02. Pregnancia en la mano izquierda

mano izquierda pregnanciaLa mano izquierda se humanizó facilitando el presentir lo que estaba oculto mientras construía una herramienta.

.

En el capítulo anterior vimos que en la construcción primitiva de herramientas, cada mano desempeña funciones diferentes. Éste tratará de las funciones de la mano izquierda.

simetria bilateralLos homininos, como todos los vertebrados, tenemos simetría bilateral. Esto significa que somos casi iguales por la derecha y por la izquierda del plano sagital que atraviesa el cuerpo de arriba abajo y de delante atrás.

El cerebro, que controla el cuerpo, también está separado en dos mitades comunicadas entre sí y con el resto del cuerpo; y ha evolucionado para controlar el funcionamiento de cada lado opuesto: el hemisferio derecho se comunica con el lado izquierdo del cuerpo y viceversa.

Campo visual izquierdoEl cerebro evolucionó mucho antes de los homininos, para facilitar la caza. Los ojos evolucionaron junto con las manos. Por eso tenemos los ojos tan cerca uno del otro y delante de la cabeza, capaces de moverse rápidamente y de concentrar la vista en un objetivo situado en cualquier punto y a cualquier distancia en un ángulo de casi 180º. Esto proporcionaba una mira precisa para ajustar los movimientos y el desplazamiento en el terreno, con la posición de la presa en cada instante.

Pero la evolución también premió otra función diferente en el sistema visual de los mamíferos: la separación del campo visual al lado izquierdo y al lado derecho del cuerpo humano y su entorno.

Como se aprecia en este gráfico, la retina de cada ojo y los nervios que la conectan con el cerebro, se dividen en dos dos partes. Los nervios se agrupan en cuatro haces y se cruzan en mitad de la cabeza, reagrupándose en dos haces. El haz de nervios (rojo) que informa de la izquierda del cuerpo (y de la mitad izquierda del mundo) se conecta al hemisferio derecho; y el haz (gris) que informa de la derecha del cuerpo y del mundo, se conecta al hemisferio izquierdo.

Este lío de cables separándose y reagrupándose, sirve para asegurar dos funciones diferenciadas: Una, controlar la proximidad o lejanía de la caza. Y la otra, coordinar la vista, el tacto y el control motor de brazos y manos, para que la mano izquierda se ocupe de la parte izquierda del entorno y la mano derecha de la parte derecha de ese entorno.

Esta organización resultó muy ventajosa para los homininos, cuando tuvieron que buscarse la vida en la sabana. Gracias a ella, la mano izquierda pudo ocuparse de una piedra (la materia prima que se transformaría en herramienta); mientras la mano derecha se ocupaba de manejar el percutor: dos funciones completamente diferentes pero dialogando entre sí.

Y gracias a que los homininos hicieron eso, dos millones de años después, un pianista pudo interpretar una fuga de Bach, tocando con la mano izquierda una melodía y con la mano derecha, otra distinta. Algo que un mono nunca podrá hacer (ni yo, ni la inmensa mayoría de los humanos).

Adaptación por la izquierda al nuevo entorno

Reaccionar a lo nuevo en la caza o ante depredadores, había desarrollado funciones defensivas como agazaparse, ocultarse, protegerse, mantener la posición, moverse con cuidado y extrema precisión. Y también para anticiparse en percibir lo nuevo1: esto es, lo que aún no ha sucedido, pero es posible que suceda. En esas funciones se especializó el lado izquierdo del cuerpo. Por eso hay animales que duermen a medias, manteniendo alerta el lado izquierdo.2

Con tales cualidades, la mano izquierda y el hemisferio cerebral que la controla, pudieron concentrarse en la materia prima: esto es en la piedra o el hueso que había que transformar en hacha, cuchillo o punta de lanza. En sujetarla, colocarla en posición, enfocar la atención en el punto exacto y con el ángulo de ataque más eficaz. En definitiva, la mano izquierda se especializó en  facilitar la acción de percusión de la otra mano.

La pregnancia

Jorge Oteiza

Esas cualidades tienen que ver con la pregnancia. 3 Un concepto que descubrieron psicólogos y artistas a comienzos del siglo XX; y algunos aprendimos del escultor vasco, Jorge Oteiza, quien buscó comprender el misterio del arte tallando piedras: tarea no muy distinta de sus antepasados artesanos de África.

ramonO de los chapistas… como Ramón: un “calderero” vasco, que parecía llegado directamente de la prehistoria. Cuando le conté lo que decía Oteiza del comportamiento instintivo y rápido por la izquierda, me respondió sin dudarlo: “-Claro: ¡así hay que hacer! Mientras doy golpes con la derecha, con la izquierda voy sintiendo dónde está ya liso y dónde hay que alisar”. Y a continuación se burló de otros chapistas (a los que se refirió como “españoles”) que dejaban continuamente el martillo a un lado para palpar la chapa con su mano derecha.

Un error muy común al definir la pregnancia es confundirla con simplicidad. Porque desde tiempos de la Gestalt se dice que una forma simple como el círculo es pregnante porque es simple. Pero en entonces: siendo tan fácil decir “simple” ¿para qué llamarle “pregnante”?

Las palabras anglosajonas para referirse a la ley de la pregnancia de la forma (prägnanz, pregnancy) aluden a significados tanto de “simplicidad” y “concisión” como de preñez (embarazo). Y eso, aunque parezca extraño, está lleno de sentido.

La pregnancia tiene sentido en el tiempo tanto o más que en el espacio. Como forma fija en el espacio, se refiere a la simplicidad de formas de un círculo, triángulo o cuadrado.3 puntos Pero en el tiempo, la pregnancia nos impregna de sentido hacia esas formas simples, desde orígenes distintos, complejos o brumosos. Así podemos presentirlas. Las formas presentes en esta imagen a la derecha, están inmóviles en el espacio: son círculos incompletos. Pero presentimos un triángulo asomando entre los círculos. Como si esos tres círculos estuviesen embarazados de un triángulo.

Lo mismo sucedió cuando las piedras empezaron a ser transformadas en herramientas y armas. Esta finalidad “simple” era el punto de llegada: un objetivo a alcanzar. Pero para llegar hasta él, se precisaba la capacidad de presentir algo que latía dentro de la piedra como un feto 4: la simplicidad esencial de la dureza cortante o punzante de la herramienta que aún no estaba construida. Y de presentirlo y facilitarlo se ocupó la mano izquierda (con el campo visual izquierdo de ambos ojos, y el hemisferio derecho del cerebro que los coordinaba). Nada más y nada menos que eso. Ya entonces era eso la pregnancia. Porque aquellos artesanos no podían saberlo, pero lo hacían, como si lo supieran. Aún no tenía nombre la pregnancia, el corte, la dureza o la herramienta; pero no importaba. Pregnancia era el fenómeno que permitía a un hominino prever lo invisible oculto bajo lo evidente. Y sigue sucediendo así actualmente.

Desde comienzos del siglo XX la pregnancia define la esencia de las artes plásticas. Y aún más: la esencia del ser estético. Es decir, de los lenguajes artísticos en cualquiera de sus manifestaciones. Porque tiene sentido en cualquier arte.

Oteiza_cuboLo que nos lleva al otro sentido de la pregnancia: la impregnación en y con la obra, del propio artista y del observador 6. La persona que se impregna con sentimientos y emociones de las posibilidades que la obra artística le ofrece como tarea pendiente (el sentido que según Viktor Frankl 7 ayuda a salir de una situación sin salida).Oteiza definió el ser estético 5 como el resultado de eliminar materia expresiva de un material plástico (maleable) en el que se ha plasmado previamente una idea. Imaginemos un artista plástico eliminando materia de tres círculos para que emerja así una forma triangular, pero no del todo. O el propio Oteiza partiendo de un cubo como éste y vaciándolo en parte para aumentar su pregnancia, y con ello su valor estético, su capacidad de impregnar a otro observador humano. En eso consiste el acto de creación artística, sea sobre piedra o sobre notas musicales, en la danza o al contar una historia de ficción.

Los filósofos griegos presocráticos buscaban lo mismo: Heráclito, el Logos, el sentido que precede al orden. Parménides, la Alétheia: la sinceridad que precede a la verdad.

En el siglo XX en la Gestalt: la Pregnancia que precede a la simplicidad de la forma. Y en Heidegger, la Lichtung 8, el claro del bosque donde juega la libertad que precede a la palabra.

Hace 2.500 años Sun Tzu dejó escrito en su Arte de la Guerra, que la precisión es tan importante como la fuerza y que el no hacer es tanto o más importante que el hacer. Recordemos que en la construcción primitiva de herramientas, la precisión y el no hacer son funciones de la mano izquierda. Sin ellas no habría nacido la tecnología; ni tampoco existiría hoy la humanidad.

mano derecha determinacionEl siguiente capítulo: Determinación por la derecha, explica cómo la mano derecha se humanizó, determinando las posibilidades presentadas por la izquierda.

Para descubrir cómo el fenómeno estético de la pregnancia se convirtió en el fenómeno metafísico de la trascendencia, puedes saltar al capítulo: La trascendencia.



……..
Ver el Indice_Humanidad hecha a si misma con las dos manosÍndice de capítulos

.


NOTAS del presente capítulo

[1] Goldberg: Novedad y rutina en el cerebro.

[2] Aves y delfines duermen en un estado de alerta básica con un sólo hemisferio cerebral activo y un ojo abierto.
.
[3] Pregnancia: Más allá de la gestalt
.
.
[4] Como un feto. En el capítulo anterior pedí al lector que se pusiese en el punto de visto de un hominino, imaginando que las piedras tenían vida y dientes y que podían parir como los animales y como los humanos. Algún lector lo habrá considerado como una fábula de animales. Pero era más que eso, como ahora estamos viendo con el concepto de pregnancia.

[5] Acerca de la naturaleza del ser estético, ver  Ser estético: encuentro en la segunda fase.
.
[6] …Y también impregnación entre artista y observadores, en el teatro, la danza y la música en vivo. Como veremos en el capítulo destinado a la inteligencia social.
.
[7] Viktor Frankl: En busca del sentido
..

[8] Lichtung: el claro del bosque
.


Anuncios

6 comentarios en “02. Pregnancia en la mano izquierda

  1. ¡Extraordinario! José Luis. En esta realidad incomprensible, engañosa es menester hablar de aquello que nos vuelva buscadores de la esencia de las cosas. Ya hacía falta leer algo así. Es vital. Gracias por recordarnos.

    1. Es porque el concepto de pregnancia es difícil-difícil. Lo descubrieron los alemanes de la escuela de arte Bauhaus a comienzos del sigo XX: dos millones de años después de haberlo experimentado nuestros antepasados homininos. Imagínate lo que les costó entenderlo. Si ha atraído tu atención, el mérito es tuyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s