estética

El sentido de ser director de orquesta

benjamin Zander¿Qué sentido tiene dirigir una orquesta, si los músicos ya saben tocar solos?
Benjamin Zander se preguntó un día “¿Qué pinto yo aquí?”  Lo que encontró, nos lo ofrece en esta charla. Merece escucharle; y quien no lo entienda, también puede leerlo en español.

Cuando tenía 45 años, llevaba 20 años dirigiendo y de golpe tuve una revelación. El director de una orquesta no emite ningún sonido. Mi foto aparece en la cubierta del CD, pero yo no produzco sonidos. Mi poder depende de mi habilidad para hacer poderosos a otros. Darme cuenta de esto, cambió todo para mí.  Fue decisivo en mi vida. Los de mi orquesta venían y me decían, “¿Ben, qué pasó?” Lo que pasó es que descubrí que mi tarea era despertar posibilidades en otros. Pero ¿cómo puedo saber si lo estoy haciendo? Mirándoles a los ojos. Si sus ojos brillan, sabes que lo estás logrando. Si sus ojos no brillan, hay que hacerse una pregunta: ¿Quién estoy siendo yo, que los ojos de mis músicos no brillan? Podemos hacerlo con nuestros hijos también. ¿Quién estoy siendo yo que los ojos de mis hijos no brillan? Esto nos llevaría a un mundo totalmente distinto.”

En este texto he destacado dos frases que me parecen geniales. Vengo persiguiendo en este blog el misterio de la creación en el arte y en la comunicación humana en general. Y de este hombre, Benjamin Zander, acabo de aprender algo crucial.

Despertar posibilidades en otros
Los que sigan este blog habrán podido ver que la creación y la vivencia del sentido de lo nuevo, emergen en un hueco producido al ampliar el marco de la situación en que uno se encuentra(1). Y ese marco no tiene necesidad de estar compuesto de cosas reales. Puede estar formado tanto de cosas, sucesos y relaciones reales, como posibles. La mente humana -una parte de nuestra mente- no distingue entre lo que es real y lo que es sólo posible.

Cuando Zander dice que su tarea como director consiste en despertar posibilidades en los músicos de su orquesta, está tocando la esencia misma de la colaboración humana. La esencia de la creación compartida. Se encuentra ya en el lenguaje pre-verbal de un bebé de 8 meses(2). Y en todos los lenguajes, naturales y artificiales, como los lenguajes artísticos. También en la música. El compositor crea una obra musical, pero su obra se congela en la partitura. Cada intérprete debe calentar esa partitura aportando su propio sentido, impregnándola de sus propias vivencias y dejándose impregnar de ellas por la obra y lo que conoce del compositor. Es decir, recrea la obra al volver a darle vida(3). Y en el caso de una orquesta, el director no necesita tocar ningún instrumento para despertar en sus músicos unas posibilidades que crearán juntos, dinámicamente, a lo largo de la obra; y con las que el marco común crecerá y en él la obra volverá a la vida. De manera efímera, como acontecimiento único e irrepetible aunque se grabe y luego se repita cien mil veces.

principito_zorro3El brillo de la mirada
“-Entonces, no ganas nada.
-Gano -dijo el zorro-, por el color de trigo”.
(Saint Exupery)

También he hablado en este blog de la pregnancia, ese concepto inventado por la psicología de la Gestalt(4) y utilizado por la escuela de artistas  Bauhaus. Concepto que Oteiza humanizó(5), atribuyéndole un rango de fenómeno vital, clave en la creación. Según dice Zander en esta charla, cuando se dio cuenta que su tarea como director consistía en despertar posibilidades entre sus músicos, el siguiente problema fue: “Y cómo sabré que lo estoy consiguiendo”. Y vio que podía saberlo con solo mirar a los ojos a sus músicos: si les brillaban, era que lo estaba consiguiendo. Al zorro que se hizo amigo del Principito también le brillaban los ojos y estaba triste al despedirse, pero no le importaba estarlo; porque en lo sucesivo, el trigo, que antes le resultaba indiferente, habría cobrado sentido al recordarle el cabello de su amigo.

Y como al bebé de 8 meses le brillan los ojos al dirigir su mirada al padre que logrará resucitar al osito desaparecido. También al padre le brillan los ojos al darse cuenta de lo importante que él es para su hijo en ese instante. Ambos se han contagiado mutuamente -impregnados- de ese vacío compartido(6) que se ha vuelto trascendente, convertido  en espacio creativo.

En esta charla Benjamin Zander nos habla de música, pero partiendo de ahí podemos viajar a cualquier otra manifestación artística y a cualquier lenguaje, a todas las formas de comunicación humana. La estética del arte se nos convierte en estética existencial, esto es, para la vida, aquí y ahora.

_____
Referencias externas
La charla completa se encuentra en:
http://www.ted.com/talks/benjamin_zander_on_music_and_passion.html  Pueden elegirse subtítulos en espeñol u otros idiomas.

El texto completo en inglés:
http://new.ted.com/talks/benjamin_zander_on_music_and_passion/transcript?lang=en

El texto completo en español:
http://new.ted.com/talks/benjamin_zander_on_music_and_passion/transcript?lang=es

Esta charla es una de las miles ofrecidas por el instituto TED  (www.ted.com). Todas ellas son del mayor interés, relacionadas con la creatividad y su aplicación en las áreas más diversas.

_____
Notas en el texto. Referencias a otras entradas de este blog
Acerca del marco:
(1) Sobre el enmarcado (framing), ver Goffman: marcos de referenciaDe la ampliación del marco en la literatura de ficción, ver Wolfang Iser El acto de leer.

(2) Sobre la complicidad o impregnación mutua padre-hijo desde el lenguaje pre-verbal, ver El origen de la magia en el niño.

Acerca del acto de creación artística:
(3) Ver
Ser estético: encuentro en la segunda fase.

Acerca de la pregnancia:
(4) Ver Ley de la Pregnancia de la Gestalt.
(5) Ver Pregnancia en Oteiza.

(6) Acerca de las diversas modalidades del vacío, ver  El vacío y sus mil caras.

Ver también otras entradas sobre marco, creatividad y sentido.

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “El sentido de ser director de orquesta

  1. Leo en el blog de Benjamin Zander que una adolescente, hija de un contrabajo de la orquesta con la que acababa de tocar en Israel, le escribió: “A mi juicio, no es necesario enseñar a una orquesta como la Filarmónica cómo interpetar la obra. Con músicos tan brillantes, lo más valioso que un director puede dar a esta orquesta es la inspiración, o en otras palabras, una razón para vivir!. Porque si tienen un sentido compartido, permanecerán juntos, incluso si se abren las puertas para que se vayan”. Zander le contesta que estaba de acuerdo, porque la libertad no viene de las reglas, sino de la claridad.
    Yo añadiría que las reglas establecen el espacio donde puede jugar la claridad y, con ella, la libertad. La “lichtung“, el claro del bosque.

  2. Carmen Haro dice:

    Extraordinario Jose luis. Realmente nos involucra en el derecho a conocer y dar sentido a nuestra presencia en el mundo. Mucho más si somos maestros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s