22. Averroes y Tomás de Aquino

Averroes-Aquino.jpgLa civilización griega no se perdió del todo, gracias a que los árabes evitaron que algunos libros fuesen quemados por fanáticos cristianos. Pero pronto  hubo fanáticos islamistas dispuestos a quemar los pocos que quedaban.

El Islam

En un extremo del Imperio romano en descomposición, Mahoma fundó el Islam. En el 630 el ejército de Mahoma reconquistó La Meca y siguió su expansión militar hasta ocupar más territorio que todos los reinos cristianos juntos.

En el norte de Arabia había sobrevivido una cultura precientífica y el interés por la astronomía, geometría y cálculo. También por la práctica médica, inédita en el mundo. Al extenderse el Islam por Egipto, norte de África y España, la política musulmana dominante fue de tolerancia religiosa -establecida por Mahoma en 622- hacia judíos y cristianos, que practicaban religiones del Libro, de Abraham como fuente compartida con la religión islámica.

Expansion Islam.JPGEn poco más de un siglo, los ejércitos del islam ocuparon además de Persia, el Oriente Medio hasta la India, el Magreb, la España y Portugal visigodas y una esquina de Francia.

1280 almohadesEn el siglo XII los reinos cristianos de Castilla, León y Portugal habían recuperado ya gran parte de la península ibérica. La zona musulmana estaba dividida en reinos de Taifas.

Averroes: un filósofo en el Islam

Averroes239Averroes nació en 1126 en Córdoba, en la España musulmana. Fue filósofo y médico. También llegó a ser Cadí de Córdoba (gobernante y juez de la ley Islámica), cargo que también habían desempeñado su abuelo y su padre en Córdoba. Pero Averroes ha pasado a la historia por escribir un libro de comentarios a textos de Aristóteles, que habían sido salvados de la hoguera por los persas y tolerados por los primeros musulmanes. En esos comentarios, Averroes defendía la filosofía de Aristóteles y su compatibilidad con la doctrina del Corán.

Tras el triunfo de los almohades creció el poder de los Ulemas (eruditos islámicos con funciones de control del pensamiento similares a los teólogos cristianos). El califa que había protegido al filósofo, se distanció de él. Y Averroes fue desterrado a otra ciudad y se ordenó quemar sus libros. Murió poco después, en 1198.

A pesar de la condena, las obras de Aristóteles con los comentarios de Averroes fueron traducidas al latín y circularon por Europa. Para 1220-1230 formaban ya parte del currículo de filosofía en la Facultad de Artes de la Universidad de París.

Tomás de Aquino: filósofo y teólogo cristiano

Aquino248En 1224, 26 años después de la muerte de Averroes, nació en Italia Tomás de Aquino. Llegaría a ser llamado “Doctor Angélico” y considerado el filósofo y teólogo más importante del cristianismo.

Aquino estudió a Arístoteles en la Universidad de París entre 1246-1248, posiblemente, de la versión traducida del árabe con comentarios de Averroes. Entre 1255-1265 el Averroismo se consolidó entre los filósofos laicos de la Facultad de Artes.

Desde 1256 Aquino fue profesor de Teología en la Universidad de París.  Intentó compaginar el pensamiento de Aristóteles con el cristianismo, como había intentado Averroes hacer con el Islam. Y como Averroes, Aquino se metió en un buen lío.

En la Universidad de París los departamentos de filosofía (laicos) y de teología (religiosos) estaban seriamente enfrentados. Entre los “filósofos” se estudiaba a Aristóteles con los comentarios de Averroes. Los teólogos pronto les acusaron de herejes “averroistas”, lo que suponía el riesgo de una condena a muerte.

Entre los propios teólogos las relaciones no eran mejores. Los dominicos estaban enfrentados con los franciscanos, los cuales seguían a San Agustín, que era criticado por algunos dominicos, entre los que se encontraba Tomás de Aquino.

La acusación de averroismo era frecuente entre los teólogos, no sólo contra los filósofos de la Escuela de Artes, sino también contra los teólogos rivales.

Tomás de Aquino escribió numerosas obras, principalmente la Suma contra gentiles y la Suma Teológica, en las que utilizaba métodos de razonamiento de acuerdo al tratado de Lógica de Aristóteles. En esas obras, Aquino desarrolla todo un sistema de razonamiento para apoyar los dogmas teológicos basados en la revelación divina que pudieran ser cuestionados.

Su posición era que la filosofía tenía derecho a existir, pero subordinada a la teología porque hay verdades que se fundamentan en la fe. Es decir, siempre que los filósofos estuviesen bajo el control jerárquico de los teólogos. Como siempre, la cuestión decisiva era quién manda.

El sistema tomista (de Tomás) era muy difícil de rebatir, por no decir imposible. Pero sí era posible atacarle ad-hominem (a él como persona). Y eso era tan simple como acusarle de hereje. La maquinaria del poder inquisitorial no se detenía fácilmente una vez que se ponía en marcha.

En 1274 Tomás de Aquino contó a sus amigos que Dios se le había aparecido: “Me han sido reveladas semejantes cosas que lo que he escrito me parece paja“. Como consecuencia de esta revelación, dejó de escribir. La Suma Teológica, la obra más importante de su vida, quedó inconclusa. Poco después, falleció.

Tres años después de su muerte, en 1277, el obispo de París Esteban Templier condenó 219 tesis de los averroistas de la Universidad. Algunas de ellas pertenecían a Tomás de Aquino. No sabemos si la revelación de Dios a Tomás fue un aviso de lo que se le venía encima. Lo cierto es que la muerte le libró de ser condenado como hereje.

Cincuenta años después de su fallecimiento, tras varias curaciones y otros sucesos milagrosos, Tomás fue canonizado y desde entonces se le conoce como Santo Tomás de Aquino. Dos años después (52 de su muerte) sus obras fueron rehabilitadas y él declarado por la Iglesia Doctor Angélico.

Influencia histórica de Averroes y Tomás de Aquino

Me llama la atención de la vida de Averroes, que parece como si estuviese aislada, salvo su amistad transitoria con el Califa ¿Dónde estaban los demás pensadores de la época?  Alguien hubo de intervenir para que no se perdiesen sus escritos y los tradujeran al latín.

Por el contrario, Tomás de Aquino vivió toda su vida en medio de una gran efervescencia social e ideológica, de la Universidad de París, pero también de la de Cambridge, donde sucedían cosas parecidas. Hay una  ebullición continua, un cruce de ideas de siglos anteriores. Como si tales sucesos fueran el presagio de algo muy importante.

Discutían frenéticamente si el mundo había sido creado por Dios desde siempre o había sido creado por Dios en un momento determinado. No discutían quién lo había creado; eso ya lo sabían. Sólo discutían el cuándo. Yo encuentro esa pregunta muy actual.

También discutían si el alma pertenecía al cuerpo y moría con él o si formaba parte de un alma colectiva (formando parte del espíritu de Dios). Y si había una o dos almas. Esas preguntas también me parecen actuales. Este ensayo plantea una muy parecida.

Y discutían esta otra cuestión: si hay dos maneras de alcanzar la verdad. También me parece una buena pregunta. Mi opinión es que hay dos vías complementarias para adquirir conocimientos: por la izquierda, sintiendo y presintiendo, de manera inmediata, una nube de posibilidades indeterminadas que nos involucran emocionalmente en la situación. Por la derecha, determinando esas posibilidades; sea en la práctica a través de instrumentos o en el pensamiento racional a través del lenguaje. Así es como actúa el intérprete (1); que no es un teólogo, sino la actividad de una parte del cerebro.

Meeting_doctors_university_Paris_400En aquellas discusiones, filosóficas o teológicas, faltaban dos cosas: Primero: no había mujeres. De haberlas habido, habrían puesto un poco de orden práctico entre tanta vanidad varonil. En esta imagen de una reunión de teólogos en París, intentad contar a las mujeres. No os equivoquéis, que lo que parecen faldas, son sotanas.

Y también faltaba la libertad de pensamiento. Pero se discutía, que no es poco; y la libertad, como la vida, siempre se abre paso. No eran el final, como había sucedido con Averroes en el Islam; sino el comienzo de algo. Faltaban menos de dos siglos para el Renacimiento.

En la evolución no importa el tiempo. Más bien, es el tiempo el que hace que todo cambie. Y no como creían Aristóteles y Platón, sino como sabían antes que ellos Heráclito y Demócrito (2).

La condena de Averroes en el mundo del Islam cortó de raíz el pensamiento filosófico y científico ajeno al Corán. En las sociedades musulmanas, esa pérdida nunca ha sido superada.

Por el contrario, en París y Cambridge en el siglo XIII, algo se había sembrado en el pensamiento humano, que aún tardaría en germinar. Así como la vida se abre paso, también, aún desde el fanatismo, se abre paso la búsqueda de la verdad. Para eso hace falta libertad personal.

Y sucedió que, además de filósofos y teólogos, había otra clase de personas comprometidas con el futuro. Y empezaban a dejarse ver: eran los comerciantes. acuerdo_manosA ellos dedico el próximo capítulo 23 Comerciantes al rescate.
.
.
..
Ver el Indice libro La humanidad hecha a sí misma con sus manosÍndice de capítulos

.
.


NOTAS del presente capítulo

Gazzaniga(1) Michael Gazzaniga, investigador con Sperry de los pacientes de cerebro escindido, defiende la tesis de que el hemisferio cerebral izquierdo (que controla el lado derecho del cuerpo) hace de intérprete del otro hemisferio, llegando a inventar, si es preciso, algún elemento que falte para completar una historia.

(2) dialectica-Platon-AristotelesSobre Heráclito y Demócrito ver cap. 20 ¿Pensamiento dialéctico o metafísico?


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s