entradas

Dios está en los detalles

Y no sólo Dios.
También el Diablo.
Por eso se habla de “la fatalidad de los detalles”(1). Algo a lo que no damos importancia, para lamentarlo después.
Sigue leyendo

Estándar