Responsables del futuro

Angelus-novus-Klee 1920-600hLo que el Ángel Novus no puede ver, pero nosotros sí.

A lo largo de este ensayo que ahora termina, he pensado muchas veces en el ángel Novus, al que Walter Benjamin describió con estas palabras:

“Hay un cuadro de Klee que se llama Angelus Novus. En él se representa a un ángel que parece alejarse de algo que le tiene paralizado y a lo que mira fijamente. Los ojos se le ven desorbitados, tiene la boca abierta y las alas desplegadas. Pues así es como uno se imagina al ángel de la historia. Él ha vuelto el rostro hacia el pasado. Donde ante nosotros aparece una cadena de datos, él ve una única catástrofe que amontona incansablemente ruina sobre ruina y las va arrojando a sus pies. Bien quisiera él detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado. Pero, soplando desde el Paraíso, un huracán se enreda en sus alas, y es tan fuerte que el ángel ya no puede cerrarlas. La tempestad lo empuja incontenible hacia el futuro, al cual da la espalda mientras los escombros se elevan ante él hasta el cielo. Ese huracán es justamente lo que llamamos progreso”.(1)

Ahora, ya en el epílogo, creo firmemente que el espíritu de este ángel no es el espíritu humano. Nosotros no somos ángeles, sino mortales; y cuando miramos al futuro es para imaginarlo y comprometernos en él.

Con nuestra mano izquierda tocamos el presente en que se nos ha convirtiendo el pasado; y sentimos como en una nebulosa (2) las experiencias que han dado sentido a nuestra vida. Unas décimas de segundo después, con la mano derecha apostamos por determinar (3) las posibilidades de un futuro que quizás lleguemos a ver y experimentar.

Ese es el espíritu humano, nada angelical, del que me siento orgulloso. Nuestra especie tendrá un futuro solamente si sobreviven los animales y vegetales que nos acompañan en el arca de Noé que es nuestro planeta, junto con el aire y el agua necesarios para que la vida continúe en él.

Nuestro futuro no está predeterminado. Nuestra inteligencia colectiva y determinación son decisivas tanto para que ese futuro exista como para que deje de existir.

Gracias por haberme acompañado en este viaje imaginario a nuestro pasado. Ahora es tiempo de retomar el auténtico viaje al futuro que compartimos los humanos: “-¡Engage!” (4)


Ver Índice de capítulos

.


NOTAS del presente capítulo

Banjamin, Walter 158.jpg(1) El Ángelus Novus fue dibujado por Paul Klee en 1920 y comprado por Walter Benjamin en 1921. Para Benjamin representaba el sin-sentido de la historia. Se suicidó en 1940, a los 48 años, en la frontera entre Francia y España para evitar ser entregado a los nazis.
El texto de Benjamin pertenece a: “Sobre el concepto de historia“, Obras, libro I, Vol. 2 (2008) p. 310)

(2) Ver Pregnancia en la mano izquierda
.

(3) Ver Determinación en la mano derecha
.

engage_star_trek_tng(4) “¡Engage!” (¡En marcha los motores!), es la frase favorita del capitán Pickard de la nave estelar Enterprise, comprometiéndose con su tripulación al inicio de cada nuevo viaje estelar. En la animación adjunta, parece estar arrojando algo hacia delante: pero es él mismo quien se lanza al futuro.  (Star Trek. La nueva generación. 1988).


2 comentarios en “Responsables del futuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s