poder

Poder del teatro

El-BrujoRafael Álvarez “El Brujo” convierte la palabra en realidad viva. Desde la oscuridad del escenario, arrastra al público a espacios olvidados. Se define como juglar. Pero es un chamán, regresado de una cueva paleolítica para corregir a Platón acerca de lo que parece verdad y además lo es.

El Brujo cuenta historias(1). Lo hace dentro del marco espacial de un teatro y del marco temporal de una representación. Sin embargo, esos marcos(2) desaparecen y quedan desbordados, desde el instante en que él abre la boca. Los espectadores entran de buen grado en un nuevo espacio y un nuevo tiempo de sucesos, en los que se sienten involucrados, desprendidos del principio de realidad de que habló Freud, y que permanece  colgado en el guardarropa durante las dos horas que dura el espectáculo.

Esta es la magia del teatro. Rafael Álvarez no la ha inventado; tan sólo la práctica con suma maestría. Que a eso se dedican los artistas, creando para nosotros una realidad alternativa, que llegamos a reconocer como realidad verdaderamente unida a nuestra propia existencia. Hace años lo aprendí de un gitano, cuando me dijo: “La vista necesita expansión” (3).

Pero ¿qué sucedería si la representación tuviera lugar a cualquier hora, en la calle, en un noticiario de TV o en el Parlamento? Podría producirse la misma fascinación, el mismo arrastre social, la misma ambigüedad entre realidad y ficción. Entre estar contando una historia y “estar haciendo historia” (4).

He escrito este post pensando en el Poder. El poder de un artista es grande cuando llega al público. Y entonces, como todo poder, puede corromperse. La tentación del artista que encuentra reconocimiento, es el endiosamiento. Y la del artista que no lo encuentra, la tentación es el encabronamiento.

Si el Brujo quisiera, podría hacer que sus espectadores salieran en manifestación dispuestos a cambiar el mundo. Pero entonces, ya no sería “El Brujo”, sino un líder político. Y los dioses –los diosecillos que se encargan de que todo siga conectado y funcionando- le abandonarían y Rafael se convertiría pronto en un muñeco roto como tantos políticos que todos conocemos. Mas no hay cuidado: no lo hará. Se lo pasa demasiado bien haciendo lo que hace. Y nosotros también.

Tal vez como antídoto contra la tentación de ese otro poder, el Brujo utiliza el humor, pues también se titula a sí mismo “cómico”. El humor es un transgresor de límites pero, sobre todo, pone un límite a las emociones de la épica o el misticismo; armonizando las contradicciones insolubles, para que el progreso de tensión dramática no se desborde. Una carcajada a tiempo –o una sonrisa- puede cambiar en un instante la actitud de muchas personas. El Brujo domina estos giros sorprendentes. Se pone trascendental, arrastrando a los espectadores al más allá; y, cuando menos lo esperas, hace estallar una carcajada general y todos vuelven a pisar tierra. “Cuidado con los saltos metafísicos” advertía Oteiza(5). O como el propio Brujo recuerda en una de sus obras, que Santa Teresa dijo acerca de una monja que levitaba cada vez que rezaba: “No se sabe si levita porque reza, o porque le rezan” (6).

¿Quién da al Brujo ese poder? Tal vez el “duende” o quizás el público, al entregarse voluntariamente a su magia(7). En cualquier caso, su poder se encuentra en esa relación única que establece con su público, repetida pero irrepetible. Es el poder de abrir espacios(8) a lo posible: espacios compartidos con el público. En todo caso es un poder benéfico, porque todos salen a la calle fortalecidos, erguidos sobre sus pies. Un poco más conectados con lo más humano, que se encuentra donde se encuentra.

En el siguiente audio, una mínima muestra de lo que este artista es capaz de hacer con la palabra.  En este caso, recitando un poema de San Juan de la Cruz:

¿Adónde te escondiste,
amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras ti, clamando, y eras ido.

_____
(1) Ver Contando historias.
.

(2) Ver Goffman: marcos de referencia.
.

(3) Ver Problema de los 9 puntos.
.

(4) Creo que eso puede estar sucediendo en Cataluña (España, hasta ahora). Allí no surge ninguna carcajada que facilite apoyar los pies en tierra.

(5) Ver El salto metafísico.
.

(6) Rafael Álvarez El Brujo: La luz oscura de la fe. Acerca del místico español San Juan de la Cruz.

(7) Ver El origen de la magia en el niño, cómo los niños crean esos espacios desde los 8 meses.

(8) Acerca de la creación en el arte de espacios compartidos, ver Las Meninas como caja metafísica.

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “Poder del teatro

  1. Maravilloso post y muy adecuado para los tiempos que corren. De El Brujo poco puedo decir, más allá de lo leído, aquí. No recuerdo de quién procede la cita ni las palabras exactas, pero más o menos viene a decir que en tiempos de crisis los filósofos desaparecen y los artistas levantan sus tiendas para brillar con su talento.

    • De cumplirse la cita de Luisoj, Europa llevaría en crisis cuatro o cinco décadas, porque ha habido en este período artistas de transcendencia mundial, pero ¿acaso podríamos nombrar a un solo filósofo con auténtica transcendencia social? Desgraciadamente yo creo que no. Y en definitiva, la fuerza que cambia el curso del mundo es la del pensamiento, la de los filósofos. Así que me inclino más bien a creer, en contra de esta cita, que si Europa está en crisis, es por falta de pensadores, no a la inversa.

  2. Muchas gracias, Luis, por tus palabras de aliento y por esta cita estupenda. Creo que es verdad, en estas épocas, los políticos se corrompen y los filósofos se enmarañan. Hay que estar atentos a los artistas que nos abren paso en la maleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s