09. Enmarcando la situación

El marco surgido de la experiencia en construir herramientas abrió la puerta a la razón humana. Pero en un marco de relación social, la razón se pierde fácilmente.

De los capítulos anteriores se deducen dos conclusiones: la primera, que la inteligencia humana se separó como inteligencia objetiva y racional de la de otros organismos prehumanos (1); y la segunda, que esa inteligencia fue potenciada enormemente por la colaboración social (2) entre homininos de cada grupo, gracias al lenguaje.

Pero las cosas no fueron tan sencillas. Las dos vías se fundan en experiencias diferentes y difíciles de armonizar porque sus marcos existenciales son distintos.

La racionalidad siempre enmarcada

La construcción de una herramienta y su utilización tiene una misma estructura compuesta de tres partes: 1) el sujeto activo o agente; 2) el objeto pasivo a transformar en la mano izquierda; y 3) el instrumento que actúa sobre el objeto, controlado por la mano derecha. La secuencia en el tiempo es una serie de acciones repetidas con la mano derecha hasta que el objeto se transforma en herramienta. Cada parte mantiene su función en el proceso. El sujeto se abstrae de la situación existencial en que se encuentra, enmarcando su atención en una parte de la situación: el objeto.

De ese enmarcado se ocupa la mano izquierda, junto al hemicampo (3) visual izquierdo y a la parte prefrontal (4) del hemisferio cerebral derecho (situado en el lado opuesto de cada mano). En esta figura está representado el marco de trabajo y sus actores. El operario controla la situación desde fuera de ese marco. Es lo que le permite separarse como sujeto activo del objeto pasivo que está siendo transformado en ser-cortante de manera objetiva (externa) ante sus ojos. Éste es el arranque de la razón humana (del pensamiento, la tecnología y la ciencia) que le separó con el tiempo de los demás animales y del mundo físico. Todo aquí es limpio, claro, simple y reproducible sin límite.

En esta otra imagen han pasado más de dos millones de años desde la anterior. Representa la lógica matemática como teoría de conjuntos. Pero es exactamente igual: el marco en rojo delimita lo que tiene sentido, el conjunto de referencia, de los elementos que serán objeto de operaciones lógicas. Es el campo de batalla, la frontera, el terreno de juego, la escena del crimen, el escenario del drama o la comedia, el pentagrama con su clave de la obra musical, la peana de la escultura, el marco del dibujo, el contexto en la intervención del orador. El horizonte que separa lo que de verdad importa. Ha cambiado la particularidad de los contextos, pero la estructura general sigue siendo la misma que la del trabajo hominino con la piedra primitiva.

Para la razón sólo cuenta lo que está dentro del marco. Lo que queda fuera no importa y se vuelve invisible (5). Hoy en día, ese dedo de la mano derecha no empuña necesariamente una herramienta, pero indica el objeto; gracias al marco de refrencia, el dedo determina lo que va a suceder. La mano derecha puede quizás sujetar un lápiz, la batuta de director de orquesta o que pulse un botón que desencadene alguna acción o toda una secuencia de ellas. O simplemente indica, da una orden, ejecuta mentalmente una operación lógica. En cualquier caso, determina (6) unas posibilidades como realizables. y descarta otras. Aquí reside el poder transformador del mundo y la función de la mente humana racional. Éste fue el gran descubrimiento de nuestros antepasados homininos y la génesis de la historia humana.

Pero también presenta inconvenientes. El sujeto activo tiene que quedar fuera del marco para controlar (y comprender) lo que sucede dentro del mismo. Un general tiene que permanecer fuera del campo de batalla. Un científico, fuera del campo de experimentación. Un director, fuera de su orquesta. Si no lo hace así, surgen las paradojas (7). Esto se convierte en un problema; sobre todo en las relaciones sociales.

Paradojas de la relación social

Porque la relación social es una situación muy diferente a la del trabajo individual. Incluso en una sencilla relación de comunicación social entre homininos, aquí ya nada sucede como en el trabajo artesanal. Los dos son sujetos activos y a la vez pasivos; pero no al mismo tiempo. Uno de ellos permanece pasivo-receptivo, mientras el otro está activo. El sujeto activo envía un mensaje (señal o gesto) al otro. Entonces se intercambian sus papeles: el activo se vuelve pasivo; y el pasivo se vuelve activo, respondiendo con otro mensaje al primero. Esta relación ya existía entre otros animales, como los monos al gritarse o desparasitarse mutuamente para establecer lazos de amistad.

En el trabajo productivo individual, el artesano comparte alternativamente la función subjetiva-receptiva e influyente de la mano izquierda, con la función objetiva, activa y repetitiva de la mano derecha. Pero la relación social es diferente porque está formada por varios individuos que interactúan influyéndose entre sí. Y en los humanos actuales, incluso cuando uno está solo, no está del todo solo, porque en su mente siempre hay invitados.

Como vimos en otros capítulos, Los homininos descubrieron el ser nosotros como sujeto activo. Y también el ser reencontrado. Ello gracias a la experiencia del trabajo individual combinado con la colaboración social.

Pero en las relaciones sociales heredadas de otros animales, la colaboración nunca puede darse por segura. A pesar de que la socialización es necesaria para la supervivencia de un grupo, desde los organismos unicelulares (8) y en todas las especies vivas, los animales compiten entre sí. Lo hacen por varios motivos: por la comida, por el sexo, por el territorio, el liderazgo; o entre los primates, porque se enfadan, sin más.

Los sentimientos y emociones siempre están presentes en una relación social entre primates; al menos, en estado latente, como posibilidad. La relación puede ser cariñosa, afectuosa, protectora, fría, competitiva, envidiosa, de enfrentamiento o despiadada. Nada de esto lo hemos inventado los humanos ni tampoco los homininos. Lo heredamos de los homininos, éstos de los primates y aquéllos de mamíferos que les precedieron.

No es que la relación social no esté estructurada. Está regulada y casi siempre jerarquizada. El orden jerárquico es incluso anterior a los mamíferos. El macho alfa; o, excepcionalmente, la hembra alfa (por ejemplo entre chacales). Siempre hay un individuo al que los demás esperan antes de empezar a comer: Esto se llama en el ejército “ser el primero en la fila del rancho”. El orden jerárquico también lo heredamos de los primates.

En las culturas humanas se han sucedido muchos tipos de jerarquías. Bateson explica una estructura típica en la Inglaterra victoriana. Se aplica a las relaciones entre padres e hijos pequeños por intermedición de la niñera. Y en el ejército británico entre oficiales y soldados a través del suboficial (sargento). La función de este miembro intermedio (niñera o suboficial) consiste en instruir y disciplinar (castigar) al niño o al soldado, para que aprenda la conducta que debe adoptar en sus contactos con el principal. En estas relaciones, quien tiene el poder de decisión nunca manda ni castiga directamente. Así puede mantenerse en una postura distante y paternal, dejando la parte desagradable al capataz. También es una manera de no contaminarse emocionalmente y ser inaccesible a las emociones de los subordinados.

Cambiando de marco situacional

Los seres vivos de cualquier especie siguen existiendo, generación tras generación, porque están adaptados a su marco biológico específico. Y sólo mientras siguen adaptados a ese marco pueden crecer en él y llegar a reproducirse. Si el entorno cambia, la lotería de los genes al mezclarse en la fecundación sexual, se vuelve más dramática. Sólo sobreviven los genes que tienen la suerte de construir individuos mejor adaptados al entorno actual. Por eso la adaptación de cada especie cambia con el tiempo. Y cambian sus características, emergiendo nuevas y desapareciendo otras; o quedando en desuso. Así también nacen nuevas especies y desaparecen otras.

Las plantas individuales con raíces en tierra no pueden cambiar de lugar. Pero los animales sí. Pueden cambiar de situación huyendo de un depredador o de un incendio. Pueden emigrar en la estación seca o ante cambios climáticos. De esta manera pueden cambiar de marco: reenmarcar su situación.

Bateson investigó la capacidad de algunos animales para cambiar de marco, por ejemplo indicando “Esto es un aviso” o bien “Esto es un juego“.

Plantas y animales pueden engañar a otros animales cambiando su apariencia o su comportamiento para cogerles por sorpresa y alimentarse de ellos; o para evitar ser comidos; o para atraer a una pareja sexual. El engaño consiste en cambiar el marco de la situación real por otro que parece real pero no lo es. También las plantas engañan a los animales mediante adaptaciones evolutivas. No saben cómo lo hacen, pero lo hacen.

Aunque sólo los humanos somos capaces de cambiar el marco de la situación real por otro imaginario, creando un marco dentro de otro. Seguramente es una herencia de los homininos, que lo descubrieron al construir sus herramientas, donde debían imaginar con antelación la meta buscada y mantenerla presente como meta del proceso.

Algunos mamíferos cazadores se adaptaron a cazar, centrando la atención en su presa con ojos convergentes capaces de reconstruir imágenes 3D. Fue el primer paso en el enmarcado o focalización de la conciencia de situación (9). Pero el paso evolutivo más trascendental lo dieron los homininos al construir herramientas. La conciencia de situación dio ahí un paso decisivo, porque la situación no es ya sólo aquélla en que se encuentra el artesano, sino la que el sujeto mismo crea, enmarcada por su mano izquierda para transformar una piedra en herramienta o arma. El hominino crea esa situación dentro de otra situación, la de su entorno biológico; con las características excepcionales que vengo analizando. Una nueva situación que puede planificar, haciendo realidad lo que no existía antes en realidad, aunque sí lo podría imaginar en adelante.

historias_ausencia_cabeceraPero en una relación social el sujeto está atrapado dentro del mismo marco con uno o más sujetos potencialmente activos; y por ello no puede percibir la situación de manera objetiva Para ello tendría que observarla desde fuera de la misma relación. Hemos visto en el capítulo 7 que hay situaciones extremas en que un grupo arrasado emocionalmente por la pérdida de uno de los suyos, es capaz de recomponerse creando en su mente -colectivamente- la presencia del compañero perdido. Y que esa presencia perdida pero reencontrada refuerza el grupo y da un nuevo sentido a la consciencia individual de pertenencia: el nosotros.

Pero esa revelación colectiva no sucede en todos los casos. Un 2% de la población humana viven dramáticamente (cuando no trágicamente) la imposibilidad de percibir sus relaciones sociales a la vez desde dentro y desde fuera. El psiquiatra inglés Tim Crow escribió que “la esquizofrenia es el precio que paga el homo sapiens por su inteligencia”. Pienso que ése podría ser el coste de compaginar la capacidad de comprender las relaciones sociales desde fuera con la experiencia de vivirlas desde dentro.

Algo así debió pensar Gregory Bateson cuando creyó descubrir- la fuente de la esquizofrenia en la relación de “doble vínculo” (amor y desapego) de la madre hacia su hijo pequeño, que había investigado en la isla de Bali. La hipótesis decayó en cuanto se comparó la frecuencia de esta enfermedad en distintas partes del mundo y se comprobó que era muy regular y no diferente en Bali. Consecuencia: la tasa de esquizofrenia no depende de la cultura. La teoría propuesta por Bateson quedó desprestigiada; y para muchos, él también. Yo le admiro por haberse arriesgado a pensar por sí mismo. En su homenaje he escrito este capítulo.

El enmarcado de la situación que Bateson definió por primera vez, fue decisivo para la transmisión cultural y no sólo biológica de nuestra especie. Ningún animal es capaz de empaquetar sus genes y transmitirlos a otros seres vivos. Pero los homininos aprendieron a empaquetar sus experiencias y transmitirlas a otros miembros del grupo incluidos los pequeños. Ese fue el nacimiento de la cultura humana que creció y se desarrolló a una velocidad incomparablemente mayor que la evolución biológica.

Crearon el primer protolenguaje humano, hoy desaparecido, pero que aún puede intuirse en niños humanos de entre los 8 y 20 meses de edad. palmasEn el siguiente capítulo 10 Inicio del lenguaje humano nos ocupamos de ello.

_______________
Estos son los pensadores que en la segunda mitad del siglo XX empezaron a desvelar el secreto de los marcos que nos rodean y que nosotros mismos creamos para facilitar la comunicación social.

Gregory BatesonGregory Bateson: el pionero

Creador del concepto de marco en las ciencias del comportamiento animal y humano. En 1954 expuso su concepto de marco en una conferencia ante psiquiatras en Méjico, en el ensayo “Una teoría del juego y de la fantasía”. Este ensayo fue publicado en 1972 en en su libro “Pasos hacia una ecología de la mente”.

Wolfgang Iser

En los años 60, este teórico de la literatura investigó el diálogo que se produce entre el lector y la obra literaria en el acto de leer. El libro del mismo título se publicó en 1976 y cambió no sólo la teoría de la literatura, sino las ideas acerca del papel activo del observador con la obra de arte que tiene delante y, en general, de la comunicación humana. Su concepto de las posibilidades negadas (5) y del papel de la literatura de ficción en hacerlas visibles, es central para comprender fenómenos como la invisibilidad de la mujer a lo largo de la historia.

Paul Watzlawick

Teórico de la comunicación humana y psicólogo. Trabajó junto con Gregory Bateson en lo que se conoció como “Universidad” de Palo Alto (California). Ambos consideraban las enfermedades mentales como enfermedades de la relación social que mantenía atrapado el paciente. Su mayor aportación fue en la pragmática de la comunicación humana.

Para Watzlawick el marco de la relación tiene dos sentidos: como marco conceptual o como marco emocional. Así la relación misma puede vivirse como un horizonte de libertad o, alternativamente, quedar aprisionado en ese marco sin salida ni posibilidad de escapar. La solución es cambiar de marco mental. Otro de los descubrimientos de su grupo fue la utilización de contraparadojas pragmáticas. Lo que definieron como prescripción del síntoma.

Erving Goffman

Sociólogo canadiense. En 1974 publicó Frame Analysis (análisis de marcos). Los marcos de la experiencia. Como indica en su prólogo, el concepto de Marco lo tomó de Gregory Bateson. Comparó las relaciones sociales con la escena teatral.



……..
Ver el Indice_Humanidad hecha a si misma con las dos manosÍndice de capítulos

.


NOTAS del presente capítulo

(1) Acerca de la construcción primitiva de herramientas, ver estos capítulos anteriores:
– Ver capítulo 1. Cuando las piedras cobraron vida
– Ver capítulo 2. Pregnancia en la mano izquierda

(2) Acerca de la inteligencia social, ver estos capítulos anteriores:
– Ver capítulo 4. Inteligencia social
– Ver capítulo 6. Contando historias sin palabras
– Ver capítulo 7. El ser reencontrado

(3) Campo visual izquierdoHemicampo visual: El campo visual de cada ojo se divide en dos mitades (“hemi-“), llamadas por eso “hemicampos”. El hemicampo izquierdo recibe los estímulos visuales del lado derecho del entorno. Y el hemicampo derecho recibe los del lado izquierdo.

(4) Prefrontal del cerebro: Lóbulos cerebrales situados junto a la frente.

(5) Invisibilidad y posibilidades negadas

(6) Ver capítulo 3. Determinación por la derecha

(7) Paradojas: Se acabaron las alegres y confiadas mañanas

(8) La bacterias se reconocen unas a otras y colaboran entre sí y con organismos que las hospedan.

(9) Ver Conciencia situacional.
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s