmitía socialmente, entre individuos que compartían una misma situación límite. Y entre generaciones que traspasaban sus experiencias de padres a hijos, de abuelos a nietos y entre unos y otros niños.

Al socializar esa cultura emergente crearon el lenguaje humano; el cual no sólo facilitó la continuidad y ampliación de su tecnología, sino que sirvió a la producción de ideas y especialmente a la narración de historias.

Las situaciones a que se vieron abocados los homininos -y en las que ellos mismos se comprometieron- les llevaron a sacar lo mejor de sí mismos y a crecer material y espiritualmente. La espiral de la evolución no sólo no se detuvo, sino que se aceleró con la cultura y la civilización, al ocupar los humanos el asiento del piloto.

Pero a medida que nuestro conocimiento crecía aceleradamente, nuestro desconocimiento y nuestros errores han sido mayores. Porque sabemos muchas cosas, pero desconocemos que no sabemos muchas más. Esto es lo más peligroso de nuestra ignorancia: la luz de nuestra inteligencia nos ciega y genera sombras muy oscuras.

Hoy tenemos ciencias y tecnología para todo. Para conocer nuestra condición humana contamos con la biología, antropología, filosofía, lingüística, sociología, psicología y ciencias del conocimiento y de la computación; las cuales pocas veces se ponen de acuerdo entre ellas o ni tan siquiera se saludan. Y eso que sus fronteras se han ido desdibujando, sobre todo en este siglo XXI en que todo se mueve a velocidad creciente.

El ensayo que aquí ofrezco, reúne conocimientos científicos actuales con hipótesis que aún no han sido comprobadas. Donde no había datos fehacientes he recurrido a la ficción, para ponerme en situación con el fin de encontrar, si no las respuestas, al menos las preguntas.

Escribo convencido que debemos atrevernos a pensar cada uno por sí mismo; a plantear preguntas y propuestas arriesgadas -siempre provisionales- con la esperanza de que alguien en alguna parte las lea y logre verificarlas o refutarlas y plantear muevas preguntas. Yo creo en esa inteligencia: la de nuestra común humanidad.

He elegido el formato en capítulos, porque me obliga a ordenar y estructurar las ideas. Estos capítulos permanecen abiertos en este blog, expuestos a la crítica, corrección y profundización.

El lector puede tomar el timón directamente, porque la licencia Creative Commons le da derecho a reutilizar gratuitamente todos sus contenidos. Mi esperanza también es que, al agregar sus comentarios en cada capítulo del libro, los lectores le ayuden  a crecer. Por ello les estaré muy agradecido.

……………………….joseluis817

Este ensayo se terminó de publicar por capítulos en el blog Estética existencial de WordPress, el 3 Julio 2019.
.
.
……..
Ver el Indice_Humanidad hecha a si misma con las dos manosÍndice de capítulos

.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s