10. Inicio del lenguaje humano

palmasAntes del lenguaje articulado, jugaban formas incipientes de lenguajes artísticos.

Para que surja un lenguaje humano es necesario tener algo que decir. Y cuando se tiene algo que decir, nada ni nadie puede impedir que llegue a ser comunicado, tarde o temprano. Lo sé por experiencia.

Los homininos tenían algo que decir. Se encontraron en una situación límite y, atrapados en ella, descubrieron algo nuevo, único en el planeta hasta entonces. Necesitaban compartirlo con los demás y compartir la potencia e inteligencia colectiva necesaria para sobrevivir. La construcción de herramientas-armas fue su primer descubrimiento. El lenguaje humano fue el segundo. Al principio no era un lenguaje rico y modulable hasta el infinito como el nuestro. Fue un protolenguaje, no muy diferente al de nuestros niños de uno o dos años.

¿Cómo lo inventaron? Haciendo bricolaje y con  tiempo. Con aprendizaje y adaptaciones evolutivas que requirieron la emergencia de varias especies diferentes de homo y miles de generaciones. Los homininos que empezaron esta historia se extinguieron. Los genes que sobrevivieron se recombinaron en una nueva especie. Esa también se extinguió y otra y otra… Hasta llegar a la nuestra. Como nos hemos puesto nosotros mismos el nombre, nos llamamos “hombre moderno”. Y no sabemos cómo nos designará la especie que nos suceda, si hay alguna que lo haga.

Digo que fue bricolaje, porque echaron mano de cuanto estaba a su alcance. La naturaleza llevaba cuatro mil millones de años haciendo lo mismo con la vida en este planeta. Los homininos lo hicieron en mucho menos tiempo, porque aprendían unos de otros mediante sus cerebros, sus manos, sus expresiones vocales y gestuales: no sólo a través de sus genes. A este bricolaje hecho con restos, le llamamos protolenguaje. De ahí salió con el tiempo el lenguaje que hablamos ahora y toda nuestra cultura espiritual.

Ahora descenderemos al detalle.

En capítulos anteriores…

…hemos analizado las aptitudes cognitivas adquiridas por los homininos en la experiencia de construcción de herramientas:

– El desarrollo de la pregnancia como forma humana de presentimiento del ser posible; resultante de la experiencia del trabajo a través de la mano izquierda. Asimismo, fruto de la misma experiencia, de la pregnancia como fenómeno y estado mental resultante de involucrarse emocionalmente (engagement) en una tarea.
mano izquierda pregnanciaVer capítulo 2
Pregnancia en la mano izquierda.

– El conocimiento del ser abstracto de la herramienta como cortante o perforante, resultante de la experiencia del trabajo a través de la mano derecha. Y asimismo de la determinación como proceso y estado mental de tomar la decisión orientada a una meta.
mano derecha determinacionVer capítulo 3
Determinación por la derecha]

– La aparición de una inteligencia colectiva específicamente humana como consecuencia de la puesta en común de las experiencias del trabajo, tanto artesanal como de colaboración en las tareas de recolección de alimentos y de la caza en grupo.
grupo_cabecera Ver capítulo 4
Inteligencia social
cabecera hembra recolectoraY capítulo 5
Recolectoras y cazadores
historias_cabeceraY capítulo 6
Contando historias sin palabras

– La conciencia de la existencia individual obtenida de la experiencia social de pérdida y recuperación del ser social del otro como uno de los nuestros.
historias_ausencia-cabeceraVer cap. 7 El ser reencontrado]
– La conciencia diferenciada de sujeto (yo, nosotros) y objeto (ellos, producto del trabajo, y las plantas y caza como productos alimenticios)
historias_ausencia-cabeceraVer cap. 8
La separación de sujeto y objeto]

– Un nivel más complejo de conciencia de situación, por la experiencia de crear marcos dentro y fuera del marco implícito de situación actual.
Ver cap. 9
Enmarcando la situación]

Estas aptitudes cognitivas incluyen los contenidos mentales que podían ser comunicados mutuamente. Los medios para comunicarlos eran: un cerebro en fuerte evolución; un aparato de fonación (boca, lengua, dientes, laringe, faringe, pulmones) también en evolución; una mente humana capaz de sentir empatía y comunicarla a través de neuronas espejo; y un sistema de gestos con la boca y con las manos, expresiones del rostro y corporales.

¿Qué es lo que no tenía el protolenguaje?

No incluía una gramática para distinguir entre sujeto y predicado. No tenía palabras diferentes para sustantivos, verbos, complementos directos o indirectos; ni siquiera para preposiciones, artículos o declinaciones. No tenía un sistema recurrente anidable al infinito. Esto es, carecía de la sofisticación de cualquier lengua actual. Pero tenía lo fundamental: el tallo sobre el que se levantaría el frondoso enramado posterior. Esto es, la capacidad de crear signos que llevasen consigo significados tanto objetivos como subjetivos.

¿Cuándo se formaron signos con significado?

Los animales son capaces de percibir la situación existencial en que se encuentran. Forman patrones de señales cerebrales que contienen información del propio cuerpo y también del espacio circundante, hasta donde llegan a recibir información sus sentidos. También pueden recordar situaciones pasadas, por la huella electroquímica que su resultado (favorable o desfavorable) dejó en su cerebro. Gracias a esas experiencias pasadas, pueden valorar la situación presente; e incluso anticipar un futuro limitado a unos segundos, al percibir señales que anticipan acontecimientos. Por ejemplo, un caballo en el monte reconoce en el ozono del aire la próxima llegada de una tormenta. Un animal doméstico reconoce en la llegada de su amo que en seguida va a disponer de comida.

Además de percibir la situaciones relevantes, los animales pueden comunicarlas a otros mediante señales sensoriales (visuales, auditivas, táctiles u olfativas). Con esas señales avisan de la proximidad de un depredador o de la presencia de comida. Por ejemplo, las abejas ejecutan una danza para indicar a sus compañeras de enjambre en qué dirección se encuentra la comida, a qué distancia y con qué abundancia. Las hormigas se comunican entre sí por señales químicas que dejan en el suelo y que indican el camino que han seguido en busca de comida y si la han encontrado.

Los mamíferos -y en mayor medida los primates- perciben y transmiten señales complejas, pero siempre limitadas a la situación presente o inmediatamente posterior. Los homininos recibieron en herencia ese lenguaje de sus antepasados primates. Pero sobre esa base del lenguaje, parecido al de los monos actuales, los homininos construyeron un nuevo lenguaje, en su inicio un prototipo simplificado del que luego recibimos en herencia los humanos. Lo esencial de ese protolenguaje hominino fue el salto cualitativo desde señales que representan la situación inmediata, a señales que representaban la situación y además: características objetivas de la situación. O dicho en otros términos: ideas y pensamientos.

Como he venido explicando, ese salto cognitivo fue resultado de la experiencia de construcción de herramientas, al diferenciar la experiencia por la mano izquierda de la experiencia por la mano derecha. Algo absolutamente nuevo en el reino animal

Contando una historia con palmas

En un comentario al capítulo 8: La separación de sujeto y objeto, lemaldi escribió: “y aprendieron a dar palmas! Ele! L y L !”.

Claro que sí. Este comentario me hizo pensar y me puse a dar palmas yo también. Me pregunté si podría salir de ahí alguna historia. Pero no salió ninguna. Sólo una serie de golpes iguales. Un patrón regular no es una historia; como máximo, representará una situación estable. Pero y ¿qué ocurre si, tras varios golpes iguales, llegase algo distinto, inesperado, como un golpe más fuerte seguido de un silencio? Algo como: “pin-pin-pin-Pon…”.

Si replicas esta animación con golpes de la mano en la mesa, ¿te recuerda algo?

Podría recordar a los golpes que llaman a una puerta. Pero no sería una llamada cualquiera, sino con urgencia. Algo que no admite más demora, cuando el tiempo de espera se ha agotado: una situación límite.

Estoy seguro que el amigo lemaldi ha reconocido esto: Es la llamada del destino. La sintonía de la BBC de Londres en sus emisiones de onda corta sobre los países ocupados por los nazis durante la II Guerra Mundial. La BBC enviaba así un mensaje de esperanza y determinación a los pueblos sojuzgados en la ocupación. A menudo la emisión incluía luego mensajes secretos, codificados para las fuerzas de la Resistencia.

La BBC utilizó para su sintonía el tema de la 5ª sinfonía de Beethoven compuesta en 1804-1808. En ella, el compositor cuenta varias historias, casi todas usando variaciones de este tema.

Todas representan la secuencia temporal de una situación estable, seguida de una sorpresa. Es una estructura tan simple, que se encuentra en la talla de una lasca de piedra de los homininos. Por tanto, ellos tenían la experiencia necesaria para comprender su significado. Esa simple estructura encierra el significado de algo trágico e inevitable; y a la vez -en su determinación- representa la esperanza y hasta la alegría de un final feliz.

Ambas variantes se encuentran como posibles salidas de cualquier situación límite, que sólo puede resolverse atravesando el marco de la situación misma. Puede ser representada con palmadas de las manos o golpeando con una rama sobre un tronco hueco. Y los homininos tenían la aptitud necesaria para hacerlo; luego tenían algo que decir y debían comunicarlo y compartirlo. Al hacerlo, estaban creando el protolenguaje humano.

Pero era más que eso. Un protolenguaje o un lenguaje desarrollado no son más que herramientas. Herramientas para construir historias.

O, tal vez, la misma historia de la humanidad en infinitas variantes con un mismo guión vertebrador: “Somos fuertes pese a nuestra debilidad, somos grandes pese a nuestra pequeñez. Somos inmortales pese a ser mortales. Nos ha pasado de todo, pero hemos llegado hasta aquí, porque permanecimos unidos, incluso cuando estuvimos separados”.

Ya dije en otro capítulo que los homininos se las arreglaron para contar historias sin palabras. Y no se detuvieron ahí. No tardarían en encontrar palabras que se convertirían, mucho tiempo después, en lenguas habladas. Y no sólo en palabras. Desarrollaron  también diversos medios de expresión heredados de los simios. Y que, con el tiempo, llegarían a diferenciarse en las diferentes artes que hoy forman nuestro patrimonio cultural.

situacion-sorpresaEl próximo capítulo 11 Contando historias desde el arte, explica
cómo todas las artes sirven para contar historias, y siempre cuentan la misma, aunque de diversas maneras.



……..
Ver el Indice_Humanidad hecha a si misma con las dos manosÍndice de capítulos

.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s