historias

______ No

Carlos Marx escribió(1) que la historia se repite dos veces: la primera como tragedia, la segunda como farsa.

Muchos no le entendieron. Así que, Groucho Marx hizo esta película para despejar las dudas.

Gracias a estos dos grandes pensadores, yo no necesito más palabras.

Si alguien no lo entiende, porque no vive en España, le pido disculpas.

Me voy a la cama con un dinosaurio que mañana seguramente seguirá ahí.

_____
(1) Carlos Marx: “El 18 Brumario de Luis Bonaparte” analiza el golpe de Estado de 1851 ejecutado por el sobrino de Napoleón Bonaparte -“el pequeño Napoleón” en palabras de Victor Hugo. Una parodia de la Gran Revolución, en la que “un personaje mediocre y grotesco intenta representar el papel de héroe”.

Anuncios
Estándar
entradas

Delirio: entre la creatividad y el conocimiento

En los últimos años se ha dado cada vez más importancia a la creatividad; tanto en la educación de los niños, como dentro de las empresas innovadoras. Pero cuando lo creativo se desliga del conocimiento, lo que emerge es el delirio.
Sigue leyendo

Estándar
poder

El poder de la estupidez

homo-tontonculus_animEl poder  puede resultar más o menos beneficioso para quien lo ejerce. Y entre los sometidos al poder, algunos salen beneficiados y otros perjudicados; o muy perjudicados.
Sigue leyendo

Estándar
poder

Luhmann: el poder inteligente

Niklas LuhmannEl poder se encuentra en la política, la economía, la justicia, el amor, la religión y el arte. También en la relación padre-hijo, maestro-alumno y médico-paciente. Pero ¿qué es el poder? Niklas Luhmann(1) dio la vuelta a la sociología, definiendo el poder -no desde la acción- sino como medio de comunicación.
Sigue leyendo

Estándar
poder

Uno se convierte en dos

Mao_2¿“Uno se convierte en dos” o “Dos se convierten en uno”? Seguramente, ambas cosas son posibles, según la situación. Pero cuando Mao se hizo inmortal en vida, la frase “Dos se convierten en uno”, que defendía la posibilidad de consensuar las discrepancias, pasó a ser considerada una herejía. La dialéctica quedó reducida a una lista de jaculatorias. ¿Cómo se había llegado a eso?

Sigue leyendo

Estándar